Paulina Bonaparte

Princesa francesa
Paulina Bonaparte
Escultura de Paulina Bonaparte como Venus victoriosa. Antonio Canova. Galería Borghese, Roma.
Escultura de Paulina Bonaparte como Venus victoriosa. Antonio Canova. Galería Borghese, Roma.
Véase también
Wikipedia-logo.png Biografía en Wikipedia.
Commons-logo.svg Multimedia en Wikimedia Commons.
Wikidata-logo-en.svg Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 197 años.
Icon PD.svg

Paulina Bonaparte (Ajaccio, Córcega, 20 de octubre de 1780-Florencia, Gran Ducado de Toscana, 9 de junio de 1825) fue una hermana de Napoleón.

CitasEditar

  • «Estaba encendida la chimenea».[1]
    • Variantes: «Mi querida señora, ¡no olvide que había una chimenea en la habitación!»;[2] «¡Oh, no te preocupes, mamá! La chimenea de la habitación estaba encendida».[3]
    • Nota: A la pregunta sobre cómo se había posada desnuda para la Venus victoriosa de Canova.

Sobre Paulina BonaparteEditar

  • «Hay una fotografía histórica que querría tener ahora para ilustrar estas líneas. Es una imagen que vale más que mil palabras de mil libros. Hitler y Mussolini, delante de otros hombres uniformados, contemplan en silencio a la princesa. Mussolini se apoya reciamente en la barra que sirve para separar a la estatua de los visitantes, como se apoyaba en la balaustrada del balcón de Venecia para arengar a la multitud. Hitler tiene las manos juntas y cruzadas sobre el vientre, con aquella postura, muy habitual en él, de muchacho que no ha roto un plato. Según miramos la fotografía, los dos dictadores están ante nosotros, y tenemos a Paulina de espaldas. Parece la rama de una espalda que cae».[4]
  • «La experiencia tropical de Paulina Bonaparte, que se hace masajear desnuda por un esclavo negro, cobra un significado muy superior al de su mero pintoresquismo sensual: nos presenta, personificados, el choque de dos mundos distintos, separados por un abismo cultural aunque Solimán y la hermana de Napoleón se miren y se toquen —las contenidamente ansiosas manos del negro (atormentado en secreto por el deseo (que Paulina adivina y disfruta)—, palpando el cuerpo como de mármol de la mujer blanca, mientras ella tal vez piensa en el guapo oficial francés al que se entregará esa noche».[5]

ReferenciasEditar

  1. Ríos González, José Antonio. Roma, andar y ver. Visión Libros. p. 127.  En Google Libros. Consultado el 21 de julio de 2020.
  2. Spruce, Richard (2014). Notes of a Botanist on the Amazon and Andes. Cambridge University Press. ISBN 978-1108069212.  En Google Libros. Consultado el 21 de julio de 2020.
  3. Balanso, Juan (26 de octubre de 1969). «Paulina Bonaparte. Princesa Borghese». ABC (Madrid): 153.  Consultado el 21 de julio de 2020.
  4. García Nieto, José (13 jun. 1980). «Paulina, en la primavera». ABC (Madrid): 3.  Consultado el 21 de julio de 2020.
  5. Emmerich, Fernando. «Prólogo». EN: Carpentier, Alejo. Obras escogidas, pp. 9-10. Andrés Bello, 1993. ISBN 978-9561311213. En Google Libros. Consultado el 21 de julio de 2020.