Thomas Mann

escritor alemán, Premio Nobel de Literatura
Thomas Mann
«La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz»
«La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Miguel de Cervantes 2.jpg Obras en Cervantes Virtual.
Gutenberg ico.png Obras en el Proyecto Gutenberg (inglés).
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 66 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Thomas Mann (6 de junio de 1875-12 de agosto de 1955), escritor alemán nacionalizado estadounidense, premio Nobel de Literatura en 1929.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Con el tiempo, es mejor una verdad dolorosa que una mentira útil».[1]
  • «El cambio de costumbres es el único medio de que disponemos para mantenernos en vida y rejuvenecernos. Tal es el objetivo del cambio de aires y de lugar del viaje de recreo».[2]
  • «La belleza, como el dolor, hace sufrir».[3]
  • «La desdicha puede proporcionarnos una ocasión inesperada para conocer la vida».[4]
  • «La fe en valores absolutos, por ilusoria que sea, me parece una necesidad vital».[5]
  • «La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz».[6][7]
  • «Quien toma en serio a Nietzsche, quien lo toma al pie de la letra y le cree, está perdido».[8]

ReflexionesEditar

  • «Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazi-fascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor, es fascismo. Quien insiste en esta equiparación puede considerarse un demócrata, pero en verdad y en el fondo de su corazón es en realidad un fascista, y desde luego solo combatirá el fascismo de manera aparente e hipócrita, mientras deja todo su odio para el comunismo».[9][10]
  • «Nadie que volviese de la muerte podría decir que vale la pena, pues no se tiene vivencia alguna de la muerte. Salimos de las tinieblas y entramos en las tinieblas. Entre esos dos instantes hay muchas experiencias, vivencias, pero no vivimos ni el principio ni el fin, ni el nacimiento ni la muerte; ninguno de los dos tiene carácter subjetivo; en tanto procesos, caen enteramente en el terreno de lo objetivo».[11]

ReferenciasEditar

  1. Señor (1997), p. 551.
  2. Señor (1997), p. 107.
  3. Señor (1997), p. 72.
  4. Ortega (2013), p. 1144.
  5. Ortega (2013), p. 1727.
  6. Señor (1997), p. 262.
  7. Ortega (2013), p. 1987
  8. Sebreli, Juan José. El olvido de la razón. Editorial Penguin Random House Grupo Editorial Argentina, 2011. ISBN 9789500734769.
  9. Becerra, David. La Guerra Civil como moda literaria, p. 1897. Editorial Clave Intelectual, 2016. ISBN 9788494528149.
  10. Domenico Losurdo en Stalin: historia y crítica de una leyenda negra, p. 17. [referencia incompleta]
  11. Zuleta, Estanislao. Thomas Mann, La montaña mágica y la llanura prosaica, 2.ª Edición, p. 309. Hombre Nuevo Editores, 2003. [referencia incompleta]

BibliografíaEditar

  • Señor, Luis (1.ª ed. 1997/2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. ISBN 8423992543.