Abrir menú principal

Un piropo es un comentario ocurrente, elogioso, e incluso poético, frecuentemente humorístico o insinuador, y que le hace una persona a otra. Tradicionalmente se dirigía del varón a la mujer, y la mínima expresión ha sido el silbido admirativo.

PiroposEditar

  • «¿Qué hace una estrella volando tan bajito?».
  • «Quisiera ser chocolate para derretirme en tu boca».
  • «Qué distraídos están en el cielo que los ángeles se escapan».
  • «Flaca, tírame un hueso».
  • «Chaparrita, cuerpo de uva, ya llegó tu vino blanco».
  • «¡Cuántas curvas y yo sin frenos!»
  • «Quién fuera bizco para verte dos veces».
  • «Si eres casada, ¡no soy celoso!».
  • «Si así está el caminito, ¡cómo estará el pueblito!».
  • «¡Bendita sea la madre de la oveja que dio la lana para la capa del cura que te bautizó!»

Piropos referidosEditar

  • «...recuerdo que el piropo más hermoso que he recibido en mi vida fue de un carbonero que había en la esquina de mi calle, que el tío estaba todo tiznado pero que tenía unos ojos verdes que eran una maravilla. Un día le dijo a mi madre al verme pasar: "Señora, su hija es el viento"».

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar