Remo

instrumento que sirve para impulsar las embarcaciones haciendo fuerza con él en el agua

El remo puede referirse, entre otros significados, al «instrumento en forma de pala larga y estrecha, que sirve para mover las embarcaciones haciendo palanca en el agua»[1] y, por extensión, al «deporte que consiste en recorrer una determinada distancia sobre el agua en una embarcación impulsada por medio de remos».[1] Como acción, tiene el sinónimo, boga[2] y, como verbo, bogar.[3]

Citas sobre «boga», «bogar», «remo», «remar», «remero», etc.Editar

Citas por autorEditar

Charles BaudelaireEditar

Página principal: Charles Baudelaire
  • Apenas les arrojan en la lisa cubierta,
    esos reyes del cielo, vergonzosos y torpes,
    sueltan, penosamente, sus grandes alas blancas,
    que en el costado arrastran como si fueran remos.[4]
    • Fuente: «El albatros»
  • «Cuando don Juan bajó al río subterráneo
    y una vez que hubo dado su óbolo a Caronte,
    un tétrico mendigo, como Antístenes vano,
    empuñó los dos remos con brazos vengadores».[4]

Citas del QuijoteEditar

Página principal: Don Quijote de la Mancha
  • «Era tan cruel el hijo de Barbarroja, y trataba tan mal a sus cautivos, que, así como los que venían al remo vieron que la galera Loba les iba entrando y que los alcanzaba, soltaron todos a un tiempo los remos, y asieron de su capitán, que estaba sobre el estanterol gritando que bogasen apriesa, y pasándole de banco en banco, de popa a proa, le dieron bocados, que a poco más que pasó del árbol ya había pasado su ánima al infierno: tal era, como he dicho, la crueldad con que los trataba y el odio que ellos le tenían».[5]
  • «... que yo estaba ya rescatado, y que sólo faltaba buscar algunos cristianos que bogasen el remo, me dijo que mirase yo cuáles quería traer conmigo, fuera de los rescatados, y que los tuviese hablados para el primer viernes, donde tenía determinado que fuese nuestra partida. Viendo esto, hablé a doce españoles, todos valientes hombres del remo, y de aquellos que más libremente podían salir de la ciudad; y no fue poco hallar tantos en aquella coyuntura, porque estaban veinte bajeles en corso, y se habían llevado toda la gente de remo, y éstos no se hallaran, si no fuera que su amo se quedó aquel verano sin ir en corso, a acabar una galeota que tenía en astillero».[5]
  • «... vine yo a quedar cautivo en su poder, y solo fui el triste entre tantos alegres y el cautivo entre tantos libres; porque fueron quince mil cristianos los que aquel día alcanzaron la deseada libertad, que todos venían al remo en la turquesca armada».[5]

Refranes, etc.Editar

  • «Ir de boga arrancada».[7]
    • Variante: «Partir de boga arrancada».[8]
  • «Remar agua arriba».[9]

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 Real Academia Española. «remo.» Diccionario de la lengua española (edición del Tricentenario, actualización 2019). Consultado el 17 de agosto de 2020.
  2. Real Academia Española. «boga.» Diccionario de la lengua española (edición del Tricentenario, actualización 2019). Consultado el 17 de agosto de 2020.
  3. Real Academia Española. «bogar.» Diccionario de la lengua española (edición del Tricentenario, actualización 2019). Consultado el 17 de agosto de 2020.
  4. 4,0 4,1 Baudelaire, Charles; Enrique López Castellón (edición y traducción). Obra poética completa, pp. 47, 65. Ediciones Akal, 2003. ISBN 8446014475, 9788446014478. En Google Libros. Consultado el 17 de agosto de 2020.
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Cervantes (2010).
  6. 6,0 6,1 Correas (1906), pp. 507-508. Consultado el 17 de agosto de 2020.
  7. Correas (1906), p. 541. Consultado el 17 de agosto de 2020.
  8. Correas (1906), p. 617. Consultado el 17 de agosto de 2020.
  9. Correas (1906), p. 639. Consultado el 17 de agosto de 2020.

BibliografíaEditar

  • Cervantes, Miguel de (2010). El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Project Gutenberg.
  • Correas, Gonzalo (1906). Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Madrid, Ratés. Internet Archive.