Tijera

herramienta para cortar

La tijera es un «instrumento compuesto de dos hojas de acero, a manera de cuchillas de un solo filo, y por lo común con un ojo para meter los dedos al remate de cada mango, las cuales pueden girar alrededor de un eje que las traba, para cortar, al cerrarlas, lo que se pone entre ellas».[1]

Citas sobre «tijera», «tijeras», etc.Editar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «No puedo hablar por otros sitios,
    pero aquí en la Tierra tenemos una oferta bastante completa de todo.
    Aquí fabricamos sillas y tristezas,
    tijeras, ternura, transistores, violines,
    tazas de té, presas y sorpresas».
    • Texto en inglés: «I can't speak for elsewhere,
      but here on Earth we've got a fair supply of everything.
      Here we manufacture chairs and sorrows,
      scissors, tenderness, transistors, violins,
      teacups, dams and quips».[2]
    • Original en polaco: «Nie wiem jak gdzie,
      ale tutal na Ziemi jest sporo wszystkiego.
      Tutaj wytwarza się krzesła i smutki,
      nożycki, skrzypce, czułość, tranzystory,
      zapory wodne, żarty, filiżanki».[2]
    • Wisława Szymborska
    • Fuente: Primeros versos del poema Tutaj (Aquí).

Citas del QuijoteEditar

Página principal: Don Quijote
  • «A esto respondió doña Rodríguez, que se halló presente:
    — Dueñas tiene mi señora la duquesa en su servicio, que pudieran ser condesas si la fortuna quisiera, pero allá van leyes do quieren reyes; y nadie diga mal de las dueñas, y más de las antiguas y doncellas; que, aunque yo no lo soy, bien se me alcanza y se me trasluce la ventaja que hace una dueña doncella a una dueña viuda; y quien a nosotras trasquiló, las tijeras le quedaron en la mano.
    — Con todo eso —replicó Sancho—, hay tanto que trasquilar en las dueñas, según mi barbero, cuanto será mejor no menear el arroz, aunque se pegue.
    — Siempre los escuderos —respondió doña Rodríguez— son enemigos nuestros; que, como son duendes de las antesalas y nos veen a cada paso, los ratos que no rezan, que son muchos, los gastan en murmurar de nosotras, desenterrándonos los huesos y enterrándonos la fama».[3]
  • «Todo esto miraban de entre unas breñas Cardenio y el cura, y no sabían qué hacerse para juntarse con ellos; pero el cura, que era gran tracista, imaginó luego lo que harían para conseguir lo que deseaban; y fue que con unas tijeras que traía en un estuche quitó con mucha presteza la barba a Cardenio, y vistióle un capotillo pardo que él traía y diole un herreruelo negro, y él se quedó en calzas y en jubón; y quedó tan otro de lo que antes parecía Cardenio, que él mesmo no se conociera, aunque a un espejo se mirara».[3]

Refranes, etc.Editar

Página principal: Tijera (refranes)

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española. «Tijera.» Diccionario de la lengua española (edición del Tricentenario, actualización 2019). Consultado el 2 de julio de 2021.
  2. 2,0 2,1 Szymborska, Wislawa; traducido por Clare Cavanagh, Stanislaw Baranczak. Here, p. 3. Editorial Houghton Mifflin Harcourt, 2013. ISBN 978-05-4750-464-3. Consultado el 2 de julio de 2021.
  3. 3,0 3,1 Cervantes, Miguel de (2010). El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Project Gutenberg. Consultado el 3 de julio de 2021.