Abrir menú principal

Jacinto Benavente

literato español
Jacinto Benavente y Martínez
«Comienza tu obra; comenzar es haber hecho la mitad; comienza de nuevo, y la obra quedará terminada»
«Comienza tu obra; comenzar es haber hecho la mitad; comienza de nuevo, y la obra quedará terminada»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 65 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Jacinto Benavente y Martínez (Madrid, 12 de agosto de 1866-Madrid, 14 de julio de 1954). Dramaturgo y director, guionista y productor de cine español.

CitasEditar

  • «Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos».
    • Fuente: Buena boda. Teatro, Volumen 11. Jacinto Benavente. Editorial F. Fé, 1917. Página 200.
  • «Bienaventurados nuestros imitadores porque de ellos serán nuestros defectos».
    • Fuente: Palabras, palabras. Obras completas: con una nota preliminar, volumen 7. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1946. Página 220.
  • «Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!».[1]
  • «Dicen que me burlo de todo, me río de todo, porque me burlo de ellos y me río de ellos, y ellos creen ser todo».[2]
  • «El amigo que sabe llegar al fondo de nuestro corazón, ése, como tú, ni aconseja ni recrimina; ama y calla».
    • Fuente: El dragon de fuego. Jacinto Benavente y Msrtinez. Editorial E. Domenech, 1910. Página 150.
  • «El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es para morir».[3]
  • «El amor es como el fuego. Ven antes el humo los que están fuera... que las llamas los que están dentro».[4]
  • «El amor es lo más parecido a la guerra, y una guerra en la que es indiferente vencer o ser vencido, porque siempre se gana».[5]
  • «El amor de los judíos a su pueblo sólo se traduce por odio a los demás pueblos de la tierra; odio disfrazado de amor a una idea, que es lo más abstracto que puede amarse y en nombre de la cual se predica la destrucción de todo lo existente, Humanidad inclusive. Donde veáis ruinas y estragos, podéis asegurar que por allí ha pasado el judío».
    • Fuente: Recuerdos y olvidos: memorias. Volumen 400 de Colección Crisol. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1959. Página 56.
  • «El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo».
    • Fuente: Antología: "Materialismo". Lo Español y los españoles. Jacinto Benavente. Editor Juan Emilio Aragonés. Editorial Doncel, 1966. Página 90.
  • «Amor ideal, amor del alma, el que sólo desea la felicidad de la persona amada, sin exigirle en pago nuestra felicidad».
    • Fuente: Obras completas, Volumen 2: "Más fuerte que el amor". Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1940. Página 911.
  • «Los dictadores pueden reformar las leyes; pero no las costumbres».
    • Fuente: La mariposa que voló sobre el mar. Obras completas, volumen 5. Jacinto Benavente. 5ª Edición. Editorial Aguilar, 1956. Página 14.
  • «El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece». [6]
  • «En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero».
    • Fuente: La vestal de occidente, acto I. Obras completas: con una nota preliminar, volumen 4. Jacinto Benavente. 4.ª Edición. Editorial Aguilar, 1946. Página 503.
  • « En la vida, lo más triste no es ser del todo desgraciados; es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo».
    • Fuente: Obras completas, volumen 10. Jacinto Benavente. 4.ª edición. Editorial Aguilar, 1956. Página 656.
  • «Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada, y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia».
    • Fuente: Antología. Lo Español y los españoles. Jacinto Benavente. Editor Juan Emilio Aragonés. Editorial Doncel, 1966. Página 82.
  • «Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no los envidien demasiado los pobres».[7]
  • «La admiración no interroga nunca; con admirar comprende».
    • Fuente: La Inmaculada de los Dolores. Teatro, volúmenes 25-26. Jacinto Benavente. Editorial F. Fé, 1918. Página 261.
  • «La cultura es la buena educación del entendimiento».[3]
  • «La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe».[8]
  • «La risa es la gran enterradora».[8]
  • «La vanidad hace siempre traición a nuestra prudencia y aún a nuestro interés».
    • Fuente: Pensamientos. Jacinto Benavente. Editorial Hernando, 1931. Página 49.
  • « No hay nada que desespere tanto como ver mal interpretados nuestros sentimientos».
    • Fuente: Pensamientos. Jacinto Benavente. Editorial Hernando, 1931. Página 140.
  • «Bondad, honradez parecen lo mismo; pero la vida nos dice en sus lecciones que, alguna vez, por ser bueno, hay que dejar de ser honrado».
    • Fuente: Pensamientos. Jacinto Benavente. Editorial Hernando, 1931. Página 140.
  • «Las mujeres aman, frecuentemente, a quien lo merece menos; y es que las mujeres prefieren hacer limosna a dar premios».[9]
  • «Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos».[10]
  • «Los amores son como los niños recién nacidos; hasta que lloran no se saben si viven».[11]
  • «No hay sentimiento que valga; el amor es una ocupación como otra cualquiera».
    • Fuente: Teatro...: Amor de amar; Libertad!; El tren de los maridos. Volumen 6 de Teatro. Jacinto Benavente. Editorial Hernando, 1942. Página 472.
  • «Para comprender el dolor no hay inteligencia como el dolor mismo».
    • Fuente: Conferencias. Obras completas, Volumen 7. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1940. Página 113.
  • «El ser feliz es cuestión de práctica».
    • Fuente: Su amante esposa, del libro Al amor hay que mandarle al colegio: Su amante esposa; Tú, una vez, y el diablo, diez; Mater imperatrix: cuatro comedias. Colección literaria. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1951. Página 45.
  • «Si la gente nos oyera los pensamientos, pocos escaparíamos de estar encerrados por locos».
    • Fuente: El demonio fue antes angel: comedia en tres actos y en prosa. Volumen 37 de La Farsa : revista semanal de teatros. Jacinto Benavente. Editorial Rivadeneyra, 1928. Página 46.
  • «Sólo temo a mis enemigos cuando empiezan a tener razón». [12]
  • «Todos creen que tener talento es cuestión de suerte; nadie piensa que la suerte puede ser cuestión de talento».
    • Fuente: Obras completas: con una nota preliminar, Volumen 11. Jacinto Benavente. 4ª Edición. Editorial Aguilar, 1950 . Página 386.
  • «No hay nadie tan elocuente como uno mismo cuando quiere persuadirse de lo que le conviene estar persuadido».
    • Fuente: Pensamientos. Jacinto Benavente. Editorial Hernando, 1931. Página 68.
  • «Tengo observado que todos los que no pueden tolerar una mala palabra de los superiores son los que más suelen prodigarlas con los inferiores».
    • Fuente: La propia estimación: Campo de armiño. Volumen 22 de Teatro. Jacinto Benavente. 2ª edición. Editorial Suc. de Hernando, 1919. Página 24.
  • «Somos demasiado inexorables al juzgar a los demás cuando nos creemos sin culpa; solo el pecador debiera juzgar a los pecadores».
    • Fuente: Obra El mal que nos hacen. Libro Teatro, Volumen 24. Editorial F. Fé, 1924 1917. Página 48.
  • «Hay silencios discretos que hieren más que una indiscreción imprudente».
    • Fuente: Obra La ley de los hijos. Libro Teatro, Volumen 26. Jacinto Benavente. Editorial F. Fé, 1919. Página 37.
  • «Si hubiésemos de apreciar nuestra bondad por la gratitud de los favorecidos con ella, tendríamos que creer que solo habíamos hecho mal».
    • Fuente: El demonio fue antes angel: comedia en tres actos y en prosa. Volumen 37 de La Farsa : revista semanal de teatros. Jacinto Benavente. Editorial Rivadeneyra, 1928. Página 30.
  • «Cambiar los nombres, sin cambiar las cosas, es lo primero con que se engaña al pueblo en todas las revoluciones».
    • Fuente: Obra Santa Rusia. Libro Obras completas, Volumen 5. Jacinto Benavente. 2ª edición. Editorial Aguilar, 1942. Página 879.
  • «El perdón es siempre una humillación y tarde o temprano acabamos por odiar al que ha tenido algo que perdonarnos».
    • Fuente: Obra Ni al amor ni al mar. Libro Obras completas: con una nota preliminar del autor, Volumen 6. Jacinto Benavente. 4ª edición. Editorial Aguilar, 1952. Página 49.
  • «Nunca se piensa más que cuando parece no piensa uno en nada».
    • Fuente: Al fin, mujer: La honradez de la cerradura. Número 387 de Colección Austral. Jacinto Benavente. Editorial Espasa-Calpe Argentina, 1943. Página 56.
  • «El peligro del amor no está en las flechas que nos tira, sino en la venda que nos pone».
    • Fuente: Obra Nieve en mayo. Libro Obras completas, Volumen 8. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar. Página 731.
  • «La educación no es cosa de un día ni de dos... He conocido familias mal educadas hasta la quinta generación. Es la enfermedad más hereditaria».
    • Fuente: Obra Abdicación. Libro Abdicación: Divorcio de almas. Adoración; tres comedias. Colección literaria. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1950. Página 86.
  • «Lo más parecido a la mentira es el silencio, cuando se calla lo que no se quiere decir».
    • Fuente: Obra Abdicación. Libro Abdicación: Divorcio de almas. Adoración; tres comedias. Colección literaria. Jacinto Benavente. Editorial Aguilar, 1950. Página 133.

Citas sobre BenaventeEditar

  • «[Benavente es un] personaje que odié y cuyo odio manifesté reiteradamente cuando, como crítico, comentaba las obras malas que estrenaba».[13]
    • Gonzalo Torrente Ballester
    • Fuente: Durante el acto de presentación en Barcelona de su libro Quizá nos lleve el viento al infinito (Plaza y Janés, 1984).[13]

ReferenciasEditar

  1. Villamarín Pulido, Luis Alberto. Superación Personal: Tesoro de la sabiduría. Tomo I. Editor Luis Villamarin, 2015. ISBN 978-14-99301-44-1, p. 115.
  2. Obras completas, volumen 4. Jacinto Benavente. 2.ª Edición. Editorial Aguilar, p. 960.
  3. 3,0 3,1 Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013 ISBN 978-60-7311-631-2.
  4. Eusebio, Sebastián Arribas. Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 93.
  5. Mil y un pensamientos. Edición reimpresa. Editorial MAXTOR, 2006. ISBN 9788497612913, p. 112.
  6. Herrera Carles, Humberto. 1500 Frases, pensamientos para la vida. Editor Lulu.com. ISBN 9781105216565, p. 50.
  7. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4, p. 98.
  8. 8,0 8,1 Revista de estudios hispánicos, Volúmenes 1-2. Contribuidores University of Alabama. Dept. of Romance Languages, University of Alabama. Office for International Programs, Washington University (Saint Louis, Mo.). Dept. of Romance Languages. Editorial University of Alabama Press, 1967, p. 12.
  9. Guadarrama Collado, Sofía. Enigmas de los dioses del México antiguo (Edición décimo aniversario): Edición décimo aniversario. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2018. ISBN 9786073172264.
  10. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 191.
  11. Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 40.
  12. The Concise Dictionary of Foreign Quotations. Editor Anthony Lejeune. Edición reimpresa. Editorial Taylor & Francis, 2001. ISBN 9781579583415. p. 284.
  13. 13,0 13,1 Delclós, Tomàs. «Torrente Ballester describe en su última novela un robot que muere clamando al cielo.» 23 de marzo de 1984. El País. Consultado el 30 de septiembre de 2019.