Ilya Ehrenburg

Ilya Ehrenburg
«Si una obra se separa de las ideas, de la naturaleza profunda, de los sentimientos de las generaciones futuras, pierde su fuerza de atracción»
«Si una obra se separa de las ideas, de la naturaleza profunda, de los sentimientos de las generaciones futuras, pierde su fuerza de atracción»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 54 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Ilya Ehrenburg (Kiev, Rusia, 26 de enero de 1891–Moscú, 31 de agosto de 1967) fue un escritor soviético.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

Citas de sus obrasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

Al encuentro de Chejov (1962)Editar

  • «Con raras excepciones, los proverbios mienten. Entre otros, el latino que dice: Ybu bene, ibi patria ("La patria está donde se está bien"). En realidad, la patria es también allí donde se está mal».[2]
  • «El escritor puede ser comparado al testigo de la acusación o de la defensa, puesto que, al igual que un testigo en el tribunal, percibe ciertas cosas que escapan a los demás».[3]
  • «En general es imposible proscribir, introducir o inculcar los gustos».[4]
  • «La literatura no modifica el orden establecido, pero sí a los hombres que lo establecen».[5][6]
  • «Se dice a menudo que los árboles no nos dejan ver el bosque; es también correcto decir que no se ven los árboles a causa del bosque».[7]
  • «Se dice equivocademente que “el tiempo lo cura todo”, pero las viejas llagas, a menudo, se hacen más lacerantes y no mueren más que con el hombre».[8]
  • «Si una obra se separa de las ideas, de la naturaleza profunda, de los sentimientos de las generaciones futuras, pierde su fuerza de atracción».[9]

ReferenciasEditar

  1. Señor, Luis (1.ª ed. 1997/2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. p. 55.  ISBN 8423992543.
  2. Albaigès (1997), p. 361.
  3. Albaigès (1997), p. 44.
  4. Albaigès (1997), p. 372.
  5. Albaigès (1997), p. 43.
  6. Ortega (2013), p. 2483.
  7. Albaigès (1997), p. 535.
  8. Albaigès (1997), p. 111.
  9. Albaigès (1997), p. 268.

BibliografíaEditar