Abrir menú principal

Corpus Barga

Periodista, memorialista y escritor español (1887-1975)
Corpus Barga
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 44 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Corpus Barga (Madrid, 9 de junio de 1887-Lima, 8 de agosto de 1975). Periodista y memorialista español exiliado que vivió amplios periodos de su vida en París y Lima,[1] donde fue director del Instituto de Periodismo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En 1974 se le concedió el Premio de la Crítica de narrativa en castellano.[2]

CitasEditar

  • «De Velázquez, el gran paisajista, el trazo quizá más ejemplar de su pintura, la espalda de la Venus del espejo, es un paisaje de la carne.».
    • Fuente: Fuegos fugitivos, página 186.[3]
  • «El señorito es un producto indígena español, y su carácter fundamental es que en él todo es banal, todo es anécdota, nada es esencia. Es un hombre fácil, voluble y tarambana. Es una señorita en libertad».
    • Fuente: Paseos por Madrid, página 29.[4]
  • «Esos cuentos se reducían para mi, a uno solo (de los otros no me acuerdo), el del soldado de plomo, que no sé si se llama así, no he querido volver a leerlo para que no pierda en mi imaginación el polvo de la mariposa, que conserva todavía, al cabo de los años».
    • Fuente: Los pasos contados, página 372.[5]
  • «La cara no es el espejo del alma, es el espejo del paisaje».
    • Fuente: Paseos por Madrid, página 61.[4]
  • «Las vidas que realizan su destino lo realizan por todas las vidas frustradas que lo hubieran realizado y a las cuales solo les ha faltado para realizarlo las circunstancias ».
    • Fuente: Los pasos contados, página 365.[6]
  • «La vitalidad de los pocos años es sorda a las lecciones de la experiencia, cual se expresan los que creen que la vida es un sistema pedagógico, como si los años por ser muchos nos enseñaran algo, y la ciencia no fuese una invención constante, descubrimiento constante, perpetua juventud».
    • Fuente: Los pasos contados, página 368.[7]
  • «Los medios que nos traen las cosas a donde estamos sentados nos hacen andar con la cabeza. Y con las manos».
    • Fuente: Fuegos fugitivos, página 20.[3]
  • «Hacer la guerra civil desde la oposición puede ser una fuerza, tener que hacerla desde el gobierno es una debilidad».
    • Fuente: Viajes por Italia. Página 29.[8]
  • «Las revoluciones se adaptan poniendo boca arriba lo que estaba boca abajo».
    • Fuente: "Los pasos Contados", página 326.[1]
  • «Lo único que le falta a Mussolini, físicamente, es nariz».
    • Fuente: Viajes por Italia, página 237.[8]
  • «Unamuno es el caso del autor inquieto en sus pensamientos y muy quieto, sentado en sus imaginaciones».
    • Fuente: Fuegos fugitivos, página 45.[3]

Citas sobre MadridEditar

  • «Madrid no es Florencia ni París pero de Las Vistillas a la montaña del Príncipe Pío, tiene abierto el costado a una naturaleza que ha visto todo el mundo con los ojos de Velázquez».
  • «Madrid estaba de tal manera repartido por los cafés que casi con exactitud se podía localizar a un escritor en unos minutos».
    • Fuente: Paseos por Madrid, página 94.[4]
  • «La belleza de Madrid está en sus plazas y en su cielo, que parece una plaza monumental».
    • Fuente: Paseos por Madrid, página 64.[4]
  • La plaza más bella y moderna de Madrid es indudablemente la de Neptuno (como soy madrileño no sé si se llama de Cánovas o de Castelar). A ella dan afortunadamente el Museo del Prado y los grandes hoteles.
    • «La plaza más bella de Madrid», artículo publicado en Luz, 27 de abril de 1932.[4]
    • Fuente: Paseos por Madrid, páginas 81 y 168.[4]
  • «Las nubes de Madrid son majas y se mirarían más desnudas en su espejo de agua».
    • Fuente: Paseos por Madrid, página 49.[4]
  • «En Madrid hay muy mala educación, pero lo que se educa peor es el oído. Mientras se cultive el ruido callejero es inútil el Conservatorio de Música y Declamación».
    • Fuente: Paseos por Madrid, página 69.[4]

Citas sobre Corpus BargaEditar

  • «... la prosa divagatoria de Corpus Barga, llena de meandros, anécdotas, lirismo, es de una gran modernidad. Quizá sea él por lo directo y complicado a la vez, el más moderno y vigente de nuestros viejos escritores».

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 Barga, Corpus: Los pasos contados (1). Estudio preliminar de Gregorio Coloma Escoin. Alianza Editorial, 1979; ISBN 8420639974. Prólogo, páginas=I-XVI.
  2. Álamo Triana, Isabel del: Corpus Barga, el cronista de su siglo. Servicio de Publicaciones; de la Universidad de Alicante. ISBN 84-7908-635-1.[1] enlace en unirioja. Consultado en enero de 2018.
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 Corpus Barga. Fuegos fugitivos: antología de artículos de Corpus Barga, 1949-1964 (edición de Manuel Velázquez Castro). UNMSM, 2003. ISBN 9972462293. [2]
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 4,7 Barga, Corpus. Paseos por Madrid (selección y notas de Arturo Ramoneda). Alianza Editorial, 2012. ISBN 9788420673011.
  5. Barga (2002), p. 372
  6. Barga (2002), p. 365
  7. Barga (2002), p. 368
  8. 8,0 8,1 Barga, Corpus. Viajes por Italia. Editorial Renacimiento, 2003. ISBN 8484721116.
  9. “Corpus Barga”, artículo de Luis Carandell en El País (23 de junio de 2002).

BibliografíaEditar

  • Barga, Corpus (2002). Los pasos contados. Comunidad de Madrid y Visor Libros.  ISBN 8475228089