Albert Einstein

físico germano-estadounidense
Albert Einstein

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 65 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Albert Einstein (Ulm, Alemania, 14 de marzo de 1879-Princeton, Estados Unidos, 18 de abril de 1955) fue un físico nacido en Alemania, nacionalizado suizo y estadounidense.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Algunas investigaciones recientes de E. Fermi y L. Szilard, que me han sido comunicadas en un manuscrito, me hacen suponer que el elemento uranio puede convertirse en una fuente de energía nueva e importante en el futuro inmediato».[1]
  • «A través de la lectura de libros de divulgación científica llegué pronto a la convicción de que muchas de las historias bíblicas no pueden ser verdaderas. Como consecuencia abracé con todas mis fuerzas la libertad de pensamiento y empecé a considerar que a la juventud la estaba estafando intencionadamente el Estado mediante la propagación de mentiras; fue una impresión abrumadora. De esta experiencia nació una firme sospecha ante todo tipo de autoridad, una actitud escéptica ante las convicciones vigentes en todo contexto social específico, actitud que nunca abandoné...».[2]
  • «Difícilmente encontraréis entre los talentos científicos más profundos, uno solo que carezca de un sentimiento religioso propio. [...] Pero el científico está imbuído del sentimiento de la causalidad universal. Para él, el futuro es algo tan inevitable y determinado como el pasado. En la moral no hay nada divino: es un asunto puramente humano. Su sentimiento religioso adquiere la forma de un asombro extasiado ante la armonía de la ley natural, que revela una inteligencia de tal superioridad que, comparados con ella, todo el pensamiento y todas las acciones de los seres humanos no son más que un reflejo insignificante».[3]
    • Fuente: El espíritu religioso de la ciencia. carta a Verlag de 1936, recogida en su libro Mein Weltbild (Mi cosmovisión)
  • «El celebrado punto de vista de Kant sobre el tiempo me recuerda del cuento de Andersen sobre el traje nuevo del emperador, salvo que, en lugar del traje del emperador, se trata de la forma de la intuición».
    • Original (en inglés): «Kant's celebrated view on time reminds me of Andersen's tale about the emperor's new clothes, except that instead of the emperor's clothes, it concerns the form of intuition».[4]
    • Fuente: Carta a Ilse Rosenthal-Schneider, 15 de septiembre de 1919[4]
  • «El estudio y, en general, la búsqueda de la verdad y la belleza conforman un área donde podemos seguir siendo niños toda la vida».
    • Fuente: The Human Side[5]
  • «Era, por supuesto, una mentira lo que usted leyó acerca de mis convicciones religiosas, una mentira que está siendo repetida sistemáticamente. No creo en un Dios personal y nunca he negado esto, sino que lo he expresado claramente. Si hay algo en mí que pueda llamarse religioso no es sino la ilimitada admiración por la estructura del mundo tanto como la ciencia puede revelarla».
    • Fuente: Hoffman (1981).[6]
    • Fuente: Carta[7] 24 de marzo de 1954.
  • «Kant es una especie de carretera con muchos, muchos mojones. Después vienen todos los perritos y cada uno deposita su contribución en los mojones».
    • Original (en inglés): «Kant is a sort of highway with lots and lots of milestones. Then all the little dogs come and each deposits his contribution at the milestones».[4]
    • Nota: En conversación con Ilse Rosenthal-Schneider (c. 1919)[4]
  • «La cosa más bella que podemos experimentar es lo misterioso. Es la fuente de toda verdad y ciencia. Aquel para quien esa emoción es ajena, aquel que ya no puede maravillarse y extasiarse ante el miedo, vale tanto como un muerto: sus ojos están cerrados... Saber que lo impenetrable para nosotros existe realmente, manifestándose como la prudencia máxima y la belleza más radiante que nuestras torpes capacidades pueden comprender tan sólo en sus formas más primitivas... Este conocimiento, este sentimiento, se encuentran en el centro de la verdad religiosa. En ese sentido, y sólo en ese sentido, pertenezco a las filas de los hombres religiosos devotos».
    • Fuente: Lo que creo (1930).[8]
  • «La creencia en un mundo exterior e independiente del sujeto que percibe es la base de toda la ciencia natural. No obstante, dado que la percepción sensorial sólo brinda una información indirecta de ese mundo exterior o realidad física, únicamente podemos captar ésta última por medios especulativos».[9]
    • Fuente: «Maxwell’s influence on the development of the conception of physical reality» (1931). EN: James Clerk Maxwell: A commemoration Volume, p. 238. Cambridge Univ. Press (trad. castellana: EINSTEIN. A.: Mis Ideas y Opiniones, pp. 238-241).
  • «La física es un esfuerzo por aprehender conceptualmente la realidad como algo que se considera independiente del ser percibido. En este sentido se habla de lo físicamente real».[9]
    • Fuente: «Autobiographical Notes» (1949), p. 77. EN: P. A. Schilpp (ed.). Albert Einstein Philosopher-Scientist. vol. 1., pp. 1-95 (trad. castellana: Notas Autobiográficas, Madrid, Alianza Edit. 1984).
  • «La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos».[10]
  • «La palabra Dios no es para mí nada más que la expresión y el producto de debilidades humanas; la Biblia, una colección de leyendas admirables, pero también largamente primitivas que de todas formas resultan infantiles».
    • Fuente: Carta del 3 de enero de 1954, al filósofo Erich Gutkind.[11]
  • «La principal fuente de los conflictos actuales entre las esferas de la religión y de la ciencia yace en el concepto de un Dios personal».
    • Fuente: Harv (1956).[12]
  • «Me parece que la idea de un Dios personal es un concepto antropológico que no puedo tomar en serio. Tampoco puedo imaginarme alguna voluntad o metáfora de la esfera humana. Mis opiniones son cercanas a las de Spinoza: admiración por la belleza y creencia en la simplicidad lógica del orden y la armonía del universo, que sólo podemos aprender con humildad y de manera imperfecta. Creo que tenemos que contentarnos con nuestro imperfecto conocimiento y comprensión y tratar los valores y las obligaciones morales como problemas puramente humanos los más importantes de todos los problemas humanos».
    • Fuente: Harv (1972).[13]
  • «No creo en el miedo de la vida, en el miedo de la muerte, en la fe ciega. No puedo probarle a usted que no hay un Dios personal, pero si hablara de él, sería un mentiroso».
  • «No soy ateo, y no creo que pueda llamarme panteísta. Estamos en la posición de un niño que entra en una biblioteca llena con libros en muchos lenguajes diferentes. El niño sabe que en esos libros debe haber algo escrito, pero no sabe qué. Sospecha levemente que hay un orden misterioso en el ordenamiento de esos libros, pero no sabe cuál es. Me parece que esa debería ser la actitud de incluso los seres humanos más inteligentes hacia Dios. Vemos el universo maravillosamente ordenado y obedecemos ciertas leyes, pero sólo entendemos levemente estas leyes. Nuestras mentes limitadas captan la misteriosa fuerza que mueve las constelaciones. Estoy fascinado por el panteísmo de Spinoza, pero admiro más la contribución de él al pensamiento moderno, porque fue el primer filósofo que pensó en el alma y el cuerpo como una sola cosa y no como dos cosas separadas».
    • Fuente: Viereck, G. S. Glimpses of the Great (1930).
  • «No se puede acabar con el dominio de los tontos, porque son tantos, y sus votos cuentan tanto como los nuestros».
    • Fuente: Cita poco antes de su muerte a su amiga Johanna Fantova.[14]
  • «Nunca le he atribuido a la naturaleza un propósito ni una meta, ni nada que pueda entenderse como antropomórfico».
  • «Por dolorosa experiencia, hemos aprendido que la razón no basta para resolver los problemas de nuestra vida social. La penetrante investigación y el sutil trabajo científico han aportado a menudo trágicas complicaciones a la humanidad, [...] creando los medios para su propia destrucción en masa. ¡Tragedia, realmente, de abrumadora amargura!».
    • Nota: En «Un mensaje a los intelectuales», publicado el 29 de agosto de 1948, reflexionando sobre el lado oscuro de la historia de la ciencia.[sin fuentes]
  • «Prefiero ser optimista y tonto que pesimista y estar en lo correcto».[15]
    • Original: «I'd rather be an optimist and a fool than a pessimist and right».
  • «Sentir que detrás de cualquier cosa que pueda ser experimentada existe un algo que nuestra mente no puede captar y cuya belleza y sublimidad nos alcanza indirectamente y como un débil reflejo, eso es religiosidad. En ese sentido yo soy religioso».
  • «Si alguien disfruta marchando al ritmo de la música, en fila y al unísono, ya le desprecio simplemente por el hecho de que le han dado un cerebro erróneamente. Con la médula espinal habría bastado».
    • Fuente: «Wie ich die Welt sehe.»[17] Living Philosophies, 1931.
  • «Si Dios creó el mundo, su mayor preocupación no era desde luego facilitarnos su comprensión. Lo siento claramente desde hace 50 años».
    • Fuente: Carta: enviada al físico David Bohm el 5 de diciembre de 1951.[18]
  • «Si los creyentes de las diferentes religiones actuales se esforzaran en pensar, juzgar y actuar con el espíritu de los fundadores de tales religiones, entonces no existiría la hostilidad basada en la fe que se da entre esos creyentes. Y lo que es más, las diferencias en materia de fe pasarían a ser insignificantes».
    • Nota: A la petición de un mensaje para el Congreso Nacional de Cristianos y Judíos como símbolo de fraternidad americana, escrito a mano y en alemán sobre el telegrama de petición.[19] el 27 de enero de 1947.
  • «Sin duda. Nadie puede leer los Evangelios sin sentir la presencia real de Jesús. Su personalidad vibra en cada palabra. No es posible crear un mito con esa vida».
    • Fuente: Entrevista para el The Saturday Evening Post, p. 117, 1929.[20]
    • Nota: Respuesta a la pregunta ¿Acepta usted la existencia histórica de Jesús?
  • «Soy contrario al nacionalismo pero estoy a favor del sionismo».
    • Citado en Rodrigo, Agustín Andreu (2004) El libro de las estatuas, Editorial Universitaria Politécnica Valencia, Valencia, 287.
  • «Un ser humano es una parte del todo, llamado por nosotros “Universo”, una parte limitada en tiempo y en espacio. Él se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sensaciones como algo separado del resto-una especie de ilusión óptica de su consciencia. Esta ilusión es una especie de prisión para nosotros, que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto por unas cuantas personas cercanas a nosotros. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta prisión al ampliar nuestro círculo de compasión para abrazar a todas las criaturas vivientes y a toda la naturaleza en su belleza. Nadie es capaz de lograr esto por completo, pero el esfuerzo por tal logro es en sí mismo parte de la liberación y una base para la seguridad interna».[21]
    • Original: «A human being is a part of the whole, called by us “Universe,’ a part limited in time and space. He experiences himself, his thoughts and feelings as something separated from the rest — a kind of optical delusion of his consciousness. This delusion is a kind of prison for us, restricting us to our personal desires and to affection for a few persons nearest to us. Our task must be to free ourselves from this prison by widening our circle of compassion to embrace all living creatures and the whole nature in its beauty. Nobody is able to achieve this completely, but the striving for such achievement is in itself a part of the liberation and a foundation for inner security».[22]

ReferenciasEditar

  1. Einstein, A. (agosto 2, 1939). Carta a Franklin Delano Roosevelt. EN: Bronowski, J. (1973/1979). El ascenso del hombre [The Ascent of Man]. Trad. Alejandro Ludlow Wiechers, Francisco Rebolledo López, Víctor M. Lozano, Efraín Hurtado y Gonzalo González Fernández. Londres/Bogotá: BBC/Fondo Educativo Interamericano.
  2. Sagan, Carl. El cerebro de Broca (1981), Editorial Grijalbo, p. 21.
  3. Einstein, Albert (traducido por Ana Goldar); Antoni Bosch (ed.), 2000. Citado en Mis ideas y opiniones, p. 35. ISBN 9788493051631. En Google Libros.
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 Howard, Don (en inglés). «Einstein, Kant, and the Origins of Logical Empiricism.» EN: Salmon, Wesley C.; Gereon Wolters: Logic, Language, and the Structure of Scientific Theories: Proceedings of the Carnap-Reichenbach Centennial, University of Konstanz, 21-24 May 1991, p. 53. Pitt Konstanz Phil Hist Scienc Series. University of Pittsburgh Pre, 1994. ISBN 082297035X, 9780822970354. En Google Libros. Consultado el 20 de octubre de 2019.
  5. Einstein, Albert. The Human Side (1979), Princeton University Press, pág. 151.
  6. (Dukas & Hoffmann 1981:43)
  7. Dukas, Helen y Banesh Hoffman. The Human Side. Princeton, Nueva Jersey 1981, S. 43.
  8. Einstein, Albert. Lo que creo, 1930.
  9. 9,0 9,1 Rioja, Ana. «Einstein: el ideal de una ciencia sin sujeto.» Revista de Filosofía. N.º 2/87-108 (3.ª época), p. 93. Editorial Universidad Complutense. Madrid, 1989. Revistas Científicas Complutenses. Consultado el 6 de noviembre de 2019.
  10. Sapag-Hagar, Mario. Unidad Bioquimica Del Hombre, de lo molecular a lo cultural. Editorial Universitaria, 2003. ISBN 9789561116528, p. 49.
  11. Tagesspiegel, 2008. Imagen de la carta.
  12. (Einstein 1956:27)
  13. (Hoffmann 1972:95)
  14. Focus Nr. 52 (2004) "Das geheimnisvolle Genie" [referencia dudosa]]
  15. Albert Einstein Quotes Collection: His Thoughts On Nature, Life, Philosophy, Imagination, Creativity, Humor, Religion, Science, Reality, The Universe And More!. Sapiens Hub, 2018. ISBN 9783965085749. En Google Libros.
  16. Dawkins, Richard. El espejismo de Dios, página 12.
  17. «Wie ich die Welt sehe.» Living Philosophies, Tomo. 13, Nueva York 1931. EN: Seelig, Carl (editor): Albert Einstein. Mein Weltbild, p. 11. editorial Ullstein, Ulm 2005, ISBN 978-3-548-36728-6.
  18. [1] Clarín.
  19. alberteinstein.info
  20. (en inglés)
  21. Albert Einstein: “Un ser humano es una parte del todo”, (11 de mayo de 2012) Consultado el 12 de junio de 2020.
  22. Condolence letter to Norman Salit, (4 de marzo de 1950). En Google Libros. Consultado el 12 de junio de 2020.

BibliografíaEditar