Mar de lágrimas

Mar de lágrimas es una expresión en forma de símil, usada como cliché de uso ya antiguo y luego melodramático.[1]

Citas o menciones relevantesEditar

  • «El niñito, hecho un mar de lágrimas, quedó por mamar».[1]
  • «La pobrecilla rompió a llorar, hecha un mar de lágrimas. El capitán asistente acudió enseguida a su lado. –“¡Mami, mami, ángel mío, ya está bien, ya está bien! No estás sola. ¡Todo el mundo te quiere, todo el mundo te adora!”».
  • «Llora un mar de lágrimas la Magdalena para poder salir del abismo de sus culpas».[1]
  • «Mas no pudo la presa del sufrimiento resistir un mar de lágrimas que le reventó de los ojos».[1]
    • Mateo Alemán
    • Fuente: Primera parte de Guzmán de Alfarache (1599).
  • «Si en lugar de decir que una viuda estaba hecha un mar de lágrimas dijésemos que estaba como un mar de lágrimas, no sólo emplearíamos un giro inusitado sino que la expresión habría perdido toda su fuerza».[1]
    • Julio Casares
    • Fuente: Introducción a la lexicografía española, 1950.

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 Carbonell (2006), pp. 293-4
  2. En línea: 2013.

BibliografíaEditar

  • Carbonell Basset, Delfín (2006). Diccionario de clichés. Manual-guía de la principal y actual fraseología tópica castellana. Serbal.  ISBN 8476284888.