Carmen Conde

maestra, poetisa y narradora española
Carmen Conde
«La poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano»
«La poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 24 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Carmen Conde Abellán (Cartagena, 15 de agosto de 1907-Madrid, 8 de enero de 1996)​ fue una poeta, dramaturga, ensayista y maestra española, primera mujer admitida como académica de número en la Real Academia Española, en 1979.

CitasEditar

  • «Con gestos vas gastando la noche de tu cuerpo, y ya te trasparentó; soy tú para la vida. No se acaban tus ojos; son los otros los ciegos. No te juntan a mí; nadie sabe que es tuya esta mortal ausencia que se duerme en mi boca cuando clama la voz en desiertos de llanto».[1]
  • «¿La Universidad Popular?... Durante cinco años trabajamos auxiliados por otros compañeros y amigos de la ciudad. Catedráticos de España que venían graciosamente sólo porque les gustaba lo que hacíamos por la cultura popular».[3]
  • «No pienso ni deseo; desligada contemplo
    cómo se me van las noches
    de mis ojos abiertos».[4]
  • «... recuerdo que el piropo más hermoso que he recibido en mi vida fue de un carbonero que había en la esquina de mi calle, que el tío estaba todo tiznado pero que tenía unos ojos verdes que eran una maravilla. Un día le dijo a mi madre al verme pasar: "Señora, su hija es el viento"».[5]
  • «Yo me rebelé siempre contra la guerra civil, absolutamente siempre, y me seguiré rebelando contra todas las guerras, porque yo soy enemiga de la muerte violenta por medio de armas. Con la palabra hay suficiente para entenderse la gente o para no entenderse. Sí puedo decir que desde 1936 soy otra persona, otra mujer. (...) Tampoco soy la misma mujer que acabó la guerra en 1939. (...) No he tenido nunca deseo de ninguna venganza. El que ha hecho lo que creía que tenía que hacer allá él con su conciencia, como yo con la mía. Tenemos todos un juez y a él iremos todos».[6]

ReferenciasEditar