Puchero

recipiente para cocinar

Un puchero es, en su origen, una vasija de barro, con pie redondo y plano, panza abultada, cuello ancho, con o sin tapadera y una o varias asas.[1] Puede denominar también otros tipos de recipientes de diversos materiales.[2][3]

Citas de puchero, pucherazo, etc.Editar

En fragmentos literariosEditar

  • «De vuelta a su casa armó los tres pucheros con el minucioso cuidado que la cocina española exige, y empezó a hacer su arroz en la cacerola. Aquel día no hubo en la cocina cacharro que no funcionara. Después de freír la cebolla y de machacar el ajo y de picar el menudillo, cuando ninguna cosa importante quedaba olvidada, lavose la pecadora las manos y se fue a peinar, poniendo más cuidado en ello que otros días. Pasó el tiempo; la cocina despedía múltiples y confundidos olores».[4]
  • «Salió con una escudilla desportillada en la mano, llena de morena melaza, y arrimando al fuego un pucherito donde estaba ya la cascarilla, le añadió en debidas proporciones azúcar y leche, y volviose al cuarto del portal con una taza humeante y colmada a reverter. En el fondo del cacharro quedaba como cosa de otra taza. El barquillero se enderezó llevándose las manos a la región lumbar, y sobriamente, sin concupiscencia, se desayunó bebiendo las sobras por el puchero mismo. Enjugó después su frente regada de sudor con la manga de la camisa, entró a su vez en el cuarto próximo; y al volver a presentarse, vestido con pantalón y chaqueta de paño pardo, se terció a las espaldas la caja de hoja de lata y se echó a la calle. Amparo, cubriendo la brasa con ceniza, juntaba en una cazuela berzas, patatas, una corteza de tocino, un hueso rancio de cerdo, cumpliendo el deber de condimentar el caldo del humilde menaje».

Refranes, dichos, etc.Editar

  • «Amores nuevos, casa con pucheros».[6]
  • «Cocho y asado, todo en un puchero».[9][10]
  • «¿Cómo queréis el güevo? Cocidito en el puchero».[11]
  • «Con deseo de zuecos, cálceme estos pucheros».[12]
    • Variante: Por deseo de zuecos metí los pies en unos pucheros.[13]
  • «En el enero, el agua se hiela en el puchero, y la vieja en el lecho».[14]
  • «Juntar los pucheros» [o juntar pajuelas].[15]

ReferenciasEditar

  1. , Natacha (1997) Cacharrería popular, Alianza Editorial. ISBN 84-206-4255-X
  2. Real Academia Española. «puchero.» Diccionario de la lengua española (edición del Tricentenario, actualización 2019). Consultado el 7 de mayo de 2020.
  3. «Definición en línea». wordreference.com. Consultado el 25 de julio de 2016
  4. Pérez Galdós, Benito. Fortunata y Jacinta: (dos historias de casadas), pp. 106-107. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001 (Publicación original: Madrid, Imprenta de La Guirnalda, 1887). Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 7 de mayo de 2020.
  5. Pardo Bazán, Emilia. «La Tribuna». Biblioteca Cervantesvirtual. Consultado el 27 de enero de 2016
  6. Correas (1906), p.69 .
  7. Correas (1906), p. 317.
  8. Etxabe Díaz, Regino (2012). Diccionario de refranes comentado, p. 91. Ediciones de la Torre. ISBN 978-84-7960-475-2. En Google Libros. Consultado el 7 de mayo de 2020.
  9. 9,0 9,1 Jurado, Augusto (2008). El cerdo y sus chacinas: voces, refranes, literatura, pp. 257, 289. C & G Comunicación Gráfica; Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. ISBN 978-84-491-0872-32008. En Google Libros. Consultado el 7 de mayo de 2020.
  10. Correas (1906), p. 363.
  11. Correas (1906), p. 361.
  12. Correas (1906), p. 352.
  13. Correas (1906), p. 397.
  14. Correas (1906), p. 112.
  15. Correas (1906), p. 274.

BibliografíaEditar

  • Correas, Gonzalo (1906). Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Madrid, Jaime Ratés. En Internet Archive Consultado el 7 de mayo de 2010.

Enlaces externosEditar