Alejandro Casona

dramaturgo español
Alejandro Casona
«No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa»
«No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 58 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Alejandro Casona (Besullo, Cangas del Narcea, Asturias, 23 de marzo de 1903-Madrid, 17 de septiembre de 1965) fue un dramaturgo y poeta español encuadrado en la Generación del 27, que vivió exiliado en México y Argentina entre 1937-1962.[1]

CitasEditar

  • «El buen maestro no se limita a decir a la juventud lo que hay que hacer: lo hace delante de ella, como el pájaro-madre vuela para enseñar a volar».[2]
  • «No es más fuerte la razón porque se diga a gritos». [3]

En su obra teatralEditar

Otra vez el diablo (1935)

  • «¿Qué va a saber un médico? Los médicos no saben más que lo que les vamos enseñando los enfermos».[4]
  • «Siempre es agradable cambiar de amo; da una sensación de libertad...».[5]

Nuestra Natacha (1935)

  • «Vivir es trabajar para el mundo. ¿Qué importa lo que queda atrás? ¡La vida empieza todos los días!» [6]

Prohibido suicidarse en primavera (1937)

  • «El llanto es tan saludable como el sudor, y más poético. Hay que aplicarlo siempre que sea posible como la medicina antigua aplicaba la sangría».[7]
  • «Las novelas nunca las han escrito más que los que son incapaces de vivirlas».[8] [9]
  • «No le pida nunca nada a la vida. Espere..., y algún día la vida le dará una sorpresa maravillosa».[10]
  • «Si eres feliz, escóndete. No se puede andar cargado de joyas por un barrio de mendigos. ¡No se puede pasear una felicidad como la vuestra por un mundo de desgraciados!».[11][12]
  • «Yo me he acercado a la muerte, y he visto ya que no resuelve nada; que todos los problemas hay que resolverlos en pie.».[13][14]

La dama del alba (1944)

  • «La belleza es la otra forma de la verdad».[15] [16]
  • «No hablar de una cosa no quiere decir que no se sienta».[17]
  • «Si te hubieran robado un tesoro y encontraras otro, no volverías a esconderlo en el mismo sitio». [18]
  • «Vale más sembrar una cosecha nueva que llorar por la que se perdió».[19]

La barca sin pescador (1945)

  • «¡Calma! ¡No vas a tener más razón por levantar la voz!».[20]

Los árboles mueren de pie (1949)

Cita compartida con María de MaeztuEditar

  • «Es verdad el dicho antiguo de que la letra con sangre entra, pero no ha de ser con la del niño, sino con la del maestro».[25] En muchas ocasiones se atribuye también a Casona: «La letra con sangre entra... pero con sangre del maestro».[26]

Citas sobre Alejandro CasonaEditar

  • «Alejandro Casona escribe un teatro un tanto misterioso –a la asturiana–, como le corresponde».

ReferenciasEditar

  1. J.R. Richart: "Alejandro Casona: exilio y literatura". ‎2006. En línea en Dialnet.
  2. Díaz Castañón, Carmen. Alejandro Casona. Oviedo: Biblioteca Caja de Ahorros de Asturias, 1990, página 107.
  3. Dicho por Sancho Panza en el Retablo jovial, breve pieza teatral de Casona homenajeando El Quijote. Varias ediciones en línea en Google Libros. Ver: Retablo jovial. Ed. Edaf, 1983, pág. 61. ISBN 9788471668981.
  4. Jornada II Escena III. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 363.
  5. Jornada III, Escena IV. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 382.
  6. Nuestra Natacha. Acto I. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 424.
  7. Acto I. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 476.
  8. Albaigès (1997), p. 58.
  9. Prohibido suicidarse en primavera. Acto III. Obras completas Tomo I. (Aguilar, 1969), p. 530.
  10. Prohibido suicidarse en primavera. Acto III. Obras completas Tomo I. (Aguilar, 1969), p. 481.
  11. Señor (1997), p.237.
  12. Acto II, Obras completas Tomo I. (Aguilar, 1969), p. 513.
  13. Prohibido suicidarse en primavera. Acto III. Obras completas Tomo I. (Aguilar, 1969), p. 519.
  14. Albaigès (1997), p. 417.
  15. Señor (1997), p. 14.
  16. La dama del alba. Acto IV. Obras completas Tomo I. (Aguilar, 1969), p. 825.
  17. La dama del alba. Acto I., Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 762.
  18. La dama del alba. Acto III. Obras completas Tomo I. (Aguilar, 1969), p. 791.
  19. La dama del alba. Acto I., Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 764.
  20. La barca sin pescador. Acto III. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 882.
  21. Albaigès (1997), p. 439.
  22. Los árboles mueren de pie. Acto III, Cuadro I. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 1025.
  23. Señor (1997), p. 14
  24. Los árboles mueren de pie. Acto I. Obras completas Tomo I (Aguilar, 1969), p. 985.
  25. Paradoja recogida por María de Maeztu, y pronunciada por ella en la Universidad de Oviedo hacia 1903. Menciones en GLibros.
  26. Citada por Carmen Díaz Castañón en su libro Alejandro Casona. Oviedo: Biblioteca Caja de Ahorros de Asturias, 1990, página 106. La propia biografa de Casona explica que esta paradoja ya había sido enunciada antes por María de Maeztu.