Venus

Diosa romana de la belleza y el amor erótico

Venus (diosa), diosa de la mitología romana por reflejo de la Afrodita griega.[1]

«Los únicos brazos entre los cuales nos resignaríamos a pasar la vida son los brazos de las Venus que han perdido los brazos».
Oliverio Girondo

CitasEditar

  • «La idea de Venus como diosa de la moderación puede parecer mitológicamente rara. Pero cuando Pico della Mirandola la definió como duente de “debiti temperamenti” y la llamó diosa de concordis y armonía, estaba siguiendo casi literalmente a Plutarco. El concepto de una Venus beneficiosa, pacífica y cuidadosa fue una de las más refrescantes paradojas del neoplatonismo».[2]
  • «Los únicos brazos entre los cuales nos resignaríamos a pasar la vida son los brazos de las Venus que han perdido los brazos».[3]
  • «-Mamíferos son coles. Vidita, no te me hagas sabia. El mayor encanto de la mujer es la ignorancia. Dime que el sol es una tinaja llena de lumbre; dime que el mundo es una plaza grande y te querré más. Cada disparate te hará subir un grado en el escalafón de la belleza. Sostén que tres y dos son ocho, y superarás a Venus».[4]

Citas poéticasEditar

  • «Al sol tenderá la playa
    sus soledades de arena.
    Venus, no nacida, yace.
    La tierra y el mar la esperan».[5][6]
  • «En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía,
    como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín».[7]
  • «Venus de quince años, duerme, confiada, en la arena. Soledad de playa. Ahora se despereza y, levantándose, camina, lenta, hacia la orilla. Aunque en la calma tormentosa de plomo el mar no intenta ni una ola y el aire pesa como un muerto sobre el pecho detenido de la mañana, ya los céfiros vuelan hinchando las mejillas, la espuma musical se alza y se retuerce en caracoles blancos y el espacio agitado aletea invisible cendales de colores. Venus de quince años, perfecta nadadora, desaparece bajo el agua, naciendo al viento nuevamente, como la vez primera, sobre una concha de oro pálido, que la transporta, erguida, a través de la gracia del rítmico oleaje».[9]

Proverbios, refranes y dichosEditar

  • «Venus duerme, si Marte vela; si Marte duerme, Venus vela».[11]

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española. «Venus.» DLE.
  2. Revilla, Federico: Diccionario de iconografía. Ed. Cátedra, (1990), p. 379 (citando a Wind). ISBN 8437609291.
  3. Ruiz Otero, Silvia. Manual para un taller de expresión escrita, p. 74. Editorial Universidad Iberoamericana, 1997. ISBN 9789688592663.
  4. Pérez Galdós, Benito. La desheredada, p. 75. Madrid, Librería de Perlado, Páez y Cª, 1909. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 14 de junio de 2021.
  5. Cernuda, Luis (1925). Perfil del aire. 
  6. El nacimiento de Venus en poetas españoles de vanguardia. Estudio de Andrés Ortega Garrido, en el n.º 47 de la revista 'Espéculo' de la UCM. pdf ucm Ver: 6. "Años 20 y 30: primeros libros y primeros ecos del mito. Consolidación del grupo".
  7. Schulman, Iván A.; Evelyn Picon (1999). Poesía modernista hispanoamericana y española: antología. La Editorial UPR. p. 89. ISBN 0847703487. 
  8. En Azul, 1890.
  9. Ver: "5. Venus nace en la playa contemporánea: un tratamiento especial del mito".
  10. Poesía 1939-1963. Aguilar, 1988; p. 455.
  11. Correas (1906), p. 433.

BibliografíaEditar

  • Albaigès, Josep María (1997). Un siglo de citas. Planeta. ISBN 8423992543. 
  • Correas, Gonzalo (1906). Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Ratés.  En Google Libros.

Enlaces externosEditar