Hermann Göring

criminal de guerra nazi
Hermann Göring
«Las armas nos darán el poder; la mantequilla solo contribuye a hacernos engordar»
«Las armas nos darán el poder; la mantequilla solo contribuye a hacernos engordar»
Véase también
Biografía en Wikipedia.
Multimedia en Wikimedia Commons.
Datos en Wikidata.
Esta página contiene citas de una persona fallecida hace 78 años.
Dependiendo de cómo se publicaran, pueden estar protegidas por derechos de autor. Deben usarse según las políticas de licencias de Wikiquote.

Hermann Göring (12 de enero de 1893 - 15 de octubre de 1946) fue un político y militar nazi. Nombrado Reichsmarschall de la Alemania nazi y comandante en jefe de la Luftwaffe, fue condenado en los Juicios de Núremberg como criminal de guerra.

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

  • «El vencedor siempre será el juez, el vencido el acusado».
    [The victor will always be the judge, the vanquished the accused].[1]
  • «Las armas nos darán el poder; la mantequilla solo contribuye a hacernos engordar».[2]
  • «Mis decisiones no serán paralizadas por ninguna burocracia. Aquí no tengo que preocuparme por la justicia; mi misión únicamente consiste en destruir y exterminar, nada más».[3]
  • «Naturalmente, la gente común no quiere la guerra; ni en Rusia, ni en Inglaterra, ni en Estados Unidos, ni tampoco en Alemania. Es comprensible. Pero, después de todo, son los líderes del país quienes determinan la política y siempre es un asunto sencillo arrastrar al pueblo, ya sea una democracia o una dictadura fascista, parlamentaria o comunista. ... [Con] voz o sin voz, siempre se puede doblegar a la gente a los líderes. Es fácil. Lo único que hay que hacer es decirles que les están atacando y denunciar a los pacifistas por falta de patriotismo y por poner al país al peligro. Funciona de la misma manera en cualquier país».
    [Naturally, the common people don't want war; neither in Russia nor in England nor in America nor, for that matter, in Germany. That is understood. But, after all, it is the leaders of the country who determine the policy and it is always a simple matter to drag the people along, whether it is a democracy or a fascist dictatorship or a Parliament or a Communist dictatorship. ... Voice or no voice, the people can always be brought to the bidding of the leaders. That is easy. All you have to do is tell them they are being attacked and denounce the pacifists for lack of patriotism and exposing the country to danger. It works the same way in any country].[4]

Referencias

editar
  1. Military Law Review, Volúmenes 167-170. Contribuidores United States. Department of the Army, Judge Advocate General's School (United States. Army). Headquarters, Department of the Army, 2001. Página 25.
  2. Bartra (datos.bne). Frases y citas célebres. Grijalbo. p. 117. ISBN 8425315263. 
  3. Discurso pronunciado en Fráncfort, el 3 de marzo de 1933Crankshaw, Edward (1956). Gestapo: Instrument of Tyranny (en inglés). p. 48. 
  4. En una entrevista con un psicólogo norteamericano durante los juicios de Nuremberg. Gilly, Pierre (2020). I.A Bergman, ed. The Art of Selling War: Propaganda from Cato to Nato. pp. 147-8. ISBN 9789151960463. 
  5. Atribuida por Hermann Rauschning, Gespräche mit HitlerChapoutot, Johann (2018). La revolución cultural nazi. Madrid: Alianza Editorial. p. 108. ISBN 978-84-9181-243-2.