Eduardo Galeano

escritor uruguayo



Eduardo Galeano
«Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos»
«Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 5 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Eduardo Galeano (Montevideo, 3 de septiembre de 1940-13 de abril de 2015) fue un periodista y escritor uruguayo.

CitasEditar

  • «Al Norte y al Sur, al Este y al Oeste, el hombre serrucha, con
  • «Con el dinero ocurre al revés que con las personas: cuanto más libre, peor».
    • Fuente: El desprecio como destino, "Ser como ellos, p. 110
  • «Creo que hay que pelear contra el miedo, que se debe asumir que la vida es peligrosa y que eso es lo bueno que la vida tiene para que no se convierta en un mortal aburrimiento».
    • Fuente: Entrevista en Chile, 1994 - 1
  • «Debo, luego soy».
    • Nota: "Mea culpa", "Ser como ellos", p. 44
  • «El automóvil, el televisor, el vídeo, la computadora personal, el teléfono celular y demás contraseñas de la felicidad, máquinas nacidas para “ganar tiempo” o para «pasar el tiempo», se apoderan del tiempo».
    • Fuente: "Ser como ellos", p. 119
  • «El futuro es posible imaginarlo y no sólo aceptarlo».
    • Fuente: Entrevista en Chile, 1994 - 1
  • «El poder es como un violín. Se toma con la izquierda y se toca con la derecha».
    • Fuente: Días y noches de amor y de guerra, p. 17
  • «El torturador es un funcionario. El dictador es un funcionario. Burócratas armados, que pierden su empleo si no cumplen con eficiencia su tarea. Eso, y nada más que eso. No son monstruos extraordinarios. No vamos a regalarles esa grandeza».
    • Nota: Días y noches de amor y de guerra, p. 168
  • «En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legítima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica».
    • Fuente: El desprecio como destino”, "Ser como ellos, p. 110
  • «En sus 10 mandamientos, Dios olvidó mencionar a la naturaleza. Entre las órdenes que nos envió desde el monte Sinaí, el Señor hubiera podido agregar, pongamos por caso: “Honrarás a la naturaleza de la que formas parte”. Pero no se le ocurrió»."
    • Fuente: Cuatro frases que hacen crecer la nariz de Pinocho
  • «En verdad, en ningún lugar del mundo se termina la historia. El día que las personas dejen de hacer historia, se habrá jubilado el ser humano. Y, entonces, le convendría yacer honestamente bajo tierra»...
    • Fuente: Entrevista en Chile, 1994 - 1
  • «Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada».
    • Fuente: Los Nadies
  • «Hay quienes creen que el destino descansa en las rodillas de los dioses, pero la verdad es que trabaja, como un desafío candente, sobre las conciencias de los hombres».
    • Nota: Montevideo, fines de 1970.
  • «La civilización que confunde a los relojes con el tiempo, al crecimiento con el desarrollo y a lo grandote con la grandeza, también confunde a la naturaleza con el paisaje, mientras el mundo, laberinto sin centro, se dedica a romper su propio cielo».
    • Fuente: Cuatro frases que hacen crecer la nariz de Pinocho
  • «La divinización del mercado, que compra cada vez menos y paga cada vez peor, permite atiborrar de mágicas chucherías a las grandes ciudades del sur del mundo, drogadas por la religión del consumo, mientras los campos se agotan, se pudren las aguas que los alimentan y una costra seca cubre los desiertos que antes fueron bosques».
    • Fuente: Cuatro frases que hacen crecer la nariz de Pinocho
  • «La llamada comunidad internacional ¿existe? ¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que los Estados Unidos se ponen cuando hacen teatro?».
    • Fuente: Plomo impune
  • «La realidad imita a la tele».
    • Fuente: Ser como ellos, p. 123
  • "No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo."
  • "Para justificarse, el terrorismo de estado fabrica terroristas: siembra odio y cosecha coartadas."
    • Fuente: «Plomo impune»
  • «Tiene unas horas de edad la Nicaragua recién nacida en los escombros, verdor nuevito entre las ruinas del saqueo y de la guerra; y la cantora luz del primer día de la Creación alegra el aire que huele a quemado».
    • En toda Nicaragua, 1979

Citas de sus obrasEditar

El libro de los abrazosEditar

  • «Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos».[1]
    • Fuente: «Celebración de las contradicciones/2»
  • «La democracia es un lujo del norte. Al sur se le permite el espectáculo, que eso no se le niega a nadie. Y a nadie molesta mucho, al fin y al cabo, que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea».[2]
    • Fuente: «Mapamundi/2»

Las venas abiertas de América LatinaEditar

  • «El desarrollo desarrolla la desigualdad».
    • Fuente:
  • «El sistema no ha previsto esta pequeña molestia: lo que sobra es gente. (...) El sistema vomita hombres. Las misiones norteamericanas en América Latina esterilizan masivamente mujeres y siembran píldoras, diafragmas, espirales, preservativos y almanaques marcados, pero cosechan niños».
    • Fuente:
  • «En Washington tienen ya motivos para sospechar que los pueblos pobres no prefieren ser pobres».
    • Fuente:
  • «La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder».
    • Fuente:
  • «La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás: por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será».
    • Fuente:

Patas arribaEditar

  • «A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba-abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder».
    • Fuente:
  • «El código moral del fin del milenio no condena la injusticia, sino el fracaso».
    • Fuente:
  • «La cibercomunidad naciente encuentra refugio en la realidad virtual, mientras las ciudades tienden a convertirse en inmensos desiertos llenos de gente, donde cada cual vela por su santo y está cada cual metido en su propia burbuja».
    • Fuente:
  • «La cultura de consumo, cultura del desvínculo, nos adiestra para creer que las cosas ocurren porque sí».
    • Fuente:
  • «La industria norteamericana de armamentos practica la lucha contra el terrorismo vendiendo armas a gobiernos terroristas, cuya única relación con los derechos humanos consiste en que hacen todo lo posible por aniquilarlos».
    • Fuente:
  • «La violencia engendra violencia, como se sabe; pero también engendra ganancias para la industria de la violencia, que la vende como espectáculo y la convierte en objeto de consumo».
    • Fuente:
  • «Los delincuentes pobres son los villanos de la película; los delincuentes ricos escriben el guión y dirigen a los actores».
    • Fuente:
  • «Los presos son pobres, como es natural, porque sólo los pobres van presos en países donde nadie va preso cuando se viene abajo un puente recién inaugurado, cuando se derrumba un banco vaciado o cuando se desploma un edificio construido sin cimientos».
    • Fuente:
  • "«Países en desarrollo» es el nombre con que los expertos designan a los países arrollados por el desarrollo ajeno."
    • Fuente:
  • «Pobres contra pobres, como de costumbre: la pobreza es una manta demasiado corta, y cada cual tira para su lado».
    • Fuente:
  • «Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen».
    • Fuente:
  • «Quien no tiene miedo al hambre tiene miedo a la comida. Los automovilistas tienen miedo de caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados».
    • Fuente:
  • «Quizá el más certero símbolo de la época sea la bomba de neutrones, que respeta las cosas y achicharra a los seres vivos».
    • Fuente:
  • «Si se prohíbe la industria de la droga, industria asesina, ¿por qué no se prohíbe la industria de armamentos, que es la más asesina de todas?»
    • Fuente:
  • «Son cada vez más las ciudades, y sobre todo las ciudades del sur, donde la gente está prohibida. Impunemente, los automóviles usurpan el espacio humano, envenenan el aire y, con frecuencia, asesinan a los intrusos que invaden su territorio conquistado».
    • Fuente:
  • «Son los árboles que dan frutos los que sufren las pedradas».
    • Fuente:

Sobre Eduardo GaleanoEditar

  • «Especialmente escritores como Neruda, Benedetti y Galeano crearon o consolidaron esa conciencia continental por la cual comenzamos a sentirnos latinoamericanos».[3]
  • «Galeano dedicó su vida a criticar a los poderosos; los poderosos nunca se defendieron, porque otros dedicaron sus vidas a criticar a Galeano».
    • La culpa es de Galeano, Jorge Majfud en La República, 2 de de mayo 2015
  • «Galeano se dedicó a recoger pequeñas historias que regalaba como si fueran dulces que llevara en las bolsas del pantalón. Cada historia que él recuperaba era, como dice muy bien Hermann Bellinghausen, la historia de los más pequeños. Les devolvía a los pobres de la tierra chispazos, revelaciones milenarias, que metía en un mismo dedal con las luchas y fatigas del presente. Perfeccionó una magia especial para unirlas en un solo lienzo, cargado de belleza y sentido, con precisión de orfebre mayor de nuestra lengua. Galeano es el puente que da constancia poética a la historia oral y universal de las Américas».
  • «La utopía en Eduardo Galeano, un uruguayo marcado por la sensibilidad indígena o, al menos, antimaterialista de Noroccidente, no tenía nada de marxista, ni era materialista ni estaba en el futuro (el progreso industrial) sino en el paradigma cósmico/ecologista de la mentalidad indígena, de la vuelta al origen, del pasado perdido como aquello que está hacia delante, más allá del futuro».[3]
  • «Nos contó sobre todos sus viajes por Latinoamérica, el tiempo cuando acampó con mineros en Chile, las historias de sus amigos arrojados desde un avión con las tripas al aire durante la dictadura en Argentina, sus años en la revista, su tiempo en España. Nos habló sobre su familia, su compañera, sus hijos, su sobrina, sus amigos escritores, sus no tan amigos escritores, sus encuentros, sus despedidas; toda una vida contada frente a una mesa a la que le salieron raíces y ramas que rompieron las ventanas de aquella tarde que ya era noche».

ReferenciasEditar

  1. Galeano (2006), p. 111. Consultado el 24 de julio de 2020.
  2. Galeano (2006), p. 96. Consultado el 24 de julio de 2020.
  3. 3,0 3,1 Salomón, Carlos Manuel. «Jorge Majfud: Un laberinto llamado América Latina. Por Carlos Manuel Salomón». 17 de febrero de 2017. Le monde diplomatique (edición chilena). Consultado el 24 de julio de 2020.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar