Abrir menú principal

Sigmund Freud

Neurólogo austriaco, considerado el padre del psicoanálisis
Sigmund Freud
«Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla»
«Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 80 años.
Copyright maybe.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Sigmund Freud (6 de mayo de 1856, en Příbor, Moravia, Imperio austríaco (actualmente República Checa)-23 de septiembre de 1939, en Londres, Inglaterra, Reino Unido) fue un médico y neurólogo austriaco, creador del psicoanálisis.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ

AEditar

  • «A veces un puro es simplemente un puro».[1]

CEditar

  • «Cada uno de nosotros tiene a todos como mortales menos a sí mismo».[2]

DEditar

EEditar

  • «El Dios de cada persona resulta psicológicamente el padre transfigurado, es decir, nuestra experiencia vital con el padre la sublimamos y la proyectamos en la divinización paterna».[3]
  • «Existe una manera de presentar la causa propia tratando al público con tal frialdad y condescendencia que no pueda menos que notar que aquello no se hace para complacerlo. El principio debe ser siempre no hacer concesiones a quienes no tienen nada que dar pero todo que ganar de nosotros. Podemos esperar a que supliquen de rodillas, aun si tardan mucho en hacerlo».
    • Carta a un discípulo, citada en Paul Roazen, Freud y sus seguidores.

LEditar

  • «La gran pregunta que jamás ha sido contestada y a la cual todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es: ¿qué quiere una mujer?».[1]
  • "La voz del intelecto es callada, pero no ceja hasta conquistar una audiencia y, en última instancia, después de interminables repudios consigue su objetivo. Es éste uno de los pocos aspectos en los que cabe cierto optimismo sobre el futuro de la humanidad."
    • Nota: En El porvenir de una ilusión.
  • "Llamamos perversa a una práctica sexual cuando se ha renunciado a la meta de la reprodución y se persigue la ganancia del placer como meta autónoma." 1916-17, Lecciones introductorias al psicoanálisis, O.C., VI, 2319-20
  • «Lo que distingue a una sugestión de otros tipos de influencia psíquica, como una orden o la transmisión de una noticia o instrucción, es que en el caso de la sugestión se estimula en la mente de otra persona una idea cuyo origen no se examina, sino que se acepta como si hubiera brotado en forma espontánea en esa mente».[4]
  • «Los poetas y novelistas son nuestros grandes aliados y su testimonio debe ser tenido en gran estima porque ellos conocen, entre el cielo y la tierra, cosas que nuestra sabiduría no sabría ni siquiera soñar. Ellos son, en el conocimiento del alma, nuestros maestros, de nosotros hombres vulgares porque ellos abrevan en las fuentes que no son accesibles para la ciencia».[5]
    • Fuente: «El análisis del delerio y los sueños de Gradiva de Jensen» (1907)

MEditar

  • «Muy antiguas eras tienen una inmensa, y a menudo desconcertante, atracción para la imaginación de los hombres. Cada vez que ellos están insatisfechos con sus circunstancias presentes, dan la espalda al pasado y esperan ser capaces de probar la veracidad del sueño inagotable de una edad de oro. Probablemente aún estén bajo el hechizo de su infancia, presentada por su memoria, en absoluto imparcial, como un periodo de dicha ininterrumpida».[6]

NEditar

  • «No obstante, no puedo reconciliarme con la desgracia y la vulnerabilidad de la vejez, y de alguna manera estoy deseoso de que llegue esa transición a la no existencia. Pase lo que pase, soy incapaz de evitarles a mis seres queridos el dolor de la separación».
    • Original (traducido al inglés): «I nevertheless cannot reconcile myself to the wretchedness and helplessness of old age, and look forward with a kind of longing to the transition into nonexistence. Whatever happens, I am unable to spare my loved ones the pain of separation».[7]
    • Fuente: Carta de agradecimiento a Stefan Zweig, 18 de mayo de 1936.
    • Nota: Zweig y Thomas Mann, con la ocasión del 80 cumpleaños de Freud, le habían redactado un homenaje, Freud und die Zukunft (Freud y el futuro), firmado por destacados personalidades y leído por Mann en Vienna, 1936.[7]

QEditar

  • "Que nuestro intelecto es una cosa débil y dependiente, juguete e instrumento de nuestras inclinaciones pulsionales y afectos, y que todos nos vemos forzados a actuar inteligente o tontamente según lo que nos ordenan nuestras actitudes (emocionales) y resistencias internas."

TEditar

  • "Todo lo que promueva el desarrollo de una cultura que no se funde en la represión pulsional sino en una educación racional de lo pulsional trabaja también contra la guerra."

Sobre Sigmund FreudEditar

  • "Quizás la última moda cultural contra la cual uno puede argumentar sea Karl Marx. ¿Pero Freud o Rawls?. Argumentar con tales personas es concederles la premisa que ellos tratan de refutar con todo su esfuerzo: Que la Razón tiene algo que ver con sus teorías."
    • Ayn Rand, Fuente: The Ayn Rand Letter Vol. IV, No. 2 November-December 1975.
  • "Lo que hay de cierto en Freud no es nuevo, y lo que hay de nuevo en Freud no es cierto...[]...El psicoanálisis es, en el mejor de los casos, una cristalización prematura de ortodoxias espúreas; en el peor, una doctrina pseudocientífica que ha causado un daño indecible tanto a la psicología como a la psiquiatría, y que ha sido igualmente dañina para las esperanzas y aspiraciones de incontables pacientes que confiaron en sus cantos de sirena. Ha llegado la hora de tratarlo como una curiosidad histórica, y de volver a la gran tarea de construir una psicología verdaderamente científica".
  • "El doctor Freud no sólo usó cocaína él mismo, sino que también la prescribió a sus pacientes. Y de ahí sacó sus generalizaciones. La cocaína es un fuerte estimulante sexual. Ese es el motivo de que todo lo que inventó -todos esos Edipos, esfinges y esfínteres- sea relevante solamente para la dimensión mental de un paciente cuyo cerebro ha sido convertido en huevos fritos por la cocaína. En tal estado, a uno ya sólo le queda realmente un problema: Qué hacer primero, tirarse a su madre o liquidar a su padre."
  • "Freud, el Montaigne de nuestra era, nos recordó que la razón no hablaba en voz alta, pero que no descansaba hasta que se hacía oír."

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 Benítez, Luis. Sigmund Freud. El descubrimiento del inconsciente. Ediciones LEA. ISBN 9789876345644.
  2. Miralles, Francesc. Retrum 2: La nieve negra. Editorial La Galera, 2011. ISBN 9788424642990.
  3. 3,0 3,1 Freud, Sigmund. El porvenir de una ilusión. Editorial FV Éditions, 2014. ISBN 9782366688399.
  4. Greene, Robert. El arte de la seducción.
  5. Estañol, Bruno. La vocación condenada, p. 87. UNAM, 2000. ISBN 9683675964, 9789683675965. En Google Books. Consultado el 24 de septiembre de 2019.
  6. Freud, Sigmund. Obras completas, Volumen XXIII.
  7. 7,0 7,1 Freud, Sigmund; Ernst L. Freud (en inglés; traducido por Tania y James Stern). Letters of Sigmund Freud, p. 429. Courier Corporation, 1992. ISBN 0486271056, 9780486271057. En Google Books. Consultado el 20 de octubre de 2019.