Francisco Largo Caballero

político y sindicalista español, presidente del Consejo de Ministros
Francisco Largo Caballero
Fotografía de Largo Caballero
Fotografía de Largo Caballero
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 76 años.
Copyright maybe.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Francisco Largo Caballero (Madrid, 15 de octubre de 1869 – París, 23 de marzo de 1946) fue un sindicalista y político marxista español, histórico dirigente del Partido Socialista Obrero Español y de la Unión General de Trabajadores. Durante la Segunda República española fue ministro de Trabajo (1931–1933) durante su primer bienio, y presidente del Gobierno (1936–1937) ya durante la Guerra Civil.

CitasEditar

  • «Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos». [1]
    • Fuente: El Liberal, de Bilbao, 20 de enero de 1936.
  • «La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la Revolución». [1]
  • «La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas... estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia». [2]
  • «Si los socialistas son derrotados en las urnas, repito, irán a la violencia pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos». [3]
  • «Se dirá: ¡Ah esa es la dictadura del proletariado! Pero ¿es que vivimos en una democracia? Pues ¿qué hay hoy, más que una dictadura de burgueses? Se nos ataca porque vamos contra la propiedad. Efectivamente. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada. No ocultamos que vamos a la revolución social. ¿Cómo? (Una voz en el público: ‘Como en Rusia´). No nos asusta eso. Vamos, repito, hacía la revolución social… mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas habrá que obtenerlo por la violencia… nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente (Gran ovación). Eso dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil… No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El 19 vamos a las urnas… Mas no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas. ¿Excitación al motín? No, simplemente decirle a la clase obrera que debe preparase… Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista». [4]
    • Fuente: El Socialista, 9-11-33.
  • «No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad». [5]
  • «El Partido socialista no es un partido reformista (...) cuando ha habido necesidad de romper con la legalidad, sin ningún reparo y sin escrúpulo. El temperamento, la ideología, y la educación de nuestro partido no son para ir al reformismo». [6]

Citas sobre Largo CaballeroEditar

  • «...fue un hombre austero y honorable, y su conducta apareció en todo momento españolísima y humanitaria; pudo tener desvíos o errores, como cualquier otro político, pero luchó con entereza y tenacidad (dotes que en él superaban a la inteligencia) contra intrigas y malquerencias inseparables de la política, pero sin dejarse dominar, no dudando en modificar la composición de su Gobierno cuando lo juzgó necesario y según entendió que convenía a la mejor dirección de la guerra. La entereza y la dignidad con que después de ésta afrontó los horrores del exilio y, entre ellos, la permanencia en uno de los infiernos que fueron los campos de exterminio alemanes y, en fin, la muerte que le llegó sin otro apoyo que la caridad de algunos amigos que no le abandonaron, bien merecen que se le tribute este merecido homenaje, tanto por ser el jefe supremo durante el período de guerra que aquí se ha relatado como por haber tenido con anterioridad el valor de asumir aquella jefatura en el período caótico del conflicto, y no para dirigirlo como el Lenin español según le titulaban los adversarios y algunos de sus correligionarios, sino para corregirlo con verdadero espíritu español y cristiano, aunque ignoro si era o no creyente. Y no hago gratuitamente aquella afirmación, sino que personalmente pude apreciar los hechos que lo realzaban. La propaganda puede decir lo que se le antoje, pero es de justicia afirmar que Largo Caballero se sacrificó abnegadamente por su pueblo y, estuviera o no políticamente equivocado, por haber sabido vivir y morir por un alto ideal español, evitando la hipoteca de su patria, merece este tributo de respeto».[7]

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 Memoria de la Guerra Civil española: partes de guerra nacionales y republicanos. Autores Spain. Ejército, Spain. Ejército Nacional. Editor Belacqva, 2004. ISBN 9788496326101. Página 19. En Google books. Consultado el 9 de marzo de 2021.
  2. La guerra que ganó Franco: historia militar de la Guerra Civil Española. César Vidal Manzanares. Planeta, 2006. ISBN 9788408067689. Página 95. En Google books. Consultado el 10 de marzo de 2021.
  3. La Corona y la nueva sociedad española ante un año histórico: ciclo de conferencias pronunciadas en el Club Siglo XXI durante el curso 1976-77, Volumen 2. Autor Club Siglo XXI. Fomento Editorial, 1977. ISBN 9788473010221. Página 579. En Google books. Consultado el 10 de marzo de 2021.
  4. ¿Cómo llegamos a una guerra civil?: Cronología de una tragedia. Rodrigo Romojaro. Editor Rodrigo Romojaro. Página 46. En Google books. Consultado el 10 de marzo de 2021.
  5. A dónde va el estado español?: Rebelión socialista y separatista de 1934. Manuel Martínez Aguiar. Empresa Editorial de la Revista "Las finanzas", 1935. Página 135. En Google books. Consultado el 10 de marzo de 2021.
  6. ¿Cómo llegamos a una guerra civil?: Cronología de una tragedia. Rodrigo Romojaro. Editor Rodrigo Romojaro. Página 47. En Google books. Consultado el 10 de marzo de 2021.
  7. Rojo, Vicente (1967). Así fue la defensa de Madrid: aportación a la historia de la Guerra de España, 1936-39. Ediciones Era. pp. 216-217. Consultado el 27 de agosto de 2022 en Google Libros.