André-Marie Ampère

Científico y Matemático francés
André-Marie Ampère
«Oye a los hombres sabios, pero hazlo solo con un oído... Deja que el otro esté siempre preparado para recibir los dulces acentos de la voz de tu Amigo celestial»
«Oye a los hombres sabios, pero hazlo solo con un oído... Deja que el otro esté siempre preparado para recibir los dulces acentos de la voz de tu Amigo celestial»
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 184 años.
Icon PD.svg

André-Marie Ampère (20 de enero de 1775-10 de junio de 1836), fue un matemático y físico francés.

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «La futura ciencia del gobierno debería ser llamada cibernética». (1834)[1]
    • Fuente: Essai sur la philosophie des sciences, ou Exposition analytique d'une classification naturelle de toutes les connaissances humaines (1834).
  • «Oye a los hombres sabios, pero hazlo solo con un oído... Deja que el otro esté siempre preparado para recibir los dulces acentos de la voz de tu Amigo celestial».
    • Fuente: Meditación, septiembre de 1805.

Citas sobre AmpèreEditar

  • «Esta ausencia de memoria le recuerda a uno al matemático Ampère, que un día, cuando se dirigía a su curso de conferencias, vio una pequeña piedra en el camino. La recogió y examinó con admiración sus venas moteados. De pronto, la conferencia a la que debía asistir regresó a su mente. Sacó su reloj, viendo que se acercaba la hora, se apresuró a duplicar el paso, colocó cuidadosamente la piedra en su bolsillo y tiró su reloj por encima del parapeto del Pont des Arts».[2]
  • «La investigación experimental que estableció la ley de Ampère de la acción mecánica entre corrientes eléctricas es uno de los logros más brillantes de la ciencia. Toda la teoría y la experimentación, parece como si hubieran saltado, completamente desarrolladas y armadas, desde el cerebro del "Newton de la electricidad". Es perfecta en su forma, e inexpugnable en la precisión, y se resume en una fórmula de la que se pueden deducir todos los fenómenos, y que debe permanecer por siempre como la fórmula cardinal de la electro-dinámica».[3]

ReferenciasEditar

  1. Citado en: [1].
  2. Flammarion, Camille: Popular Astronomy: a General Description of the Heavens (1884), traducción de J. Ellard Gore (1907), 93.
  3. Maxwell, James Clerk: A Treatise on Electricity and Magnetism (1873), Vol. 2, 162.