Atalo (filósofo estoico)

filósofo estoico
Atalo
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Esta página contiene citas de una persona actualmente viva.
Copyright red.svg Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Atalo fue un filósofo estoico de la Antigüedad.

CitasEditar

  • «¿Has visto alguna vez un perro cogiendo al vuelo con la boca abierta un trozo de pan o de carne que le echa su amo? Nada más alcanzado lo traga todo de una vez, entero, y espera con la boca abierta que se le eche más. Así nos sucede: todo lo que la fortuna lanzó a nuestra impaciencia, lo engullimos de una vez, sin ningún placer, siempre con la boca abierta y atentos a que se nos eche un nuevo pedazo».
  • «La malicia bebe ella misma la mayor parte de su veneno».
  • «La memoria de nuestros amigos difuntos, es como algunas manzanas que tienen una aspereza suave, o como el vino muy viejo en el cual encontramos un amargor agradable, pero cuando transcurre una temporada lo que nos angustia se extingue y solo queda la pura delectación».

Citas sobre AtaloEditar

  • «Cuando oía hablar á Atalo contra los vicios y errores del género humano, le admiraba como un ser de una clase superior... Atalo se daba el título de rey, yo le considero aún más que un rey, pues hace comparecer a los reyes ante el tribunal de su censura».[1]
    • Séneca
  • «Hombre de gran elocuencia, entre los filósofos de los que ha sido testigo nuestro tiempo, con mucho, el orador más perspicaz y elocuente».[2]
    • En latín: Magnae vir eloquentiae, ex philosophis, quos nostra aetas vidit, longe et subtilissimus et facundissimus.
    • Marco Anneo Séneca, Séneca el Viejo, orador y escritor romano.
  • «Solía Atalo elogiar el colchón que resistiera el cuerpo; uno igual uso ahora anciano y en él no puede quedar mi huella».[3]
    • Séneca el Jóven, filósofo romano y discípulo de Atalo.

ReferenciasEditar

  1. Oliva, Narciso. Diccionario histórico, ó Biografía universal compendiada, p. 644. 1834.
  2. Liber suasoriarum, II, 12, 6-7
  3. Séneca: Epístola CVIII, 23.