Miguel de Cervantes

escritor español
(Redirigido desde «Miguel de Cervantes Saavedra»)
Miguel de Cervantes

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 407 años.
Icon PD.svg

Miguel de Cervantes (Alcalá de Henares; 29 de septiembre de 1547-Madrid; 22 de abril de 1616) fue un escritor español del Siglo de Oro.

CitasEditar

Índice:
Top - 0-9 · A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · Z

AEditar

  • «Al bien hacer jamás le falta premio». [1][2]
  • «A los afligidos no se les ha de añadir aflicción».[3]
  • «¡Amor, ayuda al deseo, puesto que me pusiste en él!».[6]
  • «Aquel que celos no tiene, no tiene amor verdadero».[7]
  • «Ayer lloraba el que hoy ríe, y hoy llora el que ayer rió».[8]

CEditar

  • «Cada cual se fabrica su destino, no tiene aquí fortuna parte alguna».[9] o «Cada uno es artífice de su ventura».[10][11]
  • «Cada uno es como Dios le hizo y aun peor muchas veces».[12]
  • «Casamientos de parientes,
    Tienen mil inconvenientes».[13]
  • «Cuando la cólera sale de madre no tiene la lengua padre, ayo ni freno que la corrija».[14]
  • «Cuando la zorra predica, no están seguros los pollos».[15][16]

DEditar

  • «Dádivas quebrantan peñas».[17]
  • «De altos espíritus es aspirar a cosas altas».[18]
  • «Donde hay fuerza de hecho, se pierde cualquier derecho».[19][20]
  • «Donde reina la envidia no puede vivir la virtud ni donde hay escasez de liberalidad».[21]
  • «Dos gorriones sobre la misma espiga no estarán mucho tiempo juntos».[22]

EEditar

  • «El asno sufre la carga, mas no la sobrecarga».[23]
  • «El hacer bien a villanos es echar agua en la mar».[24]
  • «El hombre bien preparado para la lucha ya ha conseguido medio triunfo».[25]
  • «El más tonto sabe más en su casa que el sabio en la ajena».[26]
  • «El que lee mucho y anda mucho, va mucho y sabe mucho».[27]
  • «El que vive larga vida, mucho mal ha de pasar».[28]

LEditar

  • «La fuerza de los valientes cuando caen, se pasa a la flaqueza de los que se levantan».[29]
  • «La verdad adelgaza pero no quiebra».[31]
  • «La verdad anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua».[32]
  • «Lo que poco cuesta, aun se estima menos».[33][34]
  • «Lo que se sabe sentir se sabe decir».[35]
  • «Los male que no tienen fuerza para acabar con la vida no la han de tener para acabar con la paciencia».[36]

MEditar

  • «Más quiero ser malo con esperanza de ser bueno, que bueno con el propósito de ser malo».[37]
  • «Más vale buena esperanza que ruin posesión».[38]
  • «Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón».[39][40]
  • «Más vale un toma que dos te daré».[41]
  • «Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo».[42]
  • «Mientras se amenaza, descansa el amenazador».[43]
  • «Mientras se gana algo no se pierde nada».[44]

NEditar

  • «No hay recuerdo que el tiempo no borre ni pena que la muerte no acabe».[47][48]

SEditar

  • «Sé moderado con el sueño: que el que no madruga con el Sol, no goza del día».[50]
  • «Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia».[51]
  • «Sobre el cimiento de la necedad no asienta edivicio ningún discreto».[52]
  • «Son hechos los poetas de una masa dulce, suave, correosa y tierna, y amiga de holgar en casa ajena».[53]

TEditar

  • «Todo aquel que no sabe, aunque sea señor y príncipe, puede y debe entrar en el número del vulgo».[54]

UEditar

  • «Una onza de buena fama vale más que una libra de perlas».[55]
  • «Una retirada no es una derrota».[56]
  • «Un hombre no es mayor que otro hasta que no hace cosa mayores».[57]

Citas en versoEditar

  • «Advierte que es desatino
    siendo de vidrio el tejado,
    tomar piedras en la mano
    para tirar al vecino».[58]
  • «Entre casados de honor,
    cuando hay pleito descubierto
    más vale el peor concierto
    que no el divorcio mejor».[59][60]
  • «Es de vidrio la mujer;
    pero no se ha de probar
    si se puede o no quebrar,
    porque todo podría ser».[61]
  • «Y yo soy del parecer
    y la experiencia lo enseña,
    que ablandaran una peña
    lágrimas de una mujer».[62]

Citas de Don Quijote de la ManchaEditar

Página principal: Don Quijote de la Mancha

Citas de La GalateaEditar

  • «Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama».[63]
  • «Ligeras horas del ligero tiempo
    para mí perezosas y cansadas».[64]
  • «Por eso juzgo y discierno
    por cosa cierta y notoria;
    que tiene el amor su gloria
    a las puertas de infierno».[65][66]

Citas de Los trabajos de Persiles y SigismundaEditar

Citas de las Novelas ejemplaresEditar

Página principal: Novelas ejemplares

Citas sobre CervantesEditar

  • «Cervantes es la encarnación erasmiana de la España en la cual coinciden los humores del apogeo y de la decadencia [...] Cervantes, el héroe menor de Lepanto, inicialmente cantó las glorias ortodoxas del Imperio, como cuando justificó la famosa expresión de Felipe II de que la Armada había sido derrotada por "los elementos". "Nuestros barcos", escribe Cervantes, "... no los vuelve la contraria diestra, vuélvelos la borrasca incontrastable del viento, mar y cielo". Pero al finalizar el reino de Felipe, Cervantes publicó una de sus novelas ejemplares, "El celoso extremeño", que originalmente terminaba con los dos amantes en la cama, unidos en la carne. Pero después de que el arzobispo de Sevilla, el cardenal Fernando Niño de Guevara, leyó el manuscrito, "los ángeles de la contrarreforma", como los llama Américo Castro, agitaron sus alas sobre los infortunados amantes. En la versión publicada de la novela, la pareja duerme separada, en perfecta castidad. Cervantes había aceptado las sugerencias de Su Eminencia».[67]
  • «Cervantes impulsa la tradición en un sentido determinante de modernidad. Su poder anticipatorio consiste en la creación de claves liberadoras que, siglos después, serán activas en la obra poética (insisto poética) de un Kafka o de un Faulkner, quienes, sin saberlo [...] hacen y cifran su obra en el "no entender entendiendo de Juan de Yepes».[68]
  • «De los seis escritores clásicos con cuya escritura estamos algo familiarizados —Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Quevedo, Gracián y Calderón—, el menos uniforme en la forma de la letra, en el empleo de mayúsculas y minúsculas, en el uso de ciertas vocales y consonantes, en ligar o no ciertos vocablos, en las contracciones y abreviaturas, en la puntuación y en el aspecto general de su escritura, el menos uniforme, repito, el más irregular, aun dentro de una misma página, aun firmando su nombre mismo, es Cervantes. [...] Los documentos no traen un solo caso de coma, de punto y coma, de dos puntos..., ni el acento, las diéresis o el guión en la division de una palabra al fin del renglón... Jamás aparecen el paréntesis, el subrayado, ni otro signo ortográfico auxiliar, excepto el punto, y éste rarísimamente».[69]
  • «En verdad, basta revisar unos párrafos del Quijote para sentir que Cervantes no era estilista (a lo menos en la presente acepción acústico-decorativa de la palabra) y que le interesaban demasiado los destinos de Quijote y de Sancho para dejarse distraer por su propia voz».[70]
  • «La obra de Cervantes... no fue de antítesis ni de seca y prosaica negación, sino de purificación y complemento. No vino a matar un ideal sino a transfigurarlo y enaltecerlo. Cuanto había de poético, noble y humano en la caballería, se incorporó en la obra nueva con más alto sentido. Lo que había de quimérico, inmoral y falso, no precisamente en el ideal caballeresco, sino en las degeneraciones de él, se disipó como por encanto ante la clásica serenidad y benévola ironía del más sano y equilibrado de los ingenios del Renacimiento».[71]
  • «Los escritores de hoy deberían buscar en Cervantes algo más moral que literario. Cómo, habiendo sufrido tanto, pudo escribir una obra de tal generosidad».[72]
  • «Si algún día viniera alguien y nos descubriera el perfil del estilo de Cervantes, bastaría con que prolongáramos sus líneas sobre los demás problemas colectivos para que despertáramos a nueva vida. Entonces, si hay entre nosotros coraje y genio, cabría hacer con toda pureza el nuevo ensayo español».[73]
  • «Si han de describirse las cosas como son, deberemos confesar que una buena mitad de la obra es de forma por demás floja y desaliñada, la cual harto justifica lo del humilde idioma que los rivales de Cervantes le achacaban. Y con esto no me refiero única ni principalmente a las impropiedades verbales, a las intolerables repeticiones o retruécanos ni a los retazos de pesada grandilocuencia que nos abruman, sino a la contextura generalmente desmayada de esa prosa de sobremesa».[74]
  • «Soldado, asistió a la más alta ocasión que vieron los siglos pasados ni esperan ver los venideros. Escritor, produjo la sublime fórmula que comprende y resume todos los elementos poéticos de las letras castellanas».[75]
  • «Toda la obra de Cervantes está llena de escritores y literatos extravagantes, obsesivos, agobiados y llenos de propósitos absurdos. Sus obras son espejos deformados, retratos tramposos, definiciones de sí mismos que proceden de un método de reducción al absurdo. Cervantes, como otros escritores contemporáneos, ironiza con ese derretir el seso de la literatura».[76]

ReferenciasEditar

  1. El rufián dichoso: El rufián viudo. p. 87. Alfredo Rodríguez López-Vázquez. Volumen 54 de Teatro del Siglo de Oro. Ediciones críticas, Ed. Reichenberger, 1994. ISBN 9783930700103. En Google Libros.
  2. Señor (1997), p. 74.
  3. Señor (1997), p. 4.
  4. La casa de los celos p. 32. Editorial Linkgua digital, 2012. ISBN 9788499531892
  5. Palomo (2013), p. 36.
  6. Comedia y entremeses. Recogida por Ortega, (2013), p.
  7. La casa de los celos y selvas de Ardemia. Jesús Diéguez. Las citas cervantinas. Editorial Liber Factory, 2015. ISBN 9788499497990, p. 217.
  8. La entretenida. (anotado) Editorial eBookClasic, 2016. En Google Libros.
  9. Numancia, I; Florencio Sevilla Arroyo, Antonio Rey Hazas (ed.). Obra completa: Ocho comedias y ocho entremeses; El trato de Argel; La numancia; Viaje del Parnaso; Poesías sueltas, p. 1124. Editorial Centro Estudios Cervantinos, 1993. ISBN 9788488333070. En Google Libros.
  10. Señor (1997), p. 224.
  11. Señor (1997), p. 139.
  12. Señor (1997), p. 430.
  13. En La entretenida. Pág. 217. Editorial Los hijos de Doña C. Piñuela, 1829. En Google Libros.
  14. Señor (1997), p. 302.
  15. En El laberinto del amor. Editorial eBookClasic, 2016. En Google Libros.
  16. Señor (1997), p. 428.
  17. Señor (1997), p. 115.
  18. Señor (1997), p. 205.
  19. La guarda cuidadosa; en línea: Editorial eBookClasic, 2016. En Google Libros.
  20. Señor (1997), pp. 126 y 239.
  21. Señor (1997), p. 193.
  22. Señor (1997), p. 63.
  23. Señor (1997), p. 51.
  24. Señor (1997), p. 258.
  25. Señor (1997), p. 532.
  26. Señor (1997), p. 464.
  27. Señor (1997), p. 330.
  28. Señor (1997), pp. 170 y 563.
  29. Señor (1997), p. 540.
  30. Ortega (2013), p. .
  31. Señor (1997), p. 547.
  32. Señor (1997), p. 547.
  33. Señor (1997), p. 163.
  34. Aparece también atribuído a Thomas Paine escrito así: «La tiranía, como el infierno, no es fácil de vencer; pero tenemos este consuelo: que cuanto más duro es el conflicto, tanto más glorioso es el triunfo. Lo que nos cuesta poco, lo estimamos también en poco: es sólo lo que nos cuesta lo que da a cada cosa su valor.» Visto en La crisis americana. Primer número, publicado el 23 de diciembre de 1776. Citado por Asimov, Isaac. El nacimiento de los Estados Unidos, 1763-1816. Trad. Néstor Mínguez. Alianza Editorial, 1995. ISBN 8420699683. p. 97.
  35. Señor (1997), p. 266.
  36. Señor (1997), p. 417.
  37. Señor (1997), p. 74.
  38. Señor (1997), p. 200.
  39. Señor (1997), p. 528.
  40. Palomo (2013), p. 225.
  41. Señor (1997), p. 115.
  42. Palomo (2013), p. 220.
  43. Señor (1997), p. 581.
  44. Señor (1997), p. 533.
  45. Señor (1997), p. 540.
  46. Trabajos de Pérsiles y Segismunda. Capítulo IV. La lengua española y los medios de comunicación, por Luis Cortes. Volumen 1, p. 16. Lingüística y teoría literaria. Ed. Siglo XXI, 1998. ISBN 9789682321108.
  47. Señor (1997), p. 505.
  48. Antología de pensamientos, apotegmas, proverbios, refranes, reflexiones, parábolas y axiomas de hombres célebres, p. 47. Editorial Gisbert y Cía., 1988.
  49. Palomo (2013), p. 224.
  50. Señor (1997), p. 496.
  51. Señor (1997), p. 306.
  52. Señor (1997), p. 396.
  53. Viaje del Parnaso Pág. 680. Editorial M. Rivadeneyra, 1864. En Google Libros.
  54. Señor (1997), p. 292.
  55. Señor (1997), p. 215.
  56. Señor (1997), p. 237.
  57. Señor (1997), p. 254.
  58. Señor (1997), p. 453.
  59. Domínguez Caparrós, José. Métrica de Cervantes. Volumen 10 de Biblioteca de estudios cervantinos. Editorial Centro Estudios Cervantinos, 2002. ISBN 9788488333629, p. 124.
  60. El juez de los divorcios, 20. Linkgua teatro. Editorial Linkgua digital, 2010. ISBN 9788498163674. En Google Libros.
  61. Incluido en El Quijote: Capítulo XXXIII. "Donde se cuenta la novela del Curioso impertinente".Buscar por «vidrio».
  62. El laberinto de amor, p. 86. Linkgua teatro. Editorial Linkgua digital, 2012. ISBN 9788498972368
  63. La Galatea en linea Editorial NoBooks Editorial, 2014. En Google Libros.
  64. La Galatea. en línea
  65. Obra completa: Galatea; Novelas ejemplares; Persiles y Sigismunda, p. 163. Centro Estudios Cervantinos, 1993. ISBN 8488333048, 9788488333049. En Google Libros. Consultado el 6 de octubre de 2019.
  66. Señor (1997), p. 32.
  67. Carlos Fuentes: El siglo de oro: El espejo enterrado (2016)
  68. Discurso Premio Cervantes, 2006. Citado en La pobreza. Ed. Galaxia Gutemberg, 2020; p. 372. ISBN 9788417971366.
  69. Autógrafos cervantinos (se refiere a los documentos conocidos en puño y letra de Cervantes), University of Texas Hispanic Studies, 4. Austin: University of Texas, 1954, pp. 2, 22. Eisenberg, Daniel «On Editing Don Quixote». Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America 3.1 (1983): 3-34.. en línea
  70. La supersticiosa ética del lector, 1931. Carril, Sara Luisa del; Mercedes Rubio de Socchi. Cervantes y el Quijote. Biblioteca Jorge Luis Borges. Editorial Emecé, 2005. ISBN 9789500427326, p. 24.
  71. Orígenes de la novela, Cápítulo V (1905-1910) citado por , Edmundo Gelonch en Don Quijote como ideal de hombre, pp. 164-5. Lulu.com. ISBN 1365574318, 9781365574313. En Google Libros. Consultado el 24 de octubre de 2019.
  72. Citado en "El escritor da vida a personajes de cera". Revista Magazine de 01.07.2007. Por Aurora G. Mateache y Aníbal Malvar.
  73. Abellán, José Luis. Meditaciones sobre Ortega y Gasset, p. 207. Editorial Tebar, 2005. ISBN 9788473602150. En Google Libros. Consultado el 4 de octubre de 2019.
  74. Groussac en Crítica literaria, página 41. Editorial J. Menéndez e hijo, 1924. Citado por J.M. Lucía Megías y J.A. Bendersky. Don Quijote en Azul: actas de la I Jornadas Internacionales Cervantinas, Azul, 21-22 de abril 2007. Colección Cervantina. Editorial Centro Estudios Cervantinos, 2008. ISBN 9788496408548, p. 164.
  75. Peter B. Goldman, «Galdós y Cervantes: two articles and fragment.» Anales Galdosianos, VI (1971). Recogido por Ignacio Elizalde en 'Cervantes y las novelas galdosianas'. Actas II. Asociación Cervantistas, p. 233. Centro Virtual Cervantes. Consultado el 28 de junio de 2019.
  76. Del discurso de Edwards durante en III Congreso Internacional de la Lengua Española (2004). Citado en "Jorge Edwards se sirve del 'Quijote' para iluminar los desafíos de la creación literaria", por Maria Luisa Blanco. Ver El País,2004/11/19. Consultado el 29 de octubre de 2019.

BibliografíaEditar

  • Etxabe, Regino (2012). Diccionario de refranes comentado. Ediciones de la Torre. ISBN 978-84-7960-475-2. 
  • Giner (José Luis Díaz y Vicente González 1967). Gran enciclopedia de frases célebres. Ediciones Giner. M.2003-1967. 
  • Goicoechea, Cesáreo (1995 7ª ed.). Diccionario de citas. Dossat. ISBN 8423708373. 
  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (En Google Books.)
  • Palomo, Eduardo (2013). Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. 
  • Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.