Carl Sagan

astrofísico, cosmólogo y divulgador científico estadounidense
Carl Sagan

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 26 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Carl Sagan (9 de noviembre 1934 - 20 de diciembre 1996) fue un astrónomo, astrofísico, cosmólogo, astrobiólogo, escritor y divulgador científico estadounidense.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

Índice:
Top - 0-9 · A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · Z


AEditar

  • «Ahora, ha habido la opinión de que ... si no hay nada especial sobre nosotros en el espacio, entonces tal vez hay algo especial sobre nosotros en el tiempo. (...) Para mí, el principal problema de esta idea es que el 99,998% de la vida del universo, desde su comienzo hasta ahora, ya había terminado antes de que los humanos aparecieran en escena».[1]
    • Lost Lecture, 1994 (pronunciado en el min 39:44 de 1:36:00)[1]

CEditar

  • «Considere dos alternativas: Una es la noción pupular en Occidente, de Dios como un gigante y anciano hombre blanco, con una larga barba blanca sentado en el cielo observando los defectos de todo el mundo. Pongan eso en contraste con la idea de Dios en la mente de, Spinoza o Einstein, que era algo próximo a la suma total de todas las leyes del Universo. Creo que sería una locura negar que existen leyes físicas bien definidas en el Universo. Y si ese es el Dios al que nos referimos entonces no hay duda de que existe. Pero es un Dios muy remoto, lo que los franceses llaman "Roi Fainéant", un rey que no hace nada. Por otro lado, el modelo anterior, el del dios que interviene diariamente, para eso no parece que haya, como dice el Dr. hawking, "ninguna evidencia". Creo que, en mi opinión personal, lo más acertado es ser humilde al tratar estos temas. Debemos reconocer que estamos tratando con, por definición, las cosas más difíciles de conocer, las más alejadas de la experiencia humana. Y tal vez algún día seremos capaces de penetrar un poco en estos misterios».[2]

DEditar

  • «El grosor de la atmósfera terrestre, comparado con el tamaño de la Tierra, está en la misma proporción que el grosor de una capa de goma laca en un globo terráqueo escolar está en el diámetro del globo. Ese es el aire que nos nutre a nosotros y a casi toda la vida en la Tierra, que nos protege de la mortífera luz ultravioleta del sol, que a través del efecto invernadero eleva la temperatura de la superficie por encima del punto de congelación. (Sin el efecto invernadero, toda la Tierra se hundiría por debajo del punto de congelación del agua y todos estaríamos muertos). Ahora esa atmósfera, tan fina y frágil, está siendo atacada por nuestra tecnología. Estamos bombeando todo tipo de cosas en ella. Ya saben que los clorofluorocarbonos están agotando la capa de ozono y que el dióxido de carbono, el metano y otros gases de efecto invernadero están produciendo el calentamiento global, una tendencia constante en medio de las fluctuaciones producidas por las erupciones volcánicas y otras fuentes. ¿Quién sabe qué otros retos estamos planteando a esta vulnerable capa de aire que no hemos sabido prever?».[3]

EEditar

  • «En la ciencia sucede a menudo que los científicos dicen: "Sabes que ese es un argumento realmente bueno; mi posición es errónea", y entonces cambian realmente de opinión y no vuelves a oír ese antiguo punto de vista de ellos. Realmente lo hacen. No ocurre tan a menudo como debería, porque los científicos son humanos y el cambio a veces es doloroso. Pero ocurre todos los días. No recuerdo la última vez que ocurrió algo así en política o religión"».[4]
    • Discurso principal en la conferencia del CSICOP (1987), citado en Do Science and the Bible Conflict? (2003) de Judson Poling, p. 30
  • «El universo es vasto e impresionante, y por primera vez nos estamos convirtiendo en parte de él».[5]

LEditar

  • «La ciencia es mucho más que un cuerpo de conocimiento. Es una forma de pensar. Esto es fundamental para su éxito. La ciencia nos invita a dejar entrar los hechos, incluso cuando no se ajustan a nuestras ideas preconcebidas. Nos aconseja llevar hipótesis alternativas en la cabeza y ver cuáles se ajustan mejor a los hechos. Nos insta a mantener un delicado equilibrio entre la apertura sin trabas a las nuevas ideas, por muy heréticas que sean, y el más riguroso escrutinio escéptico de todo, tanto de las nuevas ideas como de la sabiduría establecida. Necesitamos una amplia apreciación de este tipo de pensamiento. Funciona. Es una herramienta esencial para una democracia en una época de cambio. Nuestra tarea no es sólo formar a más científicos, sino también profundizar en la comprensión pública de la ciencia».[6]
  • «La idea de que Dios es un hombre blanco más grande de lo normal con una barba flameante que se sienta en el cielo y cuenta la caída de cada gorrión]] es ridícula. Pero si por Dios uno quiere decir el conjunto de leyes físicas que gobiernan el Universo, entonces claramente hay un Dios así. Este Dios es emocionalmente insatisfactorio... no tiene mucho sentido rezarle a la ley de la gravedad».
    • En el original: «The idea that God is an oversized white male with a flowing beard who sits in the sky and tallies the fall of every sparrow is ludicrous. But if by God one means the set of physical laws that govern the universe, then clearly there is such a God. This God is emotionally unsatisfying... it does not make much sense to pray to the law of gravity».[7]
    • Fuente: «Scientists & Their Gods», U.S. News & World Report Vol. 111 (1991).
  • «La verdad puede ser desconcertante. Puede costar un poco de trabajo comprenderla. Puede ser contraintuitiva. Puede contradecir prejuicios muy arraigados. Puede no estar en consonancia con lo que deseamos desesperadamente que sea verdad. Pero nuestras preferencias no determinan lo que es verdad. Tenemos un método, y ese método nos ayuda a llegar no a la verdad absoluta, sino a aproximaciones asintóticas a la verdad -nunca llegan, sólo se acercan cada vez más, encontrando siempre nuevos y vastos océanos de posibilidades sin descubrir. Los experimentos inteligentemente diseñados son la clave».[3]
  • «Los humanos — que esclavizan, castran, experimentan y filetean a otros animales — han tenido una comprensible afición a fingir que los animales no sienten dolor. Es esencial distinguir claramente entre los seres humanos y los "animales" si queremos someterlos a nuestra voluntad, hacerlos trabajar para nosotros, vestirlos, comerlos... sin ningún tinte inquietante de culpa o arrepentimiento. Es impropio de nosotros, que a menudo nos comportamos con tanta insensibilidad hacia otros animales, sostener que sólo los humanos pueden sufrir. El comportamiento de otros animales hace que esas pretensiones sean engañosas. Son demasiado parecidos a nosotros».[8]

MEditar

  • «Me parece que lo que se requiere es un exquisito equilibrio entre dos necesidades contrapuestas: el escrutinio más escéptico de todas las hipótesis que se nos sirven y, al mismo tiempo, una gran apertura a las nuevas ideas ... Si sólo eres escéptico, entonces no te llega ninguna idea nueva ... Por otro lado, si estás abierto hasta el punto de la credulidad y no tienes ni una pizca de sentido escéptico en ti, entonces no puedes distinguir las ideas útiles de las inútiles».[9]

NEditar

  • «No explicar la ciencia me parece perverso. Cuando estás enamorado, quieres contárselo al mundo».[10]
    • Washington Post (9 de enero de 1994)
  • «No todos los que se plantean preguntas sobre la hipótesis de Dios y la hipótesis del alma son ateos. Un ateo es aquel que tiene la seguridad de que Dios no existe, alguien que dispone de pruebas convincentes en contra de la existencia de Dios. Yo no conozco esas pruebas convincentes. Dado que Dios puede ser relegado a tiempos y lugares remotos y a causas últimas, tendríamos que saber mucho más acerca del universo de lo que hoy sabemos para estar seguros de que no existe ese Dios. Estar seguros de la existencia de Dios, y estar seguros de la inexistencia de Dios me parecen los extremos definitivos de un tema tan repleto de dudas e incertidumbres, que inspira poca confianza pensar en nada definitivo».[11]
  • Fuente: Broca's Brain: Reflections on the Romance of Science[12] (1979)

SEditar

  • «Sé que la ciencia y la tecnología no son sólo cornucopias que vierten buenas acciones en el mundo. Los científicos no solo concibieron armas nucleares; también tomaron a los líderes políticos por las solapas, argumentando que "su" nación, cualquiera que fuera, tenía que tener uno primero. ... Hay una "razón" por la que la gente está nerviosa por la ciencia y la tecnología. Y así, la imagen del científico loco atormenta nuestro mundo, desde el Dr. Faust hasta el Dr. Frankenstein, el Dr. Strangelove y los locos de bata blanca de la televisión infantil de los sábados por la mañana. (Todo esto no inspira a los científicos en ciernes). Pero no hay vuelta atrás. No podemos llegar a la conclusión de que la ciencia pone demasiado poder en manos de tecnólogos moralmente débiles o de políticos corruptos y obsesionados con el poder y decidir deshacernos de ella. Los avances en medicina y agricultura han salvado más vidas que las que se han perdido en todas las guerras de la historia. Los avances en el transporte, la comunicación y el entretenimiento han transformado el mundo. La espada de la ciencia es de doble filo". Su impresionante poder nos obliga a todos, incluidos los políticos, a asumir una nueva responsabilidad: prestar más atención a las consecuencias a largo plazo de la tecnología, una perspectiva global y transgeneracional, un incentivo para evitar las apelaciones fáciles al nacionalismo y al chovinismo. Los errores están saliendo demasiado caros».[6]

TEditar

  • «Todos los niños empiezan siendo científicos por naturaleza, y luego les sacamos de sus casillas. Unos pocos pasan por el sistema con su asombro y entusiasmo por la ciencia intactos».[13]

VEditar

  • «Vivimos en una sociedad absolutamente dependiente de la ciencia y la tecnología y, sin embargo, hemos organizado inteligentemente las cosas para que casi nadie entienda la ciencia y la tecnología. Esa es una clara receta para el desastre».[14]
    • Variantes:
    • «Vivimos en una sociedad exquisitamente dependiente de la ciencia y la tecnología, en la que casi nadie sabe nada de ciencia y tecnología».[6]
 
La verdad puede ser desconcertante. Puede costar trabajo entenderla. Puede ser contraintuitiva. Puede contradecir prejuicios muy arraigados. Puede no estar en consonancia con lo que deseamos desesperadamente que sea verdad. Pero nuestras preferencias no determinan lo que es verdad.[3]

Los dragones del Edén (1977)Editar

Todos los números de página son de la edición de bolsillo para el mercado de masas publicada por Ballantine Books (ISBN:0-345-29765-2) (12ª edición en Estados Unidos, marzo de 1983)[15]
  • «La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia».
    • Introducción (p. 7)[15]
  • «Toda la historia reciente de la biología muestra que somos, en un grado notable, el resultado de las interacciones de un conjunto extremadamente complejo de moléculas; y el aspecto de la biología que una vez fue considerado su santo de los santos, la naturaleza del material genético, ahora se ha entendido fundamentalmente en términos de la química de sus ácidos nucleicos constituyentes, ADN y ARN, y sus agentes operativos, las proteínas».
    • Introducción (p. 7)[15]
  • «Es importante distinguir entre la cantidad de información y la calidad de la misma».
    • Capítulo 2, “Genes and Brains” (p. 21)[15]
  • «Nótese que en toda esta interacción entre mutación y selección natural, ninguna polilla está haciendo un esfuerzo consciente para adaptarse a un entorno cambiado. El proceso es aleatorio y estadístico».
    • Capítulo 2, “Genes and Brains” (p. 28)[15]
  • «La evolución utiliza a menudo esta estrategia. De hecho, la práctica evolutiva habitual de aumentar la cantidad de información genética a medida que los organismos aumentan su complejidad se lleva a cabo duplicando parte del material genético y permitiendo después la lenta especialización de la función del conjunto redundante».
    • Capítulo 7, “Lovers and Madmen” (p. 183)[15]
  • «La búsqueda de patrones sin análisis crítico, y el escepticismo rígido sin búsqueda de patrones, son las antípodas de la ciencia incompleta. La búsqueda efectiva del conocimiento requiere ambas funciones».
    • Capítulo 7, “Lovers and Madmen” (p. 192)[15]
  • «Sin estas pruebas experimentales, muy pocos físicos habrían aceptado la relatividad general. Hay muchas hipótesis en física de una brillantez y elegancia casi comparables que han sido rechazadas porque no sobrevivieron a tal confrontación con el experimento. En mi opinión, la condición humana mejoraría mucho si este tipo de confrontaciones y la disposición a rechazar hipótesis formaran parte habitual de nuestra vida social, política, económica, religiosa y cultural.
    • Capítulo 7, “Lovers and Madmen” (p. 193)[15]
  • «La anatomía no es el destino, pero tampoco es irrelevante».
    • Capítulo 8, “The Future Evolution of the Brain” (p. 199)[15]
  • «Para mí no es en absoluto denigrante que conciencia y inteligencia sean el resultado de una "mera" materia suficientemente compleja; al contrario, es un homenaje exaltante a la sutileza de la materia y a las leyes de la Naturaleza».
    • Capítulo 8, “The Future Evolution of the Brain” (p. 221)[15]
  • «Todo el registro evolutivo de nuestro planeta, en particular el contenido en los fósiles endocast, ilustra una tendencia progresiva hacia la inteligencia. Esto no tiene ningún misterio: los organismos inteligentes sobreviven mejor y dejan más descendencia que los estúpidos».
    • Capítulo 9, “Knowledge is Our Destiny: Terrestrial and Extraterrestrial Intelligence” (p. 240)[15]
  • «Una vez que los seres inteligentes alcanzan la tecnología y la capacidad de autodestrucción de su especie, la ventaja selectiva de la inteligencia se vuelve más incierta».
    • Capítulo 9, “Knowledge is Our Destiny: Terrestrial and Extraterrestrial Intelligence” (p. 240)[15]
  • «La selección natural ha servido como una especie de tamiz intelectual, produciendo cerebros e inteligencias cada vez más competentes para enfrentarse a las leyes de la naturaleza. Esta resonancia, extraída por la selección natural, entre nuestros cerebros y el universo puede ayudar a explicar un dilema planteado por Einstein: La propiedad más incomprensible del universo, dijo, es que es tan comprensible».
    • Capítulo 9, “Knowledge is Our Destiny: Terrestrial and Extraterrestrial Intelligence” (p. 242-243)[15]

El cerebro de Broca (1979)Editar

Todos los números de página son de la edición de bolsillo de octubre de 1980 publicada por Ballantine Books (ISBN:0-345-33689-5) (28ª edición)[11]
  • «Tanto la ciencia fronteriza como muchas religiones están motivadas en parte por una seria preocupación por la naturaleza del universo y nuestro papel en él, y por esta razón merecen nuestra consideración y respeto. Además, creo que es posible que muchas religiones impliquen en su núcleo un intento de enfrentarse a los profundos misterios de nuestras historias vitales individuales. Pero tanto en la ciencia de frontera como en la religión organizada hay mucho que es engañoso o peligroso. Aunque los practicantes de tales doctrinas a menudo desearían que no hubiera críticas a las que se espera que respondan, el escrutinio escéptico es el medio, tanto en la ciencia como en la religión, por el que se pueden separar las ideas profundas de las tonterías profundas».
    • Introducción (p. xii)[11]
  • «La afirmación bienintencionada de que todas las ideas tienen el mismo mérito me parece poco diferente de la desastrosa afirmación de que ninguna idea tiene mérito alguno».
    • Introducción (p. xii)[11]
  • «Se citó a Broca diciendo: "Prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán"».
    • Capítulo 1, “Broca’s Brain” (p. 7)[11]
  • «La sociedad corrompe lo mejor de nosotros. Es un poco injusto, creo, criticar a una persona por no compartir la ilustración de una época posterior, pero también es profundamente triste que tales prejuicios fueran tan extremadamente penetrantes. La cuestión plantea inquietantes incertidumbres sobre cuáles de las verdades convencionales de nuestra propia época serán consideradas como un fanatismo imperdonable por la siguiente».
    • Capítulo 1, “Broca’s Brain” (p. 11)[11]
  • «La gente rara vez agradece una demostración de su credulidad».
    • Capítulo 5, “Night Walkers and Mystery Mongers: Sense and Nonsense at the End of Science” (p. 58)[11]
  • «Se dice que tanto Barnum como H. L. Mencken hicieron la deprimente observación de que nunca nadie perdió dinero por subestimar la inteligencia del público estadounidense. La observación tiene aplicación en todo el mundo. Pero la falta no está en la inteligencia, que es abundante; más bien, el bien escaso es la formación sistemática en el pensamiento crítico».
    • Capítulo 5, “Night Walkers and Mystery Mongers: Sense and Nonsense at the End of Science” (p. 58-59)[11]
  • «Para mucha gente, las doctrinas poco elaboradas de la ciencia límite son la aproximación más cercana a la ciencia comprensible que existe. La popularidad de la ciencia límite es un reproche a las escuelas, la prensa y la televisión comercial por sus escasos, poco imaginativos e ineficaces esfuerzos en la educación científica; y a nosotros, los científicos, por hacer tan poco para popularizar nuestro tema».
    • Capítulo 5, “Night Walkers and Mystery Mongers: Sense and Nonsense at the End of Science” (p. 63)[11]
  • «Muy pocos científicos se sumergen realmente en las turbias aguas de poner a prueba o desafiar creencias límite o pseudocientíficas. La posibilidad de descubrir algo realmente interesante -excepto sobre la naturaleza humana- parece pequeña, y la cantidad de tiempo requerida parece grande. Creo que los científicos deberían dedicar más tiempo a debatir estas cuestiones, pero el hecho de que una determinada afirmación carezca de una vigorosa oposición científica no implica en absoluto que los científicos la consideren razonable».
    • Capítulo 5, “Night Walkers and Mystery Mongers: Sense and Nonsense at the End of Science” (p. 69)[11]
  • «Creo que lo extraordinario debe ser ciertamente perseguido. Pero las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias».
    • Capítulo 5, “Night Walkers and Mystery Mongers: Sense and Nonsense at the End of Science” (p. 73)[11]
  • «El mejor antídoto para la pseudociencia, creo firmemente, es la ciencia».
    • Capítulo 5, “Night Walkers and Mystery Mongers: Sense and Nonsense at the End of Science” (p. 75)[11]
  • «La idea de la ciencia como método y no como cuerpo de conocimiento no es muy apreciada fuera de la ciencia, ni tampoco en algunos pasillos dentro de la ciencia».
    • Capítulo 7, “Venus and Dr. Velikovsky” (p. 96)[11]
  • «Cuando se escribe suficiente ficción y se proponen suficientes hipótesis científicas, tarde o temprano habrá concordancias accidentales».
    • Capítulo 7, “Venus and Dr. Velikovsky” (p. 148)[11]
  • «Muchos científicos profundamente implicados en la exploración del sistema solar (yo mismo entre ellos) se orientaron primero en esa dirección por la ciencia ficción. Y el hecho de que parte de esa ciencia ficción no fuera de la más alta calidad es irrelevante».
    • Capítulo 9, “Science Fiction—A Personal View” (p. 172)[11]
  • «Cada nuevo conjunto de descubrimientos plantea una serie de preguntas que antes no éramos lo suficientemente sabios como para plantearlas».
    • Capítulo 10, “The Sun’s Family” (p. 183)[11]
  • «La búsqueda de inteligencia extraterrestre es la búsqueda de un contexto cósmico generalmente aceptable para la especie humana. En el sentido más profundo, la búsqueda de inteligencia extraterrestre es una búsqueda de nosotros mismos».
    • Capítulo 22, “The Quest for Extraterrestrial Intelligence” (p. 314-315)[11]
  • «El que creamos en Dios depende en gran medida de lo que entendamos por Dios».
    • Capítulo 23, “A Sunday Sermon” (p. 330)[11]
  • «La idea de que es necesario un Dios o dioses para llevar a cabo uno o más de estos orígenes ha sido atacada repetidamente en los últimos miles de años. Como sabemos algo sobre el fototropismo y las hormonas de las plantas, podemos entender la apertura de la gloria de la mañana independientemente de la microintervención divina. Lo mismo ocurre con toda la madeja de la causalidad hasta el origen del universo. A medida que aprendemos más y más sobre el universo, parece que Dios tiene que hacer cada vez menos».
    • Capítulo 23, “A Sunday Sermon” (p. 335)[11]
  • «La idea de la religión como un cuerpo de creencias, inmune a la crítica, fijado para siempre por algún fundador es, creo, una receta para la decadencia a largo plazo de la religión, sobre todo últimamente».
    • Capítulo 23, “A Sunday Sermon” (p. 338)[11]
  • «(...) Las religiones deberían estar sujetas al menos al mismo grado de escepticismo que, por ejemplo, las afirmaciones sobre visitas de ovnis o el catastrofismo velikovskiano. Creo que es saludable para las propias religiones fomentar el escepticismo sobre los fundamentos de sus bases probatorias (...)».
    • Capítulo 23, “A Sunday Sermon” (p. 338)[11]
  • «La manera de saber cuál es nuestro lugar en el universo es examinando el universo y examinándonos a nosotros mismos, sin prejuicios y con la mayor imparcialidad posible».
    • Capítulo 23, “A Sunday Sermon” (p. 339)[11]
  • «Creo que hemos emprendido irremediablemente un camino que nos llevará a las estrellas, a menos que, en una monstruosa capitulación ante la estupidez y la avaricia, nos destruyamos primero a nosotros mismos».
    • Capítulo 25, “The Amniotic Universe” (p. 368)[11]

Mal atribuidasEditar

  • «En algún lugar, algo increíble está esperando a ser conocido».
    • Esta frase fue creada por la reportera Sharon Begley al final de un artículo de Newsweek de 1977 con un perfil extendido de Carl Sagan. Fue una conclusión final sobre el trabajo de Sagan y el tema de las formas de vida extraterrestres hipotéticas.[16]
  • «Si estamos solos en el Universo, seguro que parece una terrible pérdida de espacio».
    • Fuente: Sagan pronunció esta cita durante el simposio sobre "La vida más allá de la Tierra y la mente del hombre", celebrado en Universidad de Boston el 20 de noviembre de 1972, publicado en "Life Beyond Earth and the Mind of Man" (1973) editado por Richard Berendzen.[17]
    • Nota: Esta es una paráfrasis de Sagan citando a Thomas Carlyle: «Un espectáculo triste. Si están habitados, qué margen para la miseria y la locura. Si no están habitados, qué desperdicio de espacio».
  • «No puedes convencer a un creyente de nada; porque su creencia no se basa en pruebas, se basa en una necesidad profundamente arraigada de creer».[18]

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 (en es-ES) Carl Sagan's 1994 "Lost" Lecture: The Age of Exploration, https://www.youtube.com/watch?v=6_-jtyhAVTc, consultado el 2022-06-09 
  2. (en es-ES) Carl Sagan, Stephen Hawking and Arthur C. Clarke - God, The Universe and Everything Else (1988), https://www.youtube.com/watch?v=HKQQAv5svkk, consultado el 2022-06-09 
  3. 3,0 3,1 3,2 kreidler, Marc (1995-01-01). «Wonder and Skepticism | Skeptical Inquirer» (en inglés estadounidense). Consultado el 2022-06-08. 
  4. «Controversies in Science and Fringe Science: From Animals and SETI to Quackery and SHC». CSICOP conference. 1987. 
  5. Sagan, Carl (1970). Planetary Exploration (en inglés). Oregon State System of Higher Education. p. 15. Consultado el 2022-06-09. 
  6. 6,0 6,1 6,2 kreidler, Marc (1990-04-01). «Why We Need to Understand Science | Skeptical Inquirer» (en inglés estadounidense). Consultado el 2022-06-09. 
  7. Pafumi, G. R. (2010). Xlibris Corporation, ed. Is Our Vision of God Obsolete?: Often What We Believe Is Not What We Observe. p. 17. ISBN 9781450003964. 
  8. Sagan, Carl (1993). Shadows of Forgotten Ancestors: A Search for who We are (en inglés). Ballantine Books. ISBN 978-0-345-38472-0. Consultado el 2022-06-09. 
  9. kreidler, Marc (1987-10-01). «The Burden of Skepticism | Skeptical Inquirer» (en inglés estadounidense). Consultado el 2022-06-09. 
  10. Sagan, Carl (1994-01-09). «WITH SCIENCE ON OUR SIDE». Washington Post (en inglés estadounidense). ISSN 0190-8286. Consultado el 2022-06-09. 
  11. 11,00 11,01 11,02 11,03 11,04 11,05 11,06 11,07 11,08 11,09 11,10 11,11 11,12 11,13 11,14 11,15 11,16 11,17 11,18 11,19 11,20 11,21 11,22 El cerebro de Broca. p. 206. 
  12. Broca's Brain: Reflections on the Romance of Science de C. Sagan
  13. «Carl Sagan | Psychology Today». www.psychologytoday.com (en inglés). Consultado el 2022-06-09. 
  14. Sagan, Carl (2006). Conversations with Carl Sagan (en inglés). University Press of Mississipi. ISBN 978-1-57806-736-7. Consultado el 2022-06-09. 
  15. 15,00 15,01 15,02 15,03 15,04 15,05 15,06 15,07 15,08 15,09 15,10 15,11 15,12 Sagan, Carl (1977). Los Dragones del Edén: Especulaciones sobre la evolución de la inteligencia humana. 
  16. [1] Quote Investigator.
  17. Life Beyond Earth and the Mind of Man (1975). Canal oficial de National Archives.
  18. Poling, Judson (en inglés). Do Science and the Bible Conflict?, p. 21. HarperCollins Christian Publishing, 2003. ISBN 0310245079, 9780310245070. En Google Libros. Consultado el 31 de enero de 2021.