Abrir menú principal

Paul Éluard

poeta francés dadaísta y surrealista
Paul Éluard
«Hay otros mundos, pero están en este»
«Hay otros mundos, pero están en este»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 67 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Paul Éluard (Saint-Denis, 14 de diciembre de 1895-18 de noviembre de 1952), seudónimo de Eugène-Émile-Paul Grindel, fue un poeta francés del dadaísmo y el surrealismo.

CitasEditar

  • «El día es perezoso pero la noche es activa».[1]
  • «Hay otros mundos, pero están en este».[2]
    • Fuente: Carta que Paul Éluard dirigió a Teofrasto Bombasto de Hohenheím, y cuya respuesta en clave de cita fue, a su vez: "La vida es fuego, el cuerpo incombustible".[3]
  • «Lo que llega a ser comprendido deja de existir».[5]
    • Fuente: Le miroir d'un moment (1926).
  • «No hay grandeza para quien quiere engrandecerse. No hay modelo para quien busca lo que nunca ha visto».[6][7]
  • «No hay más que una vida, por lo tanto es perfecta».[8]
  • «Quien no ha visto las ruinas del ghetto no conoce el destino de su cuerpo».[9]
    • Fuente: Versos del poema "Varsovia, la ciudad fantástica".

Citas de Éluard en Diccionario abreviado del surrealismoEditar

  • «Absurdo:...la alteración de la lógica hasta llegar al absurdo, el empleo del absurdo hasta alcanzar la razón...».[11]
  • «Agua: Te levantas el agua se despliega — te acuestas el agua se entusiasma».[12]
  • «Amor: Opongo el amor —imágenes ya hechas— en lugar de imágenes por

hacer».[14]

  • «Árbol: El ímpetu del árbol mudo que le planta cara a la tierra».[15]
  • «Madre: Mi madre es una peonza cuyo látigo es mi padre».[16]
  • «Ojo: Ver es un acto: el ojo ve del mismo modo que la mano toma».[17]
  • «Poesía: Es más poeta quien inspira que quien está inspidado».[19]
  • «Rostro: Resulta absolutamente necesario que un rostro / responda a todos los nombres del mundo».[20]

ReferenciasEditar

  1. Señor (1997), p. 506.
  2. Albaigès Olivart (1997), p. 176.
  3. Rincón, Luciano: Cartas cruzadas entre Paul Eluard y Teofrasto Bombasto de Hohenheim llamado Paracelso. Ed. Los libros de la frontera, 1976. ISBN 9788437700427
  4. Albaigès Olivart (1997), p. 406.
  5. Albaigès Olivart (1997), p. 197.
  6. Señor (1997), p. 269.
  7. Albaigès Olivart (1997), p. 210.
  8. Albaigès Olivart (1997), p. 579.
  9. Albaigès Olivart (1997), p. 144.
  10. Ortega Blake (2013), p. 649.
  11. Breton-Éluard (1938), p. 11.
  12. Breton-Éluard (1938), p. 12.
  13. Breton-Éluard (1938), p. 12.
  14. Breton-Éluard (1938), p. 13.
  15. Breton-Éluard (1938), p. 14.
  16. Breton-Éluard (1938), p. 61.
  17. Breton-Éluard (1938), p. 72.
  18. Breton-Éluard (1938), p. 76.
  19. Breton-Éluard (1938), p. 80.
  20. Breton-Éluard (1938), p. 90.

BibliografíaEditar

  • Albaigès Olivart, José María (1997). Un siglo de citas. Planeta.  ISBN 8423992543
  • Éluard, Paul (20031938). Diccionario abreviado del surrealismo (1938). Trad. Rafael Jackson. Siruela.  ISBN 9788478447206 [1] y [2]
  • Señor, Luis (2005). Diccionario de citas. Espasa Calpe.  ISBN 8423992543.