María Zambrano

pensadora, filósofa y ensayista española
María Zambrano
«Amar es verse como otro ser nos ve»
«Amar es verse como otro ser nos ve»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 30 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

María Zambrano (Vélez-Málaga, Málaga, 22 de abril de 1904-Madrid, 6 de febrero de 1991) fue una filósofa y ensayista española. Exiliada tras la guerra civil española, regresó a España en 1984. En 1988 recibió el Premio Cervantes.[1][2]

Firma de Maria Zambrano.jpg

CitasEditar

  • «Decir la verdad es imposible; o es nefanda o es infable».[4]
  • «El arte parece ser el empeño por descifrar o perseguir la huella dejada por una forma perdida de existencia».[5]
  • «El filósofo no se contenta con gustar de la vida, sino que quiere penetrar en ella, reduciéndola, haciéndola consciente, transparente a su razón».[7]
  • «En la historia, la muerte se ha llamado "decadencia" y su proceso ha sido seguido sólo desde el punto de vista de la desintegración, de la caída del protagonista, en un sentido lineal de una sola dimensión, como si fuese un simple debilitamiento, una pérdida de poder y nada más».[11]
  • «España nuestro tiempo, nuestro deber: conocerlo, cumplirlo».[12]
  • «Hay, sin duda, cultos olvidados a deidades desconocidas que viven oscuramente bajo otros nombres».[14]
  • «La actitud de preguntar supone la aparición de la conciencia; de la conciencia, ese desgajamiento del alma».[15]
  • «Sólo en el espejo de otra vida semejante a la mía adquiero la certidumbre de mi realidad».[17]
  • «Yo nunca me he quedado sin patria, mi patria es el idioma».[18]

Reflexiones, recuerdos y pensamientosEditar

  • «El amor y la muerte aparecen siempre juntos, y para algunos que no alcanzan a disociarlos —el amor o la muerte— lo suyo es el decir: "el amor o muero". Y al fin obtiene el amor; el amor inexistente; la inexistencia de lo amado, y del amor mismo —libre de muerte—».[2]
  • «La mujer camina en su evolución, adquiere personalidad día por día, anda y se esfuerza, aborda de frente los problemas, da la cara a la vida».[17]
  • «La novela de la libertad ha sido vencida por la vocación de un "más" que se esconde tras la libertad y que desde ella llama. Ese "algo" que hace ir al encuentro del alba. Y, cuando este género de unidad aparece, la novela entra en el reino de la poesía».[2]
  • «La razón como esperanza. Pero a costa de cuánta renuncia. Y quién le consolará al poeta del minuto que pasa, quién le persuadirá para que acepte la muerte de la rosa, de la frágil belleza de la tarde, del olor de los cabellos amados...».[19]
  • «Meses después, cuando fue llamada a filas la quinta de mi compañero, decidimos regresar a España, en el momento en que era más evidente que nunca la derrota de la causa en la que creíamos. ¿Y por qué vuelven ustedes a España si saben muy bien que su causa está perdida? Pues por esto, por esto mismo».[20][referencia incompleta]
  • «Todo poeta supone una metafísica; acaso cada poema debiera tener la suya –implícita, claro está, nunca explícita–, y el poeta tiene el deber de exponerla por separado, en conceptos claros. La posibilidad de hacerlo distingue al verdadero poeta del mero señorito que compone versos».[21]
  • «Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría».[22]
  • «Voy a intentar seguir buscando la palabra perdida, la palabra única, secreto del amor divino-humano. La palabra tal vez señalada por aquellas otras palabras privilegiadas, escasamente audibles, casi como murmullo de paloma: Diréis que me he perdido».[2]

Citas sobre María ZambranoEditar

  • «María se nos ha hecho tan trasparente
    que la vemos al mismo tiempo
    en Suiza, en Roma o en La Habana...».

ReferenciasEditar

  1. Fundación María Zambrano (Vélez-Málaga)
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Discurso de María Zambrano de aceptación del Premio Cervantes en 1998. RTVE (publicado en línea el 21 de octubre de 2014). Consultado el 15 de marzo de 2019.
  3. 3,0 3,1 3,2 Palomo, Eduardo (2013). pp. 32, 268. En Google Books. Consultado el 20 de noviembre de 2019.
  4. Señor, Luis (2005). Diccionario de citas. Espasa Calpe. p. 555.  ISBN 8423992543.
  5. Apuntes sobre el tiempo y la poesía. Zambrano (2007), p. 52. En Google Books. Consultado el 22 de noviembre de 2019.
  6. Albaigès (1997), p. 448.
  7. Zambrano, María; Alfonso Reyes, Alberto Enríquez Perea (ed.). Días de exilio. Correspondencia entre María Zambrano y Alfonso Reyes (1939-1959) y textos de María Zambrano sobre Alfonso Reyes, 1960-1989. El Colegio de México, 2006. ISBN 9789707703513.
  8. Albaigès (1997), p. 311. Claros del bosque.
  9. Albaigès (1997), p. 380. Claros del bosque.
  10. Arquitectura y género: espacio público-espacio privado, Mónica Cevedio. p. 31. Icaria Editorial, 2003. ISBN 9788474266856. ] En Google Books. Consultado el 22 de noviembre de 2019.
  11. De la paganización. Zambrano (2007), p. 136. En Google Books. Consultado el 22 de noviembre de 2019.
  12. Delirio y destino. Zambrano, María. p. 46. Ed. Mondadori, 1989. ISBN 8439714769, 9788439714767.] En Google Books. Consultado el 22 de noviembre de 2019.
  13. Varo Baena, Antonio. María Zambrano, la poesía de la razón, pp. 23-24. Asociacion Cultural Andrómi, 2006. ISBN 9788493462239.] En Google Books. Consultado el 22 de noviembre.
  14. Filosofía y poesía. Zambrano, María. Fondo de Cultura Económica, 2012 (ed. electrónica). ISBN 978-607-16-1040-9. En Google Books. Consultado el 22 de abril de 2021.
  15. Zambrano. La razón en la sombra: antología crítica, Siruela, 2004. p. 568. ISBN 9788478447916.] En Google Books. Consultado el 22 de noviembre.
  16. Zambrano, María. Horizonte del liberalismo, p. 13. Morata, 1930.
  17. 17,0 17,1 100 citas de mujeres andaluzas. Instituto Andaluz de la Mujer. Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. Junta de Andalucía. Sevilla, 2009; pp. 110-111. [recopilación de discutible fiabilidad]
  18. Albaigès (1997), p. 165.
  19. Entrevista en Cuadernos del Norte. Vid. «María Zambrano. Pensador de la Aurora». Anthropos,Sonia Prieto. p. 37. Citado en «El llanto de Jantipap». Actas del III y IV Seminarios de Estudios sobre la Mujer en la Antigüedad: (Valencia, 1999-2000), p. 136. Universitat de València, 2002. ISBN 8437052416, 9788437052410. En Google Books. Consultado el 20 de noviembre de 2019.
  20. Zambrano, María. Poesía y filosofía, 1987; pág. 9.
  21. Hora de España, diciembre de 1937. Artículo de María Zambrano dedicado a Antonio Machado. Citado por Gibson, Ian. Ligero de equipaje; Santillana Editores; Madrid, 2006. ISBN 9788403096860; página 646.
  22. Zambrano, María: Dictados y sentencias, Edhasa, 1999.pág. 46. ISBN 8435091430, 9788435091435]. En Google Books. Consultado el 22 de noviembre de 2019.
  23. Versos de un poema que le dedica en ese libro Lezama, a quien María bautizó con el título de “hombre verdadero”. Ver: Muerte de Narciso: antología poética p. 145. Estudio de ‎David Huerta, ed. Era, 1988. ISBN 9789684111691.

BibliografíaEditar

  • Albaigès Olivart, José María (1997). Un siglo de citas. Planeta.  ISBN 8423992543.