Abrir menú principal

Ramón María del Valle-Inclán

escritor español
Ramón María del Valle-Inclán
«Quien sabe del pasado sabe del porvenir»
«Quien sabe del pasado sabe del porvenir»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikisource-logo.svg Obras en Wikisource.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 83 años.
Icon PD.svg Hay una gran probabilidad de que hayan entrado en el dominio público en la mayoría de los países.

Ramón María del Valle-Inclán (Vilanova de Arousa, Pontevedra; 28 de octubre de 1866-Santiago de Compostela, A Coruña; 5 de enero de 1936), dramaturgo, poeta y novelista español.

CitasEditar

De Luces de BohemiaEditar

  • «Las imágenes más bellas son absurdas en un espejo cóncavo».
  • «Quien sabe del pasado sabe del porvenir».
  • «La tragedia nuestra, no es tragedia. —¡Pues algo será! —¡El Esperpento!».
  • «Soy lo que me han hecho las leyes. Yo soy el dolor de un mal sueño».
  • «La miseria del pueblo español, la gran miseria moral, está en su chabacana sensibilidad ante los enigmas de la vida y la muerte».
  • «El ciego se entera mejor de las cosas del mundo, los ojos son unos ilusionados embusteros».

Otras citasEditar

  • «Lo mismo da triunfar que hacer gloriosa la derrota».
    • Fuente: Sonata de estío.
  • «Yo hallé siempre más bella la majestad caída que sentada en el trono».
    • Fuente: Sonata de invierno.
  • «El fascio no es una partida de la porra, como creen en España los radical-imbeciloides, ni un régimen de extrema-derecha. Es un afán imperial de universalidad en su más vertical y horizontal sentido ecuménico».[1]
  • «No quiero a mi lado ni cura discreto, ni fraile humilde, ni jesuita sabiondo».[sin fuentes]
  • «Los españoles han echado al último Borbón no por rey, sino por ladrón».[sin fuentes]
    • Nota: Pronunciado antes de morir, refiriéndose a su entierro.

Citas sobre Valle-InclánEditar

  • «Como criterio heredado de otros tiempos, la Academia no aceptaba a gentes de conducta un tanto fuera de lo normal (la Academia es una institución humana, histórica, y, por tanto, participa de las cualidades de la vida humana y de la circunstancia histórica, y pobre de ella si así no fuera), y por eso quizá no entró Ramón del Valle Inclán, hombre al que le gustaba la vida ruidosa, estrafalaria, divorciado de su mujer en una España obsesa con los valores tradicionales de la familia. Pero eso no obsta para que la Academia haya admirado y siga admirando la tarea de ese escritor incomparable, e incluso ha habido académico posterior que dedicó su discurso de entrada a analizar, públicamente, la obra más escandalosa de Ramón del Valle Inclán».[2]
    • Alonso Zamora Vicente
    • Fuente: «II. La Real Academia Española.» Al trasluz de la lengua actual. Editorial Universidad Complutense, 1988.

ReferenciasEditar

  1. «Todas las máscaras de Valle-Inclán.» El País. Consultado el 18 de julio de 2018.
  2. Zamora Vicente, Alonso. «II. La Real Academia Española.» Al trasluz de la lengua actual. Editorial Universidad Complutense, 1988. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 26 de octubre de 2019.