Cariño

sentimiento de ternura, estima o afecto

El cariño es un sentimiento de ternura, estima o afecto. Ocasionalmente asociado a la añoranza, la nostalgia, actuar con esmero, o mostrar afición.[1]

«El roce da cariño»
Refranero

CitasEditar

  • «El verdadero cariño no es el que perdona nuestros defectos, sino el que no los conoce».[2]
  • «Me ha llevado demasiado tiempo entenderme con las personas. Hoy creo que sólo los animales se merecen mi cariño».[5]
  • «No hay nada como el cariño de una mujer casada. Es una cosa de que ningún marido tiene la menor idea».[6]
  • «Siempre es bueno cuando se tienen amores ausentarse por algún tiempo. Así podemos cerciorarnos de si es cariño efectivo el que nos tienen o es capricho pasajero».

Citas en versoEditar

Uso de ‘cariño’ en el Quijote de CervantesEditar

  • «Mas, apenas hubo dejado su caballería Sancho por acudir a don Quijote, cuando el demonio bailador de las vejigas saltó sobre el rucio, y, sacudiéndole con ellas, el miedo y ruido, más que el dolor de los golpes, le hizo volar por la campaña hacia el lugar donde iban a hacer la fiesta. Miraba Sancho la carrera de su rucio y la caída de su amo, y no sabía a cuál de las dos necesidades acudiría primero; pero, en efecto, como buen escudero y como buen criado, pudo más con él el amor de su señor que el cariño de su jumento, puesto que cada vez que veía levantar las vejigas en el aire y caer sobre las ancas de su rucio eran para él tártagos y sustos de muerte, y antes quisiera que aquellos golpes se los dieran a él en las niñas de los ojos que en el más mínimo pelo de la cola de su asno. Con esta perpleja tribulación llegó donde estaba don Quijote, harto más maltrecho de lo que él quisiera, y, ayudándole a subir sobre Rocinante, le dijo:
    — “Señor, el Diablo se ha llevado al rucio”».
    • Miguel de Cervantes
    • Fuente: Capítulo XI. "De la estraña aventura que le sucedió al valeroso don Quijote con el carro, o carreta, de Las Cortes de la Muerte".[11]

Refranes y proverbiosEditar

  • «Al potro y al niño, con cariño».[12]
  • «El roce da cariño».[13]

ReferenciasEditar

  1. Corripio, Fernando. Diccionario de ideas afines (1985), editorial Herder, Barcelona. ISBN 84-254-1515-2; p. 175.
  2. Ortega Blake (2013), p. 223.
  3. Vaccaro, Juan: Nos vamos al cine: la película como medio educativo, p. 67. Edicions Universitat Barcelona, 2011; ISBN 9788447535477. En Google Libros.
  4. Ortega Blake (2013), p. 1759.
  5. Albaigès Olivart (1997), p. 181.
  6. Ortega Blake (2013), p. 85.
  7. Albaigès Olivart (1997), p. 45.
  8. «Y el rey de la creación es... ¡el escarabajo!». Periodista Digital, 31 de dic. de 2007. CSIC.
  9. Gallegos, Rómulo: Canaima, p. 80. Editorial Universidad de Costa Rica, 1996; ISBN 9788489666191. En Google Libros.
  10. García Ruiz, Víctor; Gregorio Torres Nebrera: Historia y antología del teatro español de posguerra (1940-1975): 1966-1970. Ed. Fundamentos, 2002; p. 545. ISBN 9788424509613. En Google Libros.
  11. Buscar por «cariño» para otras menciones del término en toda la novela).
  12. Martínez Kleiser (1989), p.14 .
  13. Etxabe (2012), p. 185.

BibliografíaEditar

  • Albaigès Olivart, José María (1997). Un siglo de citas. Planeta.  ISBN 8423992543.
  • Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 9786073116312.

Enlaces externosEditar