Imperio

Estado multireligioso, multicultural y multiétnico que consiguió al menos parte de su territorio por conquistas de anexión
(Redirigido desde «Emperador»)

Imperio define la «acción de imperar», la «dignidad de emperador», la «organización política del Estado regido por un emperador» o «el estado cuya forma de gobierno es un imperio».[1] También se usa en sentido figurado («imperio de los sentidos», «imperio de la mafia», etc).

Citas de imperio, imperial etc.Editar

  • «Así terminan, en general, los mayores Imperios –el romano, el español, el inglés, el estadounidense–: su partida de defunción está firmada y ellos siguen simulando que están vivos y millones se lo siguen creyendo». [2]
  • «El imperio soviético se hundió por la misma razón que se hundieron los demas imperios: era demasiado caro de mantener». [5]
  • «En un puebo libre, es más poderoso el imperio de la ley que el de los hombres».[6]
  • «Los imperios están condenados a la dispersión, como las ortodoxias y las ideologías a los cismas y escisiones».[10]
  • «Somos hoy una gota de tinta seca de la mano que escribió Imperio de la izquierda a la derecha de la geografía. Es difícil distinguir si es nuestro pasado que es nuestro futuro o nuestro futuro que es nuestro pasado».
    [Somos hoje um pingo de tinta seca da māo que escreveu Império de esquerda à direita da geografia. É dificil distinguir se o nosso passado é que é nosso futuro, ou se o nosso futuro é que o nosso passado].[11]

DigresionesEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Cada imperio en su discurso oficial ha dicho que no es como todos los demás, que sus circunstancias son especiales, que tiene la misión de iluminar, civilizar, poner orden y democracia, y que utiliza la fuerza sólo como último recurso. Y, más triste aún, siempre hay un coro de intelectuales dispuestos a decir palabras tranquilizadoras sobre imperios benignos o altruistas, como si uno no confiara en la evidencia de sus ojos viendo la destrucción y la miseria y muerte traídas por la última misión civilizadora».
    [Every single empire in its official discourse has said that it is not like all the others, that its circumstances are special, that it has a mission to enlighten, civilize, bring order and democracy, and that it uses force only as a last resort. And, sadder still, there always is a chorus of willing intellectuals to say calming words about benign or altruistic empires, as if one shouldn't trust the evidence of one's eyes watching the destruction and the misery and death brought by the latest mission civilizatrice].[12]
    • Edward Said
  • «Desde 1605 hasta acá las cosas han cambiado mucho. El vasto imperio en cuyos dominios, según la antigua frase europea, no se ponía el sol, se desmembró. Cayeron los formidables tercios en Rocroy; se perdió el prestigio, la fuerza y el territorio. Separose Portugal, se emancipó Flandes, se sublevó Nápoles; más tarde se perdieron las Américas; otras nacionalidades y otras razas sucedieron a la nuestra en la siempre cara presidencia de los asuntos del mundo, y diplomática lo mismo que geográficamente, nos hemos quedado en un rincón de la tierra. ¡Y hay todavía quien hable de preponderancia y de banderas iluminadas por un perpetuo sol! Ya se pone, ya se pone...».[13]
  • «El cristianismo, con su fuerte énfasis en la unidad bajo un solo Dios (un énfasis que comparte con el Islam), puede parecer un aliado casi natural del imperio, a menos que, por supuesto, la dimensión profético crítica de la tradición bíblica en que elJesús de los sinópticos es ciertamente representado, se permita ser escuchada. Pero a medida que la historia de la cristología en Occidente demuestra fácilmente, después del establecimiento del cristianismo, el oficio profético de Cristo, basado no sólo en la enseñanza de Jesús, sino más aún en su sufrimiento a manos del poder, fue definitivamente suavizado en favor de sus ministerios sacerdotales y reales. ¡Pueblos triunfantes, pueblos exitosos, pueblos poseedores, imperios!, no quieren que criminales crucificados sean su principal símbolo cultual, especialmente cuando ellos mismos son los crucificadores, ¡como regularmente son!».
    [Christianity, with its strong emphasis on unity under one God (an emphasis that it shares with Islam), can seem an almost natural ally of empire—unless, of course, the prophetic-critical dimension of the biblical tradition, which the Jesus of the synoptics certainly represented, is allowed a hearing. But as the history of Christology in the West easily demonstrates, after the establishment of Christianity, the prophetic office of the Christ, based not only on Jesus’ teaching but (even more so) on his suffering at the hands of power, was definitely subdued in favor of his priestly and kingly offices. Triumphant peoples, successful peoples, possessing peoples—empires!—do not want crucified criminals as their chief cultic symbol, especially not when they themselves are the crucifiers ... as they regularly are!].[14][15]
    • Douglas John Hall
  • «El fascio no es una partida de la porra, como creen en España los radical-imbeciloides, ni un régimen de extrema-derecha. Es un afán imperial de universalidad en su más vertical y horizontal sentido ecuménico».[16]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. DLE. RAE.
  2. El imperio del Centro. Publicado en El País del 2023-01-07.
  3. D. R. C. (1858), p. 21. Consultado el 22 de febrero de 2020.
  4. En "Intelectuales y obreros", El Sol, septiembre de 1920. Machado, Antonio (1968 (2.ª ed.). Los complementarios. (Selección de Guillermo de Torre). Losada. p. 152. 
  5. Albaigès (1997), p. 394.
  6. Señor (1997), p. 129.
  7. Bécquer, Gustavo Adolfo. Obras de Gustavo A. Bécquer. Madrid, Librería Universal de J. A. Fernando Fe, 1877. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 22 de enero de 2020. En El caudillo de la manos rojas (Canto segundo, VII).
  8. Ortega (2013), p. 3854.
  9. Señor (1997), p. 489.
  10. Albaigès (1997), p. 156.
  11. Ecolalia Interior, Pessoa por Joel Serrāo (ed.). Sobre Portugal. Lisboa, Ática, 1978, p. 79. Citado por Gray de Castro, Mariana en Fernando Pessoa's Modernity Without Frontiers: Influences, Dialogues, Responses, . p. 115. Tamesis Books, 2013. En Google Libros. Consultado el 30 de enero de 2021.
  12. Said, Edward W. Orientalism, p. XXI. Knopf Doubleday Publishing Group, 2014. ISBN 9780804153867.
  13. Crónica de la Quincena, 15 de abril de 1872, núm. 55. Citado por Wright, Chad C. (en inglés). «Imagery of light and darkness in La de Bringas». Nota 6. Anales galdosianos. Año XIII, 1978. CVC. Consultado el 23 de junio de 2021
  14. Wiley, Charles A.; Sheldon W. Sorge, Barry A. Ensign-George (colaborador Joseph D. Small). Theology in Service of the Church: Essays in Honor of Joseph D. Small, p. 111. Geneva Press, 2008. ISBN 9780664502973.
  15. Where in the World Are We? enero de 2006 Princeton Lectures on Youth, Church, and Culture
  16. "Todas las máscaras de Valle-Inclán", en El País.2015/04/06

BibliografíaEditar

  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. (En Google Books.)

Enlaces externosEditar