La comedia humana

Papá Goriot. Ilustración de H. Daumier de 1842.

La comedia humana es el título de una serie de obras —novelas, relatos y ensayos— escritas por Honoré de Balzac entre 1830 y 1850.

Estudios de costumbresEditar

Escenas de la vida privadaEditar

La casa del gato que peloteaEditar

  • «No se engaña impunemente a la voluntad de la Naturaleza».[1]

La falsa amanteEditar

  • «Me parece sencillo como todo lo verdaderamente grande».[2]

Los parientes pobresEditar

La prima Bette/La prima Bela (La Cousine Bette, 1847)Editar

  • «... el sentimiento más violento que conozcamos, la amistad entre dos mujeres».[3]
  • «... quedaba solterona de la cabeza a los pies y tan ridícula que, con la mejor voluntad, nadie podía admitirla en los días de gala».[3]
    • Variante: «... la convertían en solterona de pies a la cabeza, la hacían tan ridícula que, aun con el mejor deseo, nadie podía admitirla en su casa los días de gala».[4]

Memorias de dos recién casadasEditar

  • «La ternura es inagotable, pero el amor no lo es. Por lo tanto será empresa honrosa de una mujer distribuirlo prudentemente a lo largo de toda su vida».[6]
  • «Por otra parte, en la soledad en que vivimos, si una mujer no manda, el matrimonio se hace insoportable al poco tiempo. Una mujer debe poseer entonces los encantos de una querida y las cualidades de una esposa. La incertidumbre de los placeres prolonga la ilusión y perpetúa los goces del amor propio, a los cuales se aferran tanto y con razón todas las criaturas.
    El amor conyugal, como lo concibo, reviste entonces de esperanza a la mujer, la convierte en soberana y le da una fuerza inagotable, un calor de vida que todo lo hace florecer en torno suyo. Cuanto más dueña de sí misma, más segura está de poder hacer viables el amor y la felicidad».[7]

Papá GoriotEditar

  • «Los padres, para ser felices, tienen siempre que dar. Dar siempre: eso es lo que hace un padre».[8]

Escenas de la vida en provinciasEditar

Eugenia GrandetEditar

Las ilusiones perdidasEditar

  • «El periódico, en lugar de convertirse en un sacerdocio, se ha convertido en un medio para los partidos, de medio ha pasado a ser un comercio; y como comercio, como todos los comercios, no tiene ni fe ni ley. Todo periódico es [...] una tienda en la que se venden al público palabras del color que se pidan».[10]
  • «El tiempo es el único capital de las personas que como única fortuna tienen su inteligencia».[11]
  • «La caída de un gran hombre está siempre en relación con la altura a la que ha llegado».[11]
  • «La conciencia, amigo, es uno de esos bastones que todo el mundo coge para apalear a su prójimo, pero del que nadie se sirve para sí mismo».[11]
  • «Las almas nobles siempre están dispuestas transformar una desgracia en una virtud».[11]
  • «Un periódico no está hecho ya para ilustrar, sino para halagar las opiniones. Por ello, dentro de un tiempo, todos los periódicos serán viles, hipócritas, infames, mentirosos, asesinos; mataran las ideas, las filosofías y a los hombres, y florecerán por eso mismo».[11]

Escenas de la vida en el campoEditar

El lirio en el valleEditar

  • «El amor aborrece todo lo que no sea amor».[12]

Estudios filosóficosEditar

La búsqueda de lo absolutoEditar

La obra maestra desconocidaEditar

  • «¡La poesía y las mujeres no se entregan desnudas, sino a sus amantes!».[15]

La piel de ZapaEditar

  • «La naturaleza que hace ciegos de nacimiento , puede crear también mujeres ciegas, sordas y mudas en amor».[16]
  • «Los hombres superiores necesitan mujeres orientales, cuyo único pensamiento sea el estudio de sus necesidades».[17]

Estudios analíticosEditar

Fisiología del matrimonio, o, Meditaciones de filosofía ecléctica sobre la felicidad y la desgracia conyugal (1867)Editar

  • «El matrimonio es un combate a ultranza, antes del cual los esposos piden al cielo su bendición, porque pretender amarse siempre es la más temeraria de las empresas».[18]
  • «La mujer más virtuosa tiene en sí alguna cosa que jamás es casta».[19]
  • «La virtud de la mujer es tal vez cuestión de temperamento».[19]
  • «Las costumbres son la hipocresía de las naciones, y la hipocresía está más o menos perfeccionada».[20]
  • «Los hombres serían muy desdichados si, cuando están cerca de las mujeres, se acordaran de lo que saben de memoria».[19]
  • «Una mujer virtuosa tiene en el corazón, o una fibra más, o una fibra menos, que las demás mujeres. O es estúpida o es ideal».[19]
  • «El amor es la poesía de los sentidos. Sucédele como a todo lo grande que en el hombre existe o que depende de la inteligencia: o es sublime o no existe».[21]

Patología de la vida socialEditar

Tratado de la vida eleganteEditar

  • «El bruto se cubre, el rico o el fatuo se adorna, el hombre elegante se viste [...]».[22]
  • «El hombre de gusto debe siempre saber reducir sus necesidades al mínimum [...]».[22]
  • «El hombre habituado al trabajo no puede comprender la vida elegante».[22]
  • «Es menester que cada cosa parezca lo que es [...]».[22]
  • «La prodigalidad de los adornos prejudica el efecto [...]».[22]
  • «La vida elegante es la perfección de la vida exterior y de la vida material».[22]
  • «Un artista vive como quiere... o como puede».[22]

Tratado de los excitantes modernosEditar

  • «Nuestros órganos son los ministros de nuestros placeres».[23]

Citas sobre las obrasEditar

  • «... Balzac no se conforma con fotografiar los hechos que ha recogido, sino que interfiere en forma directa para poner a su personaje en ciertas situaciones que él sigue controlando [...] Y una novela experimental, como, por ejemplo, La prima Bette, no es más que el informe del experimento que el novelista conduce ante los ojos del público».[24]
  • «La comedia humana es el cuadro más variado y sorprendente de toda una sociedad que se ha hecho hasta hoy, con la excepción de Galdós. El gran defecto de La comedia humana es que prescinde casi enteramente de incluir a personajes de la clase trabajadora, excepto cuando son campesinos, aunque se le puede disculpar por el hecho de escribir Balzac antes de que llegara la revolución industrial. La observación y simpatía con que retrata Balzac la aristocracia y la clase media —muy especialmente la aristocracia— son excepcionales. Balzac es un entusiasta del gobierno de la clase alta, y un gran defensor del catolicismo, aunque en absoluto del clericalismo, llegando a hacer sobre el alto clero críticas tan sañudas y mordientes como El cura de Tours. En cambio, el revés de la sociedad contemporánea nos pinta una sociedad secreta de aristócratas católicos que dedican sus vidas oculta y enteramente a aliviar la miseria».[25]
    • Charles David Ley
    • «Galdós comparado con Balzac y Dickens, como novelista nacional», I Congreso Internacional de Estudios Galdosianos, p. 292.[26]
  • «La verdad es que, salvo uno o dos de sus libros, el gran Balzac nos parece hoy irresistible. Nuestro aparato ocular, hecho a espectáculos más exactos y auténticos, descubre al punto el carácter convencional, falso, de á peu prés, que domina el mundo de La comedia humana. Si se me pregunta por qué la obra de Balzac me parece inaceptable (Balzac mismo, como individuo, es un ejemplar magnífico de humanidad), responderé: Porque el cuadro que me ofrece es sólo un chafarrinón».[27]
    • Ortega y Gasset
    • Fuente: «Ideas sobre la novela», 1925; en Obras completas, Madrid, Revista de Occidente, 1947, t. 3, pág. 390.[27]

ReferenciasEditar

  1. Balzac (1967), p. 135.
  2. Balzac, Honoré de. La querida falsa, p. 29. Editorial Yravedra, 1876. En Google Libros.
  3. 3,0 3,1 Moreira, Hilia. Mujeres sin marido: ficción, género y cultura, pp. 99-100. Ediciones Trilce, 2011. ISBN 9974325803, 9789974325807. En Google Libros. Consultado el 4 de julio de 2020.
  4. Balzac (1975). Consultado el 4 de julio de 2020.
  5. Balzac (1967), p. 339.
  6. Balzac (1967), p. 323.
  7. Balzac (1967), p. 303.
  8. Balzac, Honoré de. Papá Goriot, p. 274. Colección Antares. Editorial Libresa, 1990. ISBN 9789978800928. En Google Libros.
  9. 9,0 9,1 Balzac, Honoré de (traducción de Joaquín García Bravo). Eugenia Grandet. Barcelona, Luis-Tasso, 1902. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 4 de julio de 2020.
  10. Balzac: Las ilusiones perdidas. Penguin Random House, 2015; ISBN 8491059881, 9788491059882. En Google Libros.
  11. 11,0 11,1 11,2 11,3 11,4 11,5 Balzac (2016).
  12. Balzac, Honoré de. El lirio en el valle, p. 78. Edición ilustrada. Editorial Siglo XXI, 2000. ISBN 9789682322518. En Google Libros.
  13. Balzac, Honoré de. La búsqueda de lo absoluto. Editorial Nordica, 2012. ISBN 9788415564393. En Google Libros.
  14. Balzac, Honoré de; Juan Domingo Argüelles (ed.). La obra maestra desconocida. Océano Exprés, 2014. ISBN 6077353353, 9786077353355. En Google Libros.
  15. Balzac, Honoré de; Juan Domingo Argüelles (ed.). La obra maestra desconocida. Océano Exprés, 2014. ISBN 6077353353, 9786077353355. En Google Libros.
  16. Balzac, Honoré de. La Piel de Zapa, p. 57. Editorial Impr. del Semanario y de la Ilustración, a cargo de G. Alhambra, 1854. En Google Libros.
  17. Balzac, Honoré de. La Piel de Zapa, p. 43. Editorial Impr. del Semanario y de la Ilustración, a cargo de G. Alhambra, 1854. En Google Libros.
  18. Balzac (1867), p. 24. Consultado el 3 de julio de 2020.
  19. 19,0 19,1 19,2 19,3 Balzac (1867), p. 64. Consultado el 3 de julio de 2020.
  20. Balzac (1867), p. 59. Consultado el 3 de julio de 2020.
  21. Balzac (1867), p. 87. Consultado el 3 de julio de 2020.
  22. 22,0 22,1 22,2 22,3 22,4 22,5 22,6 Lahuerta, Juan José. 1927: la abstracción necesaria en el arte y la arquitectura europeos de entreguerras, pp. 120-123. Anthropos Editorial, 1989. ISBN 847658119X, 9788476581193. En Google Libros. Consultado el 3 de julio de 2020.
  23. Balzac, Honoré de (traducción de Alejandrina Falcón). Tratado de los excitantes modernos, p. 10. Libros del Zorzal, 2010. ISBN 9875991112, 978987599111810. En Google Libros. Consultado el 3 de julio de 2020.
  24. Allott, Miriam. Los novelistas en la novela, p. 105. Ed. Universidad de Cantabria, 2012. ISBN 8481026158, 9788481026153. En Google Libros. Consultado el 3 de julio de 2020.
  25. Gullón, Germán. «Balzac y Galdós. El contacto con la cultura francesa». XI Congreso Internacional de Estudios Galdosianos, p. 994. ISBN 978-84-8103-888-0. Casa-Museo Pérez Galdós. Consultado el 4 de julio de 2020.
  26. Ley, Charles David. «Galdós comparado con Balzac y Dickens, como novelista nacional», I Congreso Internacional de Estudios Galdosianos, p. 292. 16 de febrero de 2013. Casa-Museo Pérez Galdós. Consultado el 4 de julio de 2020.
  27. 27,0 27,1 Baquero Goyanes, Mariano. «Cervantes, Balzac y la voz del narrador». Atlántida: revista del pensamiento actual, Vol. I, núm. 6 (noviembre-diciembre 1963), pp. 579-596. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 3 de julio de 2020.

BibliografíaEditar

  • Balzac, Honoré de (1867). Fisiología del matrimonio, ó, Meditaciones de filosofía ecléctica sobre la felicidad y la desgracia conyugal. Libr. de Alfonso Duran. En Google Libros.
  • Balzac, Honoré de (1967). La comedia humana. Traducción de Pedro Pellicena. 1.ª edición. Editorial Plaza & Janés, S.A.
  • Balzac, Honoré de (1975). La prima Bela [traducción de A. Sánchez Rivero y F. Rivera Pastor, respectivamente]. Madrid, Espasa Calpe, 1975
  • Ortega Blake, Arturo (2013). El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial, México. ISBN 6073116314, 9786073116312. En Google Libros.