Odio

emoción de profunda antipatía, rencor, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona o cosa
(Redirigido desde «Odiar»)

El odio es un sentimiento de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa, o fenómeno, así como el deseo de evitar, limitar o destruir a su objetivo.

«
«Basta con que un hombre odie a otro para que el odio se contagie a la humanidad entera». Sartre
»

Citas de odio, odiar, odioso/a, etc.Editar

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZCitas por autorCitas en versoProverbios, refranes y dichosVéase tambiénReferenciasBibliografíaEnlaces externos



AEditar

  • «A quienes ofendimos, cada día les odiamos con mayor violencia».[2]

BEditar

  • «Basta con que un hombre odie a otro para que el odio se contagie a la humanidad entera».[3]

CEditar

  • «Cuando odias a una persona, odias algo de ella que forma parte de ti mismo. Lo que no forma parte de nosotros no nos molesta».[6]
  • «Cuando se odia a un hermano, se odia con exceso».[2]
  • «Cuando se busca con insistencia el modo de hacerse temer, se encuentra siempre primero el de hacerse odiar».[5]

DEditar

EEditar

  • «El amor, la amistad y el respeto no unen tanto a la gente como un odio común hacia alguna cosa».[8]
  • «El desprecio es un sentimiento del que pocos, muy pocos mortales, son verdaderamente capaces; el odio es mucho más frecuente».[6]
  • «El hombre puede perdonar el odio, pero jamás el menosprecio».[4]
  • «El odio, como toda pasión, engrandece su objeto y aumenta el sentimiento de su valor».[2]
  • «El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para peerjudicar a los demás».[2][5]
  • «El odio es un borracho en el fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida».[10][11][2]
  • «El odio: la única pasión que sobrevive a la esperanza».[2]
  • «El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor».[5]
  • «El odio no es más que carencia de imaginación».[13]
  • «El odio rebaja al hombre, ya que, al final, siempre odia una parte de sí mismo al odiar a los demás».[2]
  • «El odio teme por encima de todo librarse de sí mismo, y se muerde la cola».[13]
  • «El que vive odiado de todos no espere vivir mucho».[2]


LEditar

  • «La alegría es un arma superior al odio, las sonrisas más útiles, más feroces que los gestos de rabia y desaliento».[14]
  • «La complacencia facilita las amistades. Las verdades engendran los odios».[2]
  • «Las heridas que te causa quien te quiere son preferibles a los besos falsos de quien te odia».[4]
  • «Los odios entre parientes son los más violentos».[2]

NEditar

  • «No honres con tu odio a quien no podrías honrar con tu amor».[5][2]

OEditar

  • «Odiamos a algunas personas porque no las conocemos, y no las conocemos porque las odiamos».[2]
  • «Odio es la tristeza acompañada de la idea de una causa externa».[2]

SEditar

  • «Si las masas pueden amar sin saber por qué, también pueden odiar sin mayor fundamento».[4]

TEditar

  • «Tenemos la dosis de religión justa para odiarnos unos a otros, pero no para amarnos».[2]

UEditar

  • «Una de las ventajas de este mundo es la de poder odiar y ser odiados sin conocernos».[2]
  • «Un amor puede vivir de recuerdos. El odio necesita realidades presentes».[2]
  • «Un hombre se convierte en imagen de la cosa que odia».[2]
  • «Uno se atre el odio tanto haciendo el bien como haciendo el mal».[2]
  • «Ver un asesinato por televisión puede ayudarnos a descargar los propios sentimientos de odio. Si no tienen sentimientos de odio, podrán obtenerse en el intervalo publicitario».[15]

Citas por autorEditar

Lord ByronEditar

Página principal: Lord Byron
  • «Ahora el odio es, con mucho, el mayor de los placeres. Los hombres aman aprisa, pero odian lentamente».[2]
  • «No hay pasión más ilusa y fantástica que el odio».[2]

Martin Luther KingEditar

Página principal: Martin Luther King
  • «Nada que un hombre haga lo envilece más que el permitirse caer tan bajo como para odiar a alguien».[13][5]
  • «Ya no podemos darnos el lujo de adorar al dios del odio e inclinarse ante el altar de la represalia. Los océanos de la historia se hacen turbulentos por las siempre crecientes oleadas de odio. La historia está repleta de los restos de las naciones y de los individuos que persiguen este camino de autodestrucción al odio. El amor es la clave para la solución de los problemas del mundo».[16]

StendhalEditar

Página principal: Stendhal
  • «El odio tiene su cristalización; en cuanto uno puede esperar vengarse, vuelve a empezar a odiar».[4] [«Desde el momento en que uno puede esperar vengarse, comienza a odiar».[2] ]
  • «Intenta no ocupar tu vida en odiar y tener miedo».[4]

George Bernard ShawEditar

Página principal: Shaw
  • «El odio abiertamente profesado carece de oportunidad para la venganza».[4]
  • «El odio es la venganza de un cobarde intimidado».[5][2]

Citas en versoEditar

  • «Dichosa yo, si, al fin del día,
    un odio menos llevo en mí,
    si una luz más mis pasos guía
    y si un error nuevo extinguí».
  • «Hay golpes en la vida, tan fuertes...Yo no sé!
    Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
    la resaca de todo lo sufrido
    se empozara en el alma...Yo no sé.»

Proverbios, dichos y refranesEditar

  • «Cuando todos los odios han salido a la luz, todas las reconciliaciones son falsas».[9]
  • «El odio provoca altercados, pero el amor cubre todas las faltas».[19]
    • Proverbios 10:12.
  • «La mansión del odio está construida con las piedras de las afrentas».[2]
  • «Odios de mortales no deben ser inmortales».[2]
  • «Quien siembra odio recoge abrojos».[20]
  • «Toda comparación odio pon».[21]

ReferenciasEditar

  1. Goicoechea (1995), p. .
  2. 2,00 2,01 2,02 2,03 2,04 2,05 2,06 2,07 2,08 2,09 2,10 2,11 2,12 2,13 2,14 2,15 2,16 2,17 2,18 2,19 2,20 2,21 2,22 2,23 2,24 2,25 2,26 2,27 2,28 2,29 2,30 2,31 2,32 Giner (1967), pp. 1168-1172.
  3. Albaigès (1997), p. 319. En El Diablo y el Buen Dios.
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 Señor (1997), p. 405.
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 5,6 5,7 5,8 Palomo (2013), p. 214.
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 Señor (1997), p. 404.
  7. Doze comedias nuevas del maestro Tirso de Molina. Ed. Francisco de Lyra, 1627; p. 41.
  8. Goicoechea (1995), p. 447. Del Libro de notas.
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 Señor (1997), p. 403.
  10. Palomo (1997), p. 214.
  11. Ortega (2013), p. 2947.
  12. Señor (1997), p. 404.
  13. 13,0 13,1 13,2 13,3 Albaigès (1997), pp. 318-9.
  14. Recogida en una placa en el ayuntamiento de Eliana, tomada de Las tres bodas de Manolita (2014).
  15. Señor (1997), p. 97.
  16. Discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz 1964.
  17. Mistral, Gabriela. Ternura (1957).p. 208. Editorial Universitaria, 2004. ISBN 9789561117105. Google Libros.
  18. Vallejo, César (1966 (2ª ed.)). Los heraldos negros. Losada. p. 9. 
  19. Proverbios 10:12.
  20. M. Kleiser (1953), p. 3.
  21. M. Kleiser (1953), p. 132.

BibliografíaEditar

  • Albaigès, José María (1997). Un siglo de citas. Planeta. ISBN 8423992543. 
  • Giner (José Luis Díaz y Vicente González 1967). Gran enciclopedia de frases célebres. Ediciones Giner. M.2003-1967. 
  • Goicoechea, Cesáreo (1952). Diccionario de citas. Labor. 
  • Kleiser, Luis M. (1953). Refranero general ideológico español. Real Academia Española.  Google Libros.
  • Ortega, Arturo (2013). El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México. ISBN 9786073116312.
  • Señor, Luis (2005). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543. 

Enlaces externosEditar