Dag Hammarskjöld

diplomático y economista de Suecia, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas entre 1953 y 1961
Dag Hammarskjöld

Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 59 años.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Dag Hammarskjöld (29 de julio de 1905-18 de septiembre de 1961) fue un político sueco, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de 1953 a 1961.

CitasEditar

  • «Cuanto más fielmente escuchas las voces dentro de ti, mejor oyes lo que está sonando fuera».[1]
  • «El viaje más largo es el viaje interior».[2]
  • «Es cuando todos jugamos seguro cuando creamos un mundo de suma inseguridad. Es cuando todos jugamos seguros cuando la fatalidad nos llevará a nuestra ruina. Estamos en la "sombra oscura del coraje" solo que el hechizo puede romperse».[3]
  • «Es más noble entregarse completamente a un individuo que trabajar diligentemente por la salvación de las masas».[4]
  • «La atención constante de una buena enfermera puede ser tan importante como la mayor operación de un cirujano».[5]

DiscursosEditar

  • «La ONU no es sólo un producto de benefactores. Es ásperamente real. Llegará el día en que los hombres verán la ONU y lo que significa claramente. Todo estará bien - ¿sabe usted cuándo? Cuando la gente, la gente normal, deje de pensar en las Naciones Unidas como una rara abstracción de Picasso, y la vean como un dibujo que hicieron ellos mismos».[6]
  • «¿Nos referimos a los propósitos de la Carta [de las Naciones Unidas]? Son expresiones de ideales compartidos universalmente, que no nos pueden fallar, aunque, por desgracia, a menudo nos fallan. ¿O pensamos en las instituciones de las Naciones Unidas? Son nuestras herramientas. Las ponemos de moda. Las usamos. Es nuestra responsabilidad remediar cualquier defecto que puedan tener. ... Esta es una lección difícil tanto para los idealistas como para los realistas, aunque por diferentes razones. Supongo que, al igual que la primera tentación del realista es la ilusión de cinismo, la primera tentación del idealista es la ilusión de la utopía».[7]
  • «Nuestro trabajo por la paz debe comenzar dentro del mundo privado de cada uno de nosotros. Para construir para el hombre un mundo sin miedo, tenemos que vivir sin miedo. Para construir un mundo de justicia, debemos ser justos. ¿Y cómo podemos luchar por la libertad, si no somos libres en nuestras mentes? ¿Cómo podemos pedir a los demás que se sacrifiquen si no estamos dispuestos a hacerlo?... Sólo con una verdadera entrega a los intereses de todos podemos alcanzar esa fuerza y esa independencia, esa unidad de propósito, esa equidad de juicio que son necesarios si estamos a la altura de nuestro deber para con el futuro, como hombres de una generación que tuvo la oportunidad de construir en nuestro tiempo un mundo de paz».[8]
  • «Un hombre de firmes convicciones no pide, y no recibe, la comprensión de aquellos con los que entra en conflicto. El hombre maduro... es su propio juez. Al final, su único apoyo firme es ser fiel a sus propias convicciones. El consejo de los demás puede ser bienvenido y valioso, pero no le exime de la responsabilidad. Por lo tanto, puede llegar a estar muy solo».[9]

Pasajes de Markings (1964) [problemas de selección personal del editor]Editar

  • «Creo que deberíamos morir con decencia para que al menos la decencia pueda sobrevivir».[10]
  • «El perdón es la respuesta al sueño de un niño de un milagro por el cual lo que está roto se recompone, lo que está sucio se limpia de nuevo».[10]
  • «En nuestra era, el camino hacia la santidad pasa necesariamente por el mundo de la acción».[10]
  • «La amistad no necesita palabras, es la soledad librada de la angustia de la soledad interior».[10]
  • «Nunca midas la altura de una montaña hasta que hayas alcanzado la cima. A continuación podrás ver lo baja que era».[10]
  • «Una tarea se vuelve un deber desde el momento en que sospechas que es una parte esencial de esa integridad que solo autoriza a un hombre a asumir la responsabilidad».[10]

ReferenciasEditar

  1. Citado en Sacred Seasonings (2003) de Sherri Purdom [ref. insuficiente]
  2. Dag Hammarskjold: Markings. Faber and Faber, Londres 1964 [ref. insuficiente]
  3. The Servant of Peace, A Selection of the Speeches and Statements of Dag Hammarskjöld, The Bodley Head, Londres, 1962, pág. 107. [ref. incompleta]
  4. Lewis, Beca. Living in Grace: The Shift to Spiritual Perception, p. 158. (2002).[ref. incompleta]
  5. Citado en informes de prensa (18 de marzo de 1956) y en Simpson's Contemporary Quotations (1988) de James Beasley Simpson [ref. insuficiente]
  6. The Times [Londres] (27 de junio de 1955) [ref. insuficiente]
  7. "Un Servicio Administrativo Internacional", discurso ante la Asociación de Derecho Internacional, en la Universidad McGill, Montreal, 30 de mayo de 1956. Wilder Foote (ed.), The Servant of Peace, A Selection of the Speeches and Statements of Dag Hammarskjöld, The Bodley Head, Londres, 1962, pág. 116. [ref. incompleta]
  8. Comunicado de prensa de la ONU SG/360 (22 de diciembre de 1953). [ref. insuficiente]
  9. Discurso a la Academia Sueca (20 de diciembre 1954). [ref. insuficiente]
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 10,4 10,5 Markings, Dag Hammarskjold, Vintage Pub., 2006, ISBN-10: 0307277429. [ref. incompleta]