Los miserables

Novela realista, épica y romántica, un himno al amor y cumbre del romanticismo francés
'Los miserables'

Título original 'Les Misérables'
Autor Víctor Hugo
Publicación 1862 (hace 158 años)
Idioma Francés


Los miserables es una novela del escritor francés Víctor Hugo.

CitasEditar

Primera parte: FantinaEditar

  • «Lo que de los hombres se dice, verdadero o falso, ocupa tanto lugar en su destino, y sobre todo en su vida, como lo que hacen».
    • Libro 1 "Un justo". capítulo I "Monseñor Myriel".[1]
  • «Es mal conductor del género humano el que es ateo».[C'est un mauvais conducteur du genre humain que celui qui est athée].[2]
    • Libro 1; capítulo I (X).[3]
  • «Ciertas personas son malas únicamente por necesidad de hablar. Su palabra necesita mucho combustible y el combustible es el prójimo».
    • Libro 5; capítulo VII.
  • «En vano tallamos lo mejor posible ese tronco misterioso que es nuestra vida; la veta negra del destino aparecerá siempre».
    • Libro 6; capítulo I.
  • «El presidio hace al presidiario».
    • Libro 7; capítulo V.

Segunda parte: CosetteEditar

  • "Hay en este mundo dos seres que notan la misma sacudida hondísima: la madre que vuelve a encontrar a su hijo y el tigre que vuelve a encontrar a su presa."
    • Libro 5; capítulo VI.

Tercera parte: MariusEditar

  • «La vida, el sufrimiento, la soledad, el abandono, la pobreza, son campos de batalla que tienen sus propios héroes; héroes obscuros, a veces más grandes que los héroes ilustres».

Cuarta parte: Idilio y epopeyaEditar

  • «No hay nada más peligroso que la interrupción del trabajo, porque es una costumbre que se pierde. Costumbre fácil de perder y difícil de volver a adquirir».
    • Libro 2; capítulo I.
  • «Los que padecéis porque amáis, amad más aún. Morir de amor es vivir».[5]
    • Libro 3; capítulo II.
  • "Es un error creer que la pasión, cuando es feliz, conduce al hombre a un estado de perfección; lo conduce, simplemente, al estado de olvido.
    • Libro 4; capítulo IV.
  • «Es una extraña pretensión del hombre querer que el amor conduzca a alguna parte».
    • Libro 4; capítulo VI.
  • «El hombre es más profundo que el pueblo».
    • Libro 6; capítulo VI.

Quinta parte: Jean ValjeanEditar

  • «Hay siempre en el pensamiento cierta cantidad de rebelión interior».
    • Libro 3; Capítulo I.
  • «El primer paso no es nada; el último es el difícil».
    • Libro 5; capítulo III.
  • «¡Qué terrible es ser feliz! Está uno tan contento, y eso le basta, como si la única meta en la vida fuera ser feliz, y se olvida de la verdadera, que es el deber».
    • Libro 8; capítulo I.
  • «¡Es grata la vida en compañía de las personas que uno quiere, darles los buenos días, oírse llamar en el jardín!»
    • Libro 8; capítulo V.
  • «Nada importa morir, pero no vivir es horrible».
    • Libro 8; capítulo V.

ReferenciasEditar

  1. [1]
  2. Goicoechea (1952), p. 45.
  3. Contexto: «El progreso debe creer en Dios. El bien no puede tener un servidor impío. Es mal conductor del género humano el que es ateo».
  4. Hugo, Victor. Los miserables. En línea luarna.com
  5. Señor (1997), p. 38.

BibliografíaEditar

  • Goicoechea, Cesáreo (1952). Diccionario de citas. Labor. 
  • Hugo, Victor. Los miserables. En línea, (para comprobar y cotejar citas/traducción).
  • Hugo, Victor. Los miserables. Editor R. Salvatella, 1886. Procedencia del original: Biblioteca de Cataluña. Digitalizado el 16 de marzo de 2010.