Karl Marx

filósofo y economista alemán
(Redirigido desde «Karl Heinrich Marx»)
«Marx» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Marx (desambiguación).
Karl Marx
«De cada uno según sus capacidades, a cada uno según sus necesidades».
«De cada uno según sus capacidades, a cada uno según sus necesidades».
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Obras en Wikisource.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 141 años.

Karl Marx (Tréveris, 5 de mayo de 1818 – Londres, 14 de marzo de 1883) fue un filósofo y economista alemán.

  • «Abolid las explotación del hombre por el hombre y aboliréis la explotación de una nación por otra nación».[1]
  • «De cada uno según sus capacidades, a cada uno según sus necesidades».[2]
  • «El capital, como el vampiro, solo sobrevive chupando del trabajador, y cuanto más sangre le saca más feliz es su vida».[3]
  • «El oro circula porque tiene valor, pero el papel moneda tiene valor porque circula».[4]
  • «El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra».[5]
  • «La historia de toda la sociedad hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases».[6]
  • «La religión es el opio del pueblo».[7]«».[8]
  • «La religión es la realización fantástica de la esencia humana, porque la esencia human carece de verdadera realidad».[9]
  • «Las guerras giran en torno a la economía».[10]
  • «Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo».[11][12][13]
  • «Los proletarios no tienen qué perder más que sus cadenas. Y tienen un mundo que ganar».[14]
  • «Proletarios de todos los países, ¡unios!».[15]

Tesis y digresiones

editar
  • «El libro de Darwin es muy importante y me sirve como una base en ciencias naturales para la lucha de clases en la historia. Uno tiene que apartar el crudo método inglés de desarrollo, por supuesto. A pesar de todas las deficiencias, no solo se propina aquí por primera vez el golpe mortal a la teleología en las ciencias naturales, sino que su significado racional es explicado empíricamente».[16]
  • «Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen por su propia iniciativa ni en las circunstancias elegidas por ellos, sino en las condiciones que se encuentran directamente y que les son dadas y transmitidas».[17]
  • «Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases».[18]
  • «Uno de los principios más esenciales del comunismo, por el que se distingue de todo socialismo reaccionario, estriba en la concepción empírica, basada en la naturaleza del hombre, de que las diferencias referentes a la cabeza y a las capacidades intelectuales en general no condicionan de suyo las diferencias en cuanto al estómago y a las necesidades físicas; de que, por tanto, la tesis falsa, basada en nuestras condiciones actuales, de "a cada cual con arreglo a sus capacidades", debe transformarse, referida al disfrute en sentido estricto, en la tesis de a cada cual con arreglo a la necesidad; de que, dicho en otras palabras, la diferencia en cuanto a las actividades, a los trabajos, no justifica ninguna desigualdad, ningún privilegio en cuanto a la posesión y el disfrute».[19]

Citas sobre Karl Marx

editar
  • «Carlos Marx —decía mi maestro— fue la criada que le salió respondona a Nicolás Maquiavelo. Propio es de siervos el tardar algunos siglos en insolentarse con sus señores».[20]

Véase también

editar

Bibliografía

editar
  • Ortega, Arturo. El gran libro de las frases célebres. Penguin Random House Grupo Editorial. México, 2013. ISBN 6073116314, 9786073116312. En Google Books.

Referencias

editar
  1. Bartra (1994), p. 202.
  2. Bartra (1994), p. 202.
  3. Bartra (1994), p. 202.
  4. Señor, Luis (1ª ed. 1997 / 2017). Diccionario de citas. Espasa Calpe. p. 149. ISBN 8423992543. 
  5. Ortega (2013), p. 3362.
  6. Del Manifiesto. Bartra (1994), p. 202.
  7. Bartra (1994), p. 202.
  8. Ortega (2013), p. 3593.
  9. Bartra (1994), p. 202.
  10. Ortega (2013), p. 1988.
  11. Bartra (1994), p. 202.
  12. Ortega (2013), p. 4048.
  13. Tesis XI sobre Feuerbach (1845)Jason Barker (2018-05-05). «Karl Marx, ¡tenías razón!». The New York Times. 
  14. Bartra (1994), p. 202.
  15. Del Manifiesto. Bartra (1994), p. 202.
  16. Correspondencia Carlos Marx-Federico Engels. Carta 49. 16 de enero de 1861. Ediciones de Cultura Popular. México. 1972.
  17. 18 Brumario de Luis Bonaparte (1852). Citado en Kershaw, Ian (2003). «Prólogo de Eduardo González Calleja». Hitler. Colección Biblioteca ABC, Protagonistas del s. XX n.º7. Barcelona: Folio. 
  18. carta a Joseph Weydemeyer, 1852.
  19. Con Engels: La ideología alemana. Ediciones Akal. 2014. p. 489. ISBN 978-84-460-3996-9. 
  20. Machado, Antonio. Juan de Mairena, sentencias, donaires y recuerdos de un profesor apócrifo; item. XII, "Fragmentos de lecciones" p. 107. Alianza Editorial 2009, 1ª ed. Bibl. de autor; ISBN 9788420649849.
  21. "La poesía cristiano-marxista de Ernesto Cardenal" por Alejandra Crespo. Revista de Letras del 21.05.2012.