Thornton Wilder
«Oh, tierra, eres demasiado maravillosa para que alguien te entienda».
«Oh, tierra, eres demasiado maravillosa para que alguien te entienda».
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 45 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Thornton Niven Wilder (1897 - 1975) fue un dramaturgo y novelista estadounidense.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «Cuando se está en guerra piensas en una vida mejor; cuando llega la paz piensas en una vida más cómoda».[1]
    • Fuente: The Skin of Our Teeth (La piel de nuestros dientes), 1942.
  • «[...] solo podemos decir que estamos vivos en esos momentos en que nuestros corazones son conscientes de nuestros tesoros; porque nuestros corazones no son lo suficientemente fuertes como para amar cada momento». [We can only be said to be alive in those moments when our hearts are conscious of our treasures; for our hearts are not strong enough to love every moment] [2]
  • «El amor es la única manifestación de la divinidad y es en él, aun traicionado, donde debemos buscar la clave de nuestra existencia».[3]
  • «El futuro es el lujo más caro del mundo». [4]
    • Fuente: The Matchmaker (La casamentera), 1954.
  • «El matrimonio es un truco para hacer creer a una chica de la limpieza que es un ama de llaves». [5]
    • Fuente: The Merchant of Yonkers (El comerciante de Yonkers), 1939.
  • «Es difícil dejar de convertirse en la persona que los demás creen que uno es».[6]
  • «La historia es el recuerdo de repetidos fracasos del hombre por desembarazarse de su incorregible naturaleza».[7]
    • Fuente: The Eighth Day, 1967.[8]
  • «Las peleas son la mejor parte de la vida matrimonial. El resto es simplemente ‘así así’». [10]
    • Fuente: The Merchant of Yonkers (El comerciante de Yonkers), 1939.
  • «Las religiones son meras vestiduras, muy mal cortadas, de la fe.».[11]
    • Fuente: The Eighth Day, 1967.[12]
  • «La vida es una cosa ambigua, una nube flotante, algo que no es blanco ni negro, sino eternamente gris». [13]
  • «Los grandes momentos de la vida vienen por sí solos. No tiene sentido esperarlos».[14]
  • «Llega un momento en la vida de cada cual en que se ha de decidir si se vive entre los seres humanos o no..., si se es un loco entre locos o un loco solitario».[15]
    • Fuente: The Matchmaker (1954).
  • «Oh, tierra, eres demasiado maravillosa para que alguien te entienda». [Oh, earth, you're too wonderful for anybody to realize you.] [16]
  • «Siempre me ha costado ser condescendiente con quienes se desprecian o condenan a sí mismos». [17]
  • «Solo dos soledades existen en el mundo: la de los grandes jefes y la de los grandes poetas». [18]

ReferenciasEditar

  1. Albaigès Olivart (1997), p. 345
  2. Konkle, Lincoln. Thornton Wilder and the Puritan Narrative Tradition. University of Missouri Press, 2006. ISBN 9780826264978. En google libros. Consultado el 4 de diciembre de 2019.
  3. Ortega Blake (2013), p. .
  4. Albaigès Olivart e Hipólito (1997), p. 145.
  5. Albaigès Olivart (1997), p. 462.
  6. Albaigès Olivart (1997), p. 405.
  7. Albaigès Olivart (1997), p. 155.
  8. Traducc. El octavo día, Aguilar 1971.
  9. Ortega Blake (2013), p. 1667.
  10. Albaigès Olivart (1997), p. 462.
  11. Albaigès Olivart (1997), p. 413.
  12. Traducc. El octavo día, Aguilar 1971.
  13. Albaigès Olivart (1997), p. 587.
  14. Albaigès Olivart (1997), p. 408.
  15. Albaigès Olivart e Hipólito (1997), p. 103.
  16. Thornton Wilder in Collaboration: Collected Essays on His Drama and Fiction. Editores Jackson R. Bryer, Judith P. Hallett, Edyta K. Oczkowicz. Cambridge Scholars Publishing, 2018. ISBN 9781527523647. Página 168. En google books. Consultado el 4 de diciembre de 2019.
  17. Albaigès Olivart (1997), p. 308.
  18. Albaigès Olivart (1997), p. 556.

BibliografíaEditar