Concepción Arenal

escritora, abogada y trabajadora social española
Concepción Arenal
«Abrid escuelas y se cerrarán cárceles»
«Abrid escuelas y se cerrarán cárceles»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 127 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Concepción Arenal (Ferrol, La Coruña; 31 de enero de 1820–Vigo, Pontevedra; 4 de febrero de 1893) fue una escritora y sufraguista española de finales del siglo XIX.

CitasEditar

AEditar

  • «A veces damos el nombre de favor a la justicia, y creemos de muy buena fe que fuimos buenos y generosos cuando no hemos sido más que justos».
    • Fuente: Obras completas.[1]
  • «Abrid escuelas y se cerrarán cárceles».[2]
    • Cita original: «... y no se verán las escuelas cerradas y abiertas las cárceles. Abrid aquellas, y éstas se cerrarán por sí», hablando de la incompetencia de las autoridades de educación para mantener abiertas las escuelas.[3]
  • «Absurdo sería pedir al cálculo lo que sólo puede dar la abnegación».[4]

CEditar

  • «Cuando la culpa es de todos, no es de nadie».[5]
    • Fuente: Obras completas de Concepción Arenal: La beneficencia, la filantropia y la Caridad.[6]
  • «Cuántos siglos necesita la razón para llegar a la justicia que el corazón comprende instantáneamente».
    • Fuente: La mujer del porvenir.[7]

EEditar

  • «El amor es para el niño lo que el sol para las flores; no le basta el pan: necesita caricias para ser bueno y fuerte».[9]
  • «El amor vive más de lo que da que de lo que recibe».[10]
  • «El dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro».
    • Fuente: El visitador del preso.[11]
  • «El hombre aislado se siente débil, y lo es».
    • Fuente: Estudios penitenciarios.[12]
  • «El hombre que no halla razón para tolerar el mal humor de su compañera, no repara que su amor se ha convertido en amistad, acaso tibia».
    • Fuente: La mujer del porvenir.[13]
  • «El hombre que se levanta no es menos grande que el que no ha caído».
    • Fuente: Cartas a los delincuentes.[14]
  • «El mejor homenaje que puede tributarse a las personas buenas es imitarlas».[15]
  • «El pobre se arruina en el momento que deja de ser sobrio».
    • Fuente: El visitador del pobre. Volumen 1 de Obras completas. Concepción Arenal. Editorial Est. Tip. "Sucesores de Rivadeneyra", 1894. Página 218.
  • «El tedio es una enfermedad del entendimiento que no acomete sino a los ociosos».
    • Fuente: La mujer del porvenir.[16]
  • «En muchos casos hacemos por vanidad o por miedo lo que no haríamos por deber».[5]

HEditar

  • «Hay como una amarga complacencia en sufrir una injusticia, que parece legitimar el odio».
    • Fuente: Cuadros de la Guerra Carlista.[17]
  • «Hay tanta justicia en la caridad y tanta caridad en la justicia que no parece loca la esperanza de que llegue el día en que se confundan».[18]

LEditar

  • «La capacidad de sufrir crea sufrimiento».[5]
  • «La caridad es un deber, la elección de la forma, un derecho».[18]
  • «La democracia, como la aristocracia, como todas las instituciones sociales, llama calumnias a las verdades que le dicen sus enemigos y justicia a las lisonjas de sus parciales».
    • Fuente: La igualdad social y política y sus relaciones con la libertad.[19]
  • «La educación de las mujeres, hasta aquí podría llamarse sin mucha violencia: arte de perder el tiempo».[5]
  • «La felicidad es ciega, sobrado arrogante para ver precipicios bajo las flores que cubren su camino».
    • Fuente: El visitador del pobre. Volumen 1 de Obras completas. Concepción Arenal. Editorial Est. Tip. "Sucesores de Rivadeneyra", 1894. Página 147.
  • «La inocencia es pura, el arrepentimiento es sublime; la inocencia complace, el arrepentimiento admira; la inocencia es serena como la paz, el arrepentimiento deslumbra con el fuego en que se ha purificado; [...]».
    • Fuente: Cartas a los delincuentes.[20]
  • «La ley es la conciencia de la humanidad».
    • Fuente: Cartas a los delincuentes.[21]
  • «La pasión para el hombre es un torrente; para la mujer, un abismo».
    • Fuente: La mujer del porvenir (Anotado). Volumen 4 de Obras completas. Concepción Arenal Ponte. Editorial eBookClasic, 2016.
  • «La sociedad paga bien caro el abandono en que deja a sus hijos, como todos los padres que no educan a los suyos».
    • Fuente: La mujer del porvenir.[22]
  • «Las cadenas se rompen con ideas y no a bayonetazos».[23]
  • «Las fuerzas que se asocian para el bien no se suman, se multiplican».[24]
  • «La victoria no está del todo sorda a la voz de la justicia; la violencia se detiene ante el derecho, y la conciencia general sirve de dique de desbordamiento de las pasiones antisociales».
    • Fuente: La cuestión social.[25]

MEditar

  • «Mal medio es de atraer a un hombre a la razón el tratarle como si no la tuviera».
    • Fuente: Estudios penitenciarios.[26]

NEditar

  • «No es tan culpable el que desconoce un deber como el que lo acepta y lo pisa».[27]
  • «No puede ser bueno el que no sabe luchar y resistir».
    • Fuente: La cuestión social.[28]

OEditar

  • «Odia el delito y compadece al delincuente».[29]

PEditar

  • «Proteger el trabajo es proteger la virtud, consolar dolores, arrancar víctimas al crimen y a la muerte».[29]

SEditar

TEditar

  • «Toda gran falta es un acto de egoísmo. El delincuente ha querido y ha buscado una satisfacción propia, sea la que fuere, sin reparar en el daño de otro».
    • Fuente: Estudios penitenciarios.[31]
  • «Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un arriete que contribuye a derribarlo».[33]

ReferenciasEditar

  1. Volumen 302. Concepción Arenal de García Carrasco; Carmen Díaz Castañón. Editorial Atlas, 1993. Página 14.
  2. Gargallo Vaamonde, Luis. Desarrollo y destrucción del sistema liberal de prisiones en España: De la Restauración a la Guerra Civil. Volumen 68 de Colección Monografías. Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2016. ISBN 9788490442012, p. 435.
  3. Congreso pedagógico de la provincia de Matanzas: Año 1884. Editorial Imprenta y litografía "La Nacional", 1884, p. 127.
  4. Arenal (1861), p. 59.
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Ortega Blake (2013), en Google Books. Consultado el 27 de enero de 2020.
  6. Volumen 2 de Obras completas. Concepción Arenal de García Carrasco. Editorial Est. tip. Sucesores de Rivadeneyra,, 1894. Página 194.
  7. Arenal Ponte, Concepción. La mujer del porvenir (Anotado). Volumen 4 de Obras completas. Editorial eBookClasic, 2016. En Google Books.
  8. Palomo Triguero (2013), p. 21. Consultado el 27 de enero de 2020.
  9. Arenal (1861), p. 60. En Google Books.
  10. Arenal (1861), p. 85. En Google Books.
  11. Arenal, Concepción. El visitador del preso. NoBooks Editorial. En Google Books.
  12. Arenal, Concepción. Estudios penitenciarios. 2ª Edición. Editorial Imp. de T. Fortanet, 1877. Página 49. En Google Books.
  13. Arenal Ponte, Concepción. La mujer del porvenir (Anotado). Volumen 4 de Obras completas. Editorial eBookClasic, 2016. En Google Books.
  14. Arenal (2016) en Google Books.
  15. Palomo Triguero (2013), p. 20. Consultado el 27 de enero de 2020.
  16. Arenal Ponte, Concepción. La mujer del porvenir (Anotado). Volumen 4 de Obras completas. Editorial eBookClasic, 2016. En Google Books.
  17. Arenal de García Carrasco, Concepción; Arenal, Concepción. Cuadros de la guerra carlista. Edición reimpresa. Editorial Renacimiento, 2005. ISBN 9788484721956. Página 136. En Google Books.
  18. 18,0 18,1 Palomo Triguero (2013), p. 59. Consultado el 27 de enero de 2020.
  19. Arenal, Concepción. La igualdad social y política y sus relaciones con la libertad. Editorial Biblioteca Cervantes Virtual, 2015. ISBN 9788416369195. En Google Books.
  20. Arenal (2016) en Google Libros.
  21. Arenal (2016) en Google Libros.
  22. Volumen 4 de Obras completas. Concepción Arenal Ponte. Editorial eBookClasic, 2016.
  23. Señor (1997), p. 406.
  24. Palomo Triguero (2013), p. 52.
  25. Arenal, Concepción. La cuestión social. NoBooks Editorial, 2011. En Google Books.
  26. Arenal, Concepción. Estudios penitenciarios. Editorial Biblioteca Cervantes Virtual, 2015. ISBN 9788416369263. En Google Books.
  27. Arenal (1861), p. 46. Consultado el 27 de enero de 2020.
  28. Arenal, Concepción. La cuestión social. NoBooks Editorial, 2011. En Google Books.
  29. 29,0 29,1 Palomo Triguero (2013), p. 87.
  30. Obras completas de Concepción Arenal, Volumen 21. Concepción Arenal de García Carrasco. Editorial V. Suárez, 1901, p. 112.
  31. Arenal, Concepción. Estudios penitenciarios. 2ª Edición. Editorial Imp. de T. Fortanet, 1877. Página 77. En Google Books.
  32. Palomo Triguero (2013), p. 78. Consultado el 27 de enero de 2020.
  33. Palomo Triguero (2013), p. 233. Consultado el 27 de enero de 2020.

BibliografíaEditar

  • Arenal, Concepción (1861). La beneficencia, la filantropía y la caridad: memoria premiada por la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.... Memorias, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (Madrid). Colaborador Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (Madrid). Editorial Imprenta del Colegio de Sordomudos y de Ciegos. En Google Books.
  • Arenal, Concepción (2016). Cartas a los delincuentes. Editorial eBookClasic. En Google Libros.