Cicerón

jurista, político, filósofo, escritor y orador romano
Cicerón

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Gutenberg ico.png Obras en el Proyecto Gutenberg (inglés).
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 2063 años.
Icon PD.svg

Marco Tulio Cicerón (Arpino; 3 de enero de 106 a. C.-Formia; 7 de diciembre de 43 a. C.) fue un jurista, político, filósofo, escritor y orador romano.

CitasEditar

CEditar

  • «Cuanto más alto estamos, más debemos bajarnos hacia nuestros inferiores».[2]

DEditar

  • «De hombres es equivocarse; de locos persistir en el error».[3][4]
    • Variantes: «De todos es errar; sólo del necio perseverar en el error».[5]; «De hombres es equivocarse; y de locos el permanecer en su error».[6][7]
    • Fuente: Filípicas
    • Nota: Sentencias en las que aconseja aprender de los errores cometidos. Estas sentencias fueron después recogidas por distintos autores, como San Agustín, o Fernando de Rojas.[5]
  • «Dondequiera que se esté bien, allí está la patria».[8]

EEditar

  • «El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretenda hacerse superior a las leyes».[9]
  • «El cultivo de la memoria es tan necesario como el alimento para el cuerpo».[10]
  • «El don más noble y excelente que el cielo ha concedido al hombre es la razón, y entre todos los enemigos con los que la razón tiene que luchar, el placer es el más importante».[11]
  • «El espíritu recto se regocija con el bien y sufre con el mal».[13]
  • «El estudio y la contemplación de la naturaleza es el natural alimento de la inteligencia y del corazón».[14]
  • «El hombre condena cuando no entiende».[15]
  • «El hombre no tiene enemigo peor que él mismo».[16]
  • «El que enseña el camino al que va errado, luz en su luz le enciende y a él le alumbra habiéndola comunicado».[17]
  • «El que seduce a un juez con el prestigio de su elocuencia, me parece más culpable que el que lo corrompe con dinero».[10]
    • Variante: «El que seduce a un juez con el prestigio de su elocuencia, es más culpable que el que le corrumpe con dinero».[18]
  • «El testimonio de mi conciencia es para mí de mayor precio que todos los discursos de los hombres».[19]
  • «Es la propia naturaleza la que nos impulsa a amar a los que nos han dado la vida».[21]
  • «Es preferible ser viejo menos tiempo que serlo antes de la vejez».[22]
  • «Estar contentos con lo que poseemos es la más segura y mejor de las riquezas».[23]
  • «Este es el primer precepto de la amistad; pedir a los amigos sólo lo honesto, y hacer por ellos sólo lo honesto».[24]
  • «Existe, de hecho, jueces, una ley no escrita, sino innata, la cual no hemos aprendido, heredado, leído, sino que de la misma naturaleza la hemos agarrado, exprimido, apurado, ley para la que no hemos sido educados, sino hechos; y en la que no hemos sido instruidos, sino empapados».[25]

GEditar

  • «Grave es el peso de la propia conciencia».[26]

LEditar

  • «La ley es la razón suma enclavada en la naturaleza, y que ordena lo que debe hacerse y prohíbe lo contrario».
    • Original en latín: Lex ratio summa insita in natura, quae jubet ea, quae facienda sunt, prohibetque contraria.
    • De legibus, I, 6[31]
  • «La primera ley de la amistad es pedir a los amigos cosas honradas y solo cosas honradas hacer por ellos».[27]
  • «La sed del codicioso no puede nunca extinguirse; siempre se ve atormentado por el furor de aumentar lo que posee».[32]
  • «Los placeres de un hombre de bien deben brillar, por decirlo así, con un rayo de virtud».[35]

NEditar

  • «No logran entender los hombres cuán gran renta constituye la economía».[38]

OEditar

  • «¡Oh tiempos, oh costumbres!».[40]
    • Original en latín: O tempora, o mores!
  • «Pongamos tanto cuidado en la elección de un amigo, que no empecemos jamás amando al que un día pudiéramos odiar».[41]

QEditar

  • «Que las armas cedan a la toga».
    • Original: Cedant arma togae.[42]

SEditar

  • «Seamos esclavos de las leyes para poder vivir en libertad».
    • Variante: «Somos servidores de la ley, a fin de poder ser libres».[43]
  • «Si quieres destruir la avaricia, debes destruir el lujo, que es su padre».[45]
  • «Si tienes un jardín y una biblioteca, tienes todo lo que necesitas».
    • En latín: Si hortum in bibliotheca habes, nihil deerit.
    • A Varrón, en Ad Familiares IX, 4.

TEditar

  • «Todas las cosas fingidas caen como flores marchitas, porque ninguna simulación puede durar largo tiempo».[47]

UEditar

  • «Una habitación sin libros es como un cuerpo sin alma».
    • Atribuida a Cicerón.[48]

ReferenciasEditar

  1. Villegas, María Cecilia. La verdad de una mentira: El caso de las esterilizaciones forzadas. Editorial Grupo Planeta. Perú, 2017. ISBN 9786123191931.
  2. Palomo Triguero (2013), p. 143. Consultado el 28 de abril de 2020.
  3. Palomo Triguero (2013), p. 114.
  4. D. R. C. (1858), p. 88. Consultado el 28 de abril de 2020.
  5. 5,0 5,1 Etxabe Díaz, Regino. Diccionario de refranes comentado, p. 129. Ediciones de la Torre, 2012. ISBN 978-84-7960-475-2.
  6. Palomo Triguero (2013), p. 114.
  7. D. R. C. (1858), p. 88. Consultado el 28 de abril de 2020.
  8. Palomo Triguero (2013), p. 222.
  9. Grases, Pedro. Estudios bolivarianos. Volumen 4 de Obras de Pedro Grases. Editorial Seix Barral, 1981, p. 96.
  10. 10,0 10,1 Ortega Blake, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2013 ISBN 978-60-7311-631-2.
  11. González Garrido, Salomón. Coloquio de los dioses. Miguel Angel Porrua Grupo Editorial, 1998. ISBN 9789688428689, p. 278.
  12. Palomo Triguero (2013), p. 106. Consultado el 28 de abril de 2020.
  13. Pumarega, Manuel. Frases célebres de hombres célebres. 3.ª Edición. Editorial México, 1949, p. 53.
  14. Bedoya Martínez, Jaime. El joven y el sabio: (25 lecciones de sabiduría). Editorial Guayacán, 1999. ISBN 9789968160551, p. 38.
  15. Hernández, Manuel A. (ed.). El economista, número 105. Colaborador Instituto de estudios económicos y sociales, Mexico. 1943, p. 40.
  16. Pumarega, Manuel. Frases célebres de hombres célebres. 3.ª Edición. Editorial México, 1949, p. 78.
  17. Los Oficios de Cicerón. Volumen 1 de Los oficios de Cicerón: con los diálogos de la vejez, de la amistad, las paradojas, y el sueño de Escipión. 2.ª Edición. Editor Imprenta real, 1788, p. 49.
  18. D. R. C. (1858), p. 82. Consultado el 28 de abril de 2020.
  19. Mucho en poco, ó, poca planta y mucha uva: cinco lecciones en miniatura; cabiladas por muchos, para inteligencia de no pocos.... Editor Juan Llorens, 1864. p. 272.
  20. Vico, Giambattista; (traducido y editado por Francisco J. Navarro Gómez). Obras, Volumen 1, p. 229. Edición ilustrada. Anthropos Editorial, 2002. ISBN 9788476586396.
  21. Gómez Sancho, Marcos. El duelo y el luto . Editor Manual Moderno, 2017. ISBN 9786074486698.
  22. Palomo Triguero (2013), p. 294. Consultado el 28 de abril de 2020.
  23. Flórez Lozano, José Antonio. Felicidad, salud y longevidad, p. 359. Editorial Club Universitario, 2015. ISBN 9788416479856.
  24. Jaquenod de Zsögön, Silvia. Vocabulario ambiental práctico: jurídico, técnico, etimológico, con ejercicios y ejemplos prácticos, p. 27. Librería-Editorial Dykinson, 2007. ISBN 9788498491098.
  25. Ortiz, Miguel Ángel. La inmensa minoría. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2014. ISBN 9788439729181.
  26. Zanoner, Ángela María. Frases latinas. Editorial Parkstone International, 2016. ISBN 978-16-8325-252-8.
  27. 27,0 27,1 Palomo Triguero (2013), p. 35. Consultado el 28 de abril de 2020.
  28. D. R. C. (1858), p. 78. Consultado el 28 de abril de 2020.
  29. Palomo Triguero (2013), p. 156. Consultado el 28 de abril de 2020.
  30. D. R. C. (1858), p. 134. Consultado el 28 de abril de 2020.
  31. Friedrich, Carl Joachim (1982). La filosofía del derecho, p. 50. ISBN 84-375-0224-1.
  32. D. R. C. (1858), pp. 42-43. Consultado el 28 de abril de 2020.
  33. D. R. C. (1858), p. 105. Consultado el 28 de abril de 2020.
  34. D. R. C. (1858), pp. 173-174. Consultado el 28 de abril de 2020.
  35. D. R. C. (1858), p. 182. Consultado el 28 de abril de 2020.
  36. D. R. C. (1858), p. 234. Consultado el 28 de abril de 2020.
  37. Palomo Triguero (2013), p. 78. Consultado el 28 de abril de 2020.
  38. Palomo Triguero (2013), p. 103.
  39. D. R. C. (1858), p. 101. Consultado el 28 de abril de 2020.
  40. Luckombe, Philip (en inglés). A Concise History of the Origin and Progress of Printing: With Practical..., p. 148. (1770) En Google Libros.
  41. D. R. C. (1858), p. 17. Consultado el 28 de abril de 2020.
  42. Dugan, John Richard. Making a New Man: Ciceronian Self-fashioning in the Rhetorical Works. Editorial Oxford University Press, 2005. ISBN 9780199267804, p. 63.
  43. Friedrich, Carl Joachim (1982). La filosofía del derecho, p. 57. ISBN 84-375-0224-1.
  44. Palomo Triguero (2013), p. 180. Consultado el 28 de abril de 2020.
  45. Palomo Triguero (2013), p. 47. Consultado el 28 de abril de 2020.
  46. Fuente: Foro Romano
  47. Palomo Triguero (2013), p. 136. Consultado el 28 de abril de 2020.
  48. J. M. Braude's, Speaker's Desk Book of Quips, Quotes, & Anecdotes (Jaico Pub. House, 1966), p. 52.

BibliografíaEditar

  • D. R. C. (1858). Tesoro de la sabiduria de todos los siglos y paises: sentencias, pensamientos, máximas y dichos memorables de los sabios y hombres celebres. El Libro de Oro, Madrid. En Google Libros.