Abrir menú principal

Robert G. Ingersoll

Robert Green Ingersoll
«En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias».
«En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 120 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Robert G. Ingersoll (11 de agosto de 183321 de julio de 1899) fue un activista social estadounidense, orador, y un agnóstico prominente durante la Edad de oro del librepensamiento.

CitasEditar

  • «La cólera es una ráfaga de viento que apaga la lámpara de la inteligencia».
  • «Discutir con un hombre que ha renunciado al uso de la razón, es como darle medicina a un muerto».
  • «La religión no mantiene a nadie. Tiene que ser mantenida. No produce trigo ni maíz; no ara la tierra; no derriba bosques. Es una mendiga perpetua. Vive del trabajo de otros, y luego tiene la arrogancia de de pretender que ayuda al que da».
  • «Un creyente es un pájaro enjaulado; un libre pensador es un águila surcando los cielos».
  • «De acuerdo con 2 Samuel 24:11, David hizo un censo del pueblo. Se generó la Ira de Jehová, y como castigo, le permitió a David que escogiese entre soportar tres años de hambre en su país, huir tres meses ante la persecución de su enemigo o que hubiera tres días de peste en su territorio. David, teniendo confianza en Dios, escogío tres días de pestes; y, entre tanto, Dios, el piadoso, para vengar los errores de David, mató setenta mil hombres inocentes. Ante estas mismas circunstancias, ¿qué es lo que hubiera hecho el Diablo?».
  • «Sólo hay una blasfemia, que es la injusticia».
  • «Las universidades son lugares donde los guijarros son pulimentados, y los diamantes empañados». [1]
  • «Los Hombres y Mujeres no son virtuosos a causa de la ley. La ley misma no crea por si sola la virtud, ni es la base o la fuente del amor. La ley debería proteger la virtud y debería proteger a la esposa, si ha cumplido su contrato, y al marido, si ha cumplido con el suyo. Pero la muerte del amor es el final del matrimonio. El amor es natural. Anterior a todas las quemas ceremoniales y por siempre arderá su llama sagrada. No ha habido momento en la historia del mundo donde la antorcha se ha extinguido. En todas las edades, en todos los climas, entre toda la gente, ha habido amor sincero, puro y desinteresado».
    • Fuente: Los Escritos de Robert G. Ingersoll (1900), Ediciones Dresden, editorial: C.P. Farrell.
  • «La Declaración de la Independencia anuncia la sublime verdad, de que todo el poder proviene del pueblo. Ésta fue una negación, y la primera negación de una nación, al infame dogma de que Dios otorga el derecho a un solo hombre para gobernar a los demás. Fue la primera gran aseveración de la dignidad humana. Declaró que los gobernados sean la fuente de poder, y de hecho niega la autoridad de uno y todos los dioses. A través de eras de esclavitud, a través de cansados siglos de látigo y cadena, Dios era el reconocido soberano del mundo. Para entronizar al hombre, había que destronar a Dios».[2]
  • «Un Dios honesto es la obra más noble del hombre».
    • Esto se deriva de "Un hombre honesto es la obra más noble de Dios" de Alexander Pope. Lema del ensayo "Los Dioses" (1876) tal como se publicó en Los Dioses y Otras Charlas (1879).
  • «Día tras día, las concepciones religiosas se expanden menos y en menor intensidad. Día tras día, el viejo espíritu muere sin libro ni credo. El entusiasmo ardiente, el celo inextinguible de la primitiva iglesia se ha ido, para nunca, jamás regresar. Las ceremonias permanecen, pero la antigua fe se desvanece del corazón humano. Los gastados argumentos no logran convencer, y las denuncias que una vez palidecieron los rostros de una raza, solo estimula en nosotros la burla y el disgusto. A medida que el tiempo pasa, los milagros crecen poco y nada, y las convicciones de nuestros padres fracasan completa y definitivamente en satisfacernos».
    • Fuente: "Los Dioses" (1876) tal como se publicó en Los Dioses y Otras Charlas (1879).
  • «Si bien descartó por completo todos los credos, y niego la verdad de todas las religiones, no existe ni en mi corazón ni en mis labios una mueca de desprecio para el esperanzado, almas amorosas y tiernas que creen que de toda esta discordia resultará en la armonía perfecta; en la que toda la maldad de alguna misteriosa manera se convertirá en bondad, y que por encima y sobre todo lo que hay es un ser que, de algún modo, reclamará y glorificará a cada uno de los hijos de la humanidad; pero para aquellos que despiadadamente tratan de probar que la salvación es casi imposible; y que la condenación es casi segura; que la carretera del universo conduce al infierno; que llenan la vida de miedo y la muerte de horror; que maldicen la cuna y se burlan de la tumba, es imposible de tratarlos más que con sentimientos de culpa, desprecio y desdén».
    • "Los Dioses" (1876) tal como se publicó en Los Dioses y Otras Charlas (1879).
  • «Razón, observación y experiencia, la santísima trinidad de la ciencia, nos ha enseñado que la felicidad es el único bien; que el tiempo de ser feliz es ahora, y la forma de ser feliz es hacer felices a otros. Eso es suficiente para nosotros. En esta creencia nos contentamos con vivir y morir. Si por cualquier posibilidad la existencia de un poder superior, e independiente, de la naturaleza debe ser demostrada, entonces habrá suficiente tiempo para arrodillarse. Hasta entonces, permanezcamos de pie».
    • "Los Dioses" (1876) tal como se publicó en Los Dioses y Otras Charlas (1879); esta fue una de sus primeras versiones de lo que llego a ser conocido como su "Credo".
    • Algunas variantes:
      • La justicia es el único culto. El amor es el único sacerdote.La ignorancia es la única esclavitud. La felicidad es el único bien. El tiempo para ser feliz es ahora, El lugar para ser feliz es aquí, La forma de ser feliz es hacer felices a otros La sabiduría es la ciencia de la felicidad.
        • Como es citado en Familiar Quotations (1937) editado por Christopher Morley, pág. 603
      • La felicidad es el único bien. El lugar para ser feliz es aquí. El tiempo para ser feliz es ahora. La forma de ser feliz es hacer felices a otros.
        • Variante, tal como aparece en una copia manuscrita que escribió para un admirador (26 de marzo de 1897).
  • «Tal como un guerrero armado, como un caballero emplumado, James G. Blaine marcho por los pasillos del Congreso de los Estado Unidos y arrojo su brillante lanza plena y justamente contra las descaradas frentes de los traidores a su país y a cada deshonra a su buena reputación».
  • «Ellos dicen que la religión de tus padres es lo suficientemente buena. ¿Por qué un padre debería oponerse a que inventes un arado mejor de lo que él lo hizo? Me dicen, ¿acaso usted sabe más que todos los teólogos muertos? Siendo yo un hombre perfectamente modesto, respondo que así es. Ahora hemos llegado a la conclusión de que todo hombre tiene derecho a pensar. ¿Dios daría alas para después convertir el volar en un delito? ¿Acaso Él me daría un cerebro y convertiría el pensar en un crimen? Cualquier Dios que condenaría a uno de sus hijos por la expresión de su honesto pensamiento, no lo convertiría en un ladrón decente. Cuando leo un libro y no le creo, debo decirlo. Lo hare y asumiré las consecuencias como un hombre».
    • Discurso sobre La intolerancia religiosa tal como se presentó en la Casa de la Ópera de Pittsburgh (14 de octubre de 1879).
  • «¿Quién podría estimar el progreso del mundo si todo el dinero mal gastado en supersticiones podría utilizarse para iluminar, elevar y civilizar a la humanidad?».[3]
  • «Yo preferiría haber sido un campesino Francés y usar zapatos de madera; Preferiría haber vivido en una choza, con una vid creciendo sobre la puerta y las uvas prosperando y madurando en el sol de otoño; Preferiría haber sido ese campesino, con mi esposa a mi lado y mis hijos sobre mis rodillas, entrelazando sus brazos en afecto alrededor mío; Preferiría haber sido ese campesino Francés y marcharme finalmente a la promiscuidad eterna del polvo, junto a mis seres queridos; Preferiría mil veces ser ese campesino Francés que esa personificación imperial de fuerza y asesinato; y así lo haría, diez mil veces mil».
    • Soliloquio en la tumba de Napoleón Bonaparte (1882); se ha de señalar que han sido mal declaradas como por ejemplo " Prefiero ser el más humilde campesino que jamás ha existido... en paz con el mundo, que ser el mejor cristiano que jamás haya existido" por Billy Sunday (Mayo 26, 1912), como se informó en Nunca Lo Dijeron: Un Libro De Citas Falsas, Erróneas, Y Atribuciones Engañosas (1989), pág. 52-53, por Paul F. Boller, Jr., y John George.
  • «Cuanta más falsedad destruyamos más espacio habrá para la verdad».
    • "Ortodoxia" (1884). Las Obras Completas de Robert G. Ingersoll (1902) Vol. 2. pág. 343
  • «Supongo que se puede decir verazmente que la Esperanza es el único mentiroso universal que nunca pierde su reputación de veracidad».
    • Discurso (1892).
  • «Da a cada ser humano cada derecho que reclames para ti mismo».
    • "Las Limitaciones de la Toleración" (8 de mayo de 1888), en Las Obras de Robert G. Ingersoll, Vol. VII
  • «En la mayor parte heredamos nuestras opiniones. Somos los herederos de hábitos y costumbres mentales. Nuestras creencias, como la apariencia de nuestras prendas, dependen del lugar en el que hemos nacido. Estamos moldeados y formados por nuestro entorno».
  • «Pocos hombres ricos poseen una propiedad. La propiedad los posee a ellos».
    • Discurso ante la Liga de McKinley, Nueva York (29 de octubre de 1896).
  • «Yo soy el inferior de cualquier hombre al que le he pisoteado sus derechos. Los hombres no son superiores a causa de los azares de la raza o del color de la piel. Son superiores según quien tenga el mejor corazón, el mejor cerebro».
    • Libertad.
  • «El hombre superior es la providencia del inferior. Él es la vista para el ciego, la fuerza para el débil, y un escudo para el indefenso. Él está de pie inclinándose por encima de los caídos. Se alza, elevando a los demás».
    • Libertad.

Herejes y Herejías (1874)Editar

Texto completo en línea
  • «Quienquiera que tenga una opinión propia, y la expresa honestamente, será culpable de herejía. La herejía es lo que la minoría cree; es el nombre dado por los poderosos a la doctrina de los débiles».
  • «Los herejes no han pensado, sufrido y muerto en vano. Cada hereje ha sido, y es, un rayo de luz».

Oración del Centenario (1876)Editar

: Oración del Centenario (4 de julio de 1876)

  • «Hace cien años, nuestros padres retiraron a los dioses de la política. La Declaración de la Independencia es el más grandioso, el más valiente, y el más profundo documento político jamás firmado por los representantes de un pueblo. Es la encarnación del coraje físico, moral y de la sabiduría política».
  • «Los derechos de todos son iguales: la justicia, preparada y equilibrada en eterna calma, se estremecerá desde la balanza de oro en la que se pesan los actos de los hombres, el mismísimo polvo del prejuicio y la casta: Ninguna raza, ni color, ni condición previa, puede cambiar los derechos de los hombres».

La Libertad del Hombre, La Mujer y El Niño (1877)Editar

Texto completo en línea
  • «No hay esclavitud sino ignorancia. La libertad es la hija de la inteligencia. La historia del hombre es simplemente la historia de la esclavitud, de la injusticia y la brutalidad, junto con los recursos por los cuales, a través de la muerte y años desoladores, lenta y dolorosamente ha avanzado».

Los Grandes Infieles (1881)Editar

Texto completa en línea
  • «La vedad es que, a favor de prácticamente toda secta, los nombres de algunos grandes hombres pueden ser pronunciados».
  • «El hecho es, que muy pocos hombres tienen la razón en todo»
  • «La noche de la Edad Media se prolongó por miles de años. La primera estrella que enriqueció el horizonte de este pesimismo universal fue Giordano Bruno. Él fue el heraldo del amanecer».

En La Tumba De Un Niño (1882)Editar

Panegírico (8 de Enero de 1882)
  • «Cualquier cosa que no se puede tomar enserio en este mundo no debería permanecer en el».
  • «En tanto que la iglesia tenga el poder de cerrar los labios de los hombres, la superstición gobernará el mundo».
  • «Blasfemia es la palabra que la mayoría sisea en los oídos de la minoría».
  • «Quienquiera que aumente la cantidad de alegría humana, es un devoto. El que agregue a la cantidad de miseria humana, es un blasfemo».

Los niños del escenario (1899)Editar

  • «Las manos que ayudan son más santas que los labios que oran».[4]

Enlaces externosEditar

  • Gil, Vanessa. Las perlas de Sofía: citas para estudiosos de la vida. Editor Corona Borealis, 2016. ISBN 978-84-1546-528-7. p. 135.
  • Individualidad (1873).
  • "Algunos errores de Moisés" (1879) Sección II, "Escuelas Libres".
  • Robert Green Ingersoll. «THE CHILDREN OF THE STAGE.» (en en). Consultado el 5 de agosto de 2018