Benito Pérez Galdós

escritor español
(Redirigido desde «Galdós»)
Benito Pérez Galdós
«Así como de la noche nace el claro del día, de la opresión nace la libertad».
«Así como de la noche nace el claro del día, de la opresión nace la libertad».
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Obras en Wikisource.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 104 años.

Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 – Madrid, 4 de enero de 1920) fue un escritor y cronista español.

  • «Al llegar a Madrid estuve algún tiempo atortolado, sin saber qué dirección tomar, bastante desanimado y triste».[1]
  • «Así como de la noche nace el claro del día, de la opresión nace la libertad».[2]
  • «Asusta pensar que las admiraciones más sinceras que tenemos son las de las personas que no nos han comprendido».[3]
  • «Como el agua a los campos, es necesaria la educación a nuestros secos y endurecidos entendimientos».[4]
  • «Contra paciencia, acción; contra miseria, bienestar».[5]
  • «El amor es un arte que nunca se aprende y siempre se sabe».[6]
  • «El dinero lo ganan todos aquellos que con paciencia y fina observación van detrás de los que lo pierden».[7][8]
  • «El verdadero amor, el sólido y durable, nace del trato; lo demás es invención de los poetas, de los músicos y demás gente holgazana».[9][10]
  • «Esa polilla de la voluntad que llamamos lástima».[11]
  • «Eso es hoy el agricultor castellano: santo condenado y guerrero sin gloria».[12]
  • «No puede sostenerse en las acciones de la vida el criterio pesimista, que suele ser el disimulo del egoísmo».[15]
  • «Yo no tengo la culpa de que la vida se nutra de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo».[16]

Recuerdos, reflexiones y opiniones

editar
  • «Amenguada considerablemente mi vista, he perdido en absoluto el don de la literatura. Con profunda tristeza puedo asegurar que la letra de molde ha huido de mí, como un mundo que se desvanece en las tinieblas».[17]
  • «A pesar de toda mi labor pasada, si en el presente quiero vivir no tengo más remedio que dictar todas las mañanas durante cuatro o cinco horas y estrujarme el cerebro hasta que dé el último paso en esta vida».[18]
  • «A poco de llegar a Madrid, ya estaba el español errante agarrado a sus cuartillas escribiendo Miau. El frenesí de emborronar papel llevóme luego a trazar La incógnita... Inmediatamente emprendí Realidad».[19]
  • «Creo que la literatura debe ser enseñanza, ejemplo. Yo escribí siempre, excepto en algunos momentos de lirismo, con el propósito de marcar huella. Doña Perfecta, Electra, La loca de la casa, son buena prueba de ello. Mis Episodios nacionales indican un prurito histórico de enseñanza. En pocas obras me he dejado arrastrar por la inspiración frívola».[20]
  • «Desconfiemos siempre de las ideas de fácil adaptación al criterio vulgar; desconfiemos del amaneramiento de la opinión, que no es más que un remedio contra la incomodidad de pensar por cuenta propia».[21]
  • «Entré en la Universidad, donde me distinguí por los frecuentes novillos que hacía, como he referido en otro lugar. Escapándome de las cátedras, ganduleaba por las calles, plazas y callejuelas, gozando en observar la vida bulliciosa de esta ingente y abigarrada capital. Mi vocación literaria se iniciaba con el prurito dramático, y si mis días se me iban en "flanear" por las calles, invertía parte de las noches en emborronar dramas y comedias. Frecuentaba el Teatro Real y un café de la Puerta del Sol, donde se reunía buen golpe de mis paisanos».[22]
  • «Este partido [Partido Republicano] está pudriéndose por la inmensa gusanera de caciques y caciquillos... Si éstos trajeran la República, estaríamos peor que ahora... Voy a irme con Pablo Iglesias. Él y su partido son lo único serio, disciplinado, admirable que hay en la España política».[23]
  • «Estoy satisfechísimo del resultado de las últimas elecciones.[24] El Censo se ha convertido en republicano. Los socialistas nos han ayudado con desinterés y entusiasmo sin ejemplo. Ahora todos somos unos. El único programa es traer la República. Si no lo creyera posible me hubiera retirado. Tengo fe en el pueblo. No soy partidario de la revolución a plazo fijo, porque son peligrosas y poco duraderas. Los republicanos tenemos ahora una gran misión que cumplir y es la de republicanizar a España. [...] Frente a cada escuela católica hay que levantar una laica. La mayoría de los Ayuntamientos presupuestan grandes cantidades para las asociaciones religiosas dedicadas a la enseñanza. Este es el mayor estigma y el más elocuente ejemplo de nuestro atraso]».[25][25]
  • «Imagen de la vida es la Novela, y el arte de componerla estriba en reproducir los caracteres humanos, las pasiones, las debilidades, lo grande y lo pequeño, las almas y las fisonomías, todo lo espiritual y lo físico que nos constituye y nos rodea, y el lenguaje, que es la marca de raza, y las viviendas, que son el signo de familia, y la vestidura, que diseña los últimos trazos externos de la personalidad: todo esto sin olvidar que debe existir perfecto fiel de balanza entre la exactitud y la belleza de la reproducción...».[26]
  • «Si alguna calidad posee el que esto escribe, digna de la estimulación de sus amigos, es la de vivir con el oído atento al murmullo social, distrayéndose poco de ese trabajo de vigía o de escucha: trabajo que subyuga el espíritu, se convierte en pasión y acaba por ser oficio».[27]
  • «Una de las mayores dificultades con que tropieza la novela en España consiste en lo poco hecho y trabajado que está el lenguaje literario para asimilarse los matices de la conversación corriente».[28]
  • «Un hombre tonto no es capaz de hacen en ningún momento de su vida los disparates que hacen a veces las naciones, dirigidas por centenares de hombres de talento».[29]

Citas por obras

editar

Artículos en prensa

editar
  • «El agua ya no quiere ser agua, y es cristal resbaladizo: el aire no quiere ser aire, y es navaja de afeitar: el fuego no calienta, ni derrite, ni quema». En La Nación, 1865-1866, 1868[30]
  • «El vil metal es causa de todos los conflictos: todas las crisis políticas son juegos de chicos, comparadas con una crisis financiera».[4]
  • «No es la Discordia, es la crisis. La crisis financiera, que es la más terrible de las crisis. La/ pobreza, mas no de uno, sino de todos los españoles, la bancarrota de una nación, la sublimidad del desfalco, el trueno reducido a su más augusta expresión». En «Dinero, dinero, dinero». La Nación, 1865[4]

Novelas

editar

Referencias

editar
  1. García, Fernando. "Los amores de Galdós". La Vanguardia.31.10.2019.
  2. Señor (1997), p. 323.
  3. Recopilación de García Carraffa (p. 279), recogida por Goicoechea (1995), p. 6.
  4. 4,0 4,1 4,2 Soñemos, alma, soñemos. Efe/Ana Ana Mendoza: "Galdós y la fe nacional", en La Vanguardia del 31.01.2013.
  5. Artículo de Galdós titulado «¿Más paciencia...?» publicado en El Progreso Agrícola y Pecuario (enero de 1904). Citado en García Pinacho, María del Pilar. Galdós en 1904: “Contra paciencia, acción; contra miseria, bienestar” VII Congreso Internacional Galdosiano/Sección I. Textos galdosianos del siglo XX. 1904
  6. Señor (1997), p. 44.
  7. Señor (1997), p. 150.
  8. En El abuelo, jornada 1ª. Goicoechea (1995), p. 187.
  9. Goicoechea (1995), p. 43.
  10. Palomo (2013), p. 39.
  11. En La loca de la casa. Goicoechea (1995), p. 118.
  12. Bartra (1994), p. 238.
  13. Señor (1997), p. 213.
  14. Bartra (1994), p. 238.
  15. Bartra (1994), p. 238.
  16. Señor (1997), p. 574.
  17. Escrito en 1915. Recogido por Israel Viana en "El terrible «tormento» de Galdós en sus últimos años de vida: «Pobre, enfermo y solo" Publicado en ABC del[https://www.abc.es/historia/abci-terrible-tormento-galdos-ultimos-anos-vida-pobre-enfermo-y-solo-201807120129_noticia.html 12.07.2018
  18. Entrevista en la revista El Caballero Audaz (c. 1915). Pedro Gómez Aparicio (1974), anota que a raiz de esta entrevista, otra revista, La Esfera, se puso en contacto con Galdós para publicar por entregas (quince entregas entre 1915 y 1916) sus Memorias de un desmemoriado. Citado en Percival (1982), p. 807.
  19. Percival (1982), p. 812. Memorias de un desmemoriado (1915), en Recuerdos y memorias (ed. Federico Carlos Sainz de Robles). Madrid: Tebas, 1975, p. 214.
  20. Luis Antón del Olmet y Arturo García Carraffa, Galdós (Madrid, 1912), p. 93.
  21. En Los Ayacuchos. Goicoechea (1995), p. 327.
  22. Memorias de un desmemoriado, II. Percival (1982), p. 807.
  23. Melchor Fernández Almagro, Historia del reinado de Alfonso XIII (Barcelona, 1933), p. 166. Rodríguez Puértolas, Julio. Galdós y "El caballero encantado". Anales galdosianos, Año VII (1972), pp. 117-131.
  24. El Liberal, Murcia, 27-XII-1909. Declaraciones tras la victoria de la Conjunción Republicano-Socialista en las elecciones municipales del 12 de diciembre de 1909.
  25. 25,0 25,1 Dendle, Brian J. An interview with Galdós, [http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/anales-galdosianos--13/html/025c8560-82b2-11df-acc7-002185ce6064_22.html 1909. Anales galdosianos. Año XXIX-XXX, 1994-1995.
  26. "La sociedad presente como materia novelable". Discurso ante la Real Academia Española, con motivo de su recepción, 1897. Portal de Benito Pérez Galdós en el CVC.
  27. «Estudio preliminar». El caballero encantado, p. 8.] Ediciones Akal, 2006. ISBN9788446018940. Citado en Electra, año I, número I; ver: Pérez Galdós, Benito; Julio Rodríguez Puértolas (ed.). (16 de marzo de 1901); ver también: Rodríguez Sánchez, M.ª de los Ángeles. «Electra: una revista nacida de un éxito escénico». Actas del séptimo congreso internacional de estudios Galdosianos, p. 512.
  28. Prólogo a El sabor de la tierrauca (1882), de José María de Pereda. Citado por Sotelo Vázquez, Adolfo. En De Cataluña y España. Relaciones culturales y literarias (1868-1960), pp. 56, 58-9. Edicions Universitat Barcelona, 2014. ISBN 9788447538034.
  29. Goicoechea (1995), p. 474.
  30. Los artículos de Galdós en "La Nación," 1865-1866,1868: recogidos, ordenados y dados nuevamente a luz con un estudio preliminar, Shoemaker, William Hutchinson (ed.). Insula, 1972. p. 377.

Véase también

editar

Bibliografía

editar
  • Aparici Llanas, María Pilar (1982). Las novelas de tesis de Benito Pérez Galdós. Editorial CSIC-CSIC Press.  En GLibros.
  • Percival, Anthony. «Galdós y lo autobiográfica: Notas sobre Memorias de un desmemoriado». Actas del séptimo Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas: celebrado en Venecia del 25 al 30 de agosto de 1980, Roma, Bulzoni, 1982, pp. 807-815. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
  • Pérez Galdós, Benito (1887). Fortunata y Jacinta: dos historias de casadas. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (edición digital basada en la edición de Madrid, Imprenta de La Guirnalda, 1887).  En Google Libros.
  • Pérez Galdós, Benito (1878). Marianela. 2.ª edición. Imprenta de La Guirnalda.  En GLibros.
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.