Cádiz

ciudad capital de la provincia de Cádiz, España

Citas sobre la ciudad de Cádiz, España.

CitasEditar

En la literatura universalEditar

  • «¡Cádiz, dulce Cádiz! Es el primer lugar de la creación. La belleza de sus calles y mansiones solo es superada por la hermosura de sus habitantes».[Cadiz, sweet Cadiz! It is the first spot in the creation. The beauty of its streets and mansions is only excelled by the loveliness of its inhabitants].[1][2][3][2] [1]
  • «Por el camino de Cádiz a la Isla no cesaba el paso de diversa gente, en coche y a pie; y en la plaza de San Juan de Dios los caleseros gritaban, llamando viajeros: —¡A las Cortes, a las Cortes!— Parecía aquello preliminar de función de toros. Las clases todas de la sociedad concurrían a la fiesta, y los antiguos baúles de la casa del rico y del pobre habíanse quedado casi vacíos. Vestía el poderoso comerciante su mejor paño, la dama elegante su mejor seda, y los muchachos artesanos, lo mismo que los hombres del pueblo, ataviados con sus pintorescos trajes salpicaban de vivos colores la masa de la multitud. Movíanse en el aire los abanicos, reflejando en mil rápidos matices la luz del sol, y los millones de lentejuelas irradiaban sus esplendores sobre el negro terciopelo. En los rostros había tanta alegría, que la muchedumbre toda era una sonrisa, y no hacía falta que unos a otros se preguntasen a dónde iban, porque un zumbido perenne decía sin cesar: —¡A las Cortes, a las Cortes!—...».[4]

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 Carta a su madre enviada desde Gibraltar el 11 de agosto de 1809. Citado por Iwasaki, Fernando. «Lord Byron entre todas las mujeres.» ABC (Sevilla). Consultado el 5 de agosto de 2019.
  2. 2,0 2,1 Lansdown, Richard; George Gordon Byron (en inglés). Byron's Letters and Journals: A New Selection, pp. 53-7. Oxford University Press, 2015. En Google Libros. Consultado el 5 de agosto de 2019.
  3. Contexto histórico: Tras perder el barco que le iba a llevar desde Inglaterra a Turquía, a partir de mediados de julio de 1809, es decir, poco después del levantamiento popular de mayo, Byron pasó unas semanas en España. Había zarpado desde Inglaterra en barco a Lisboa desde donde se dirigió a caballo a Cádiz (pasando por Sevilla y Jeréz) para desde allí poder zarpar a Gibraltar hacia Malta y su destino original de Turquía. Aunque hace mención de la situación bélica, incluyenda la victoria en Talavera del futuro duque de Wellington a finales del mes anterior, dedica gran parte de su carta a sus observaciones acerca del comportamiento de la mujer española.
  4. Cádiz (1874), Capítulo VIII (1878). Cádiz, Capítulo VIII, pp. 76-7. 2.ª ed. Madrid, Imprenta y Litografía de La Guirnalda. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 28 de julio de 2021.