Diferencia entre revisiones de «Francisco de Quevedo»

589 bytes añadidos ,  hace 6 meses
salvar trabajo, sigue en obras
(salvar trabajo, sigue en obras)
(salvar trabajo, sigue en obras)
* «El que parece sabio entre los necios, parece necio entre los sabios».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 470.</ref>
 
* «El que quiere de esta [[vida]] todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 192.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 145.</ref>
 
* «El [[rico]] come, el pobre se alimenta».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 92.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 67.</ref>
 
* «El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor».<ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 282.</ref>
=== H ===
 
* «Haces lo que padeces y te imitas».<ref>''Marido paciente, que imagina satisfacerse de su deshonra con hacer a otros casados ofensas.''{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo IV, p. 355. [ Solo en ti se mintió justo el pecado,<br/>Siendo injusto en trabajos y placeres; <br/>Pues que quitando a muchos sus mujeres <br/>Con tu mujer a, muchos has pagado. <br/>Si los cuernos que pones te has quitado, <br/>De tus sienes los huesos ¿qué prefieres? <br/>No pones cuernos, si entenderlo quieres: <br/>Cuernos truecas con premio de contado. <br/>Cobras, no haces, Filemón, cornudos; <br/>Adulterado adúltero desquitas<br/>Duras afrentas de los ganchos mudos. <br/>Ni es desquitarlos, pues que no te quitas<br/>Ni uno de cuantos peinas puntiagudos. <br/>Haces lo que padeces y te imitas.]</ref>
 
* «Hay cosas que solo son un nombre y una figura».<ref>''Epistolario'', edición de [[Luis Astrana Marín]], pocos días antes de morir.</ref>{{fuentes}}
 
* «Hay [[libro]]s cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga».<ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 51.</ref>
* «La [[paciencia]] es virtud vencedora, y hace a los reyes poderosos y justos. La impaciencia es vicio del demonio, seminario de los más horribles y artífice de los tiranos».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 220.</ref>
 
* «La posesión de la [[salud]] es como la de la hacienda, que se goza gastándola, y si no se gasta no se goza».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 474.</ref><ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 458.</ref>
 
* «La mayor señal de ser bueno es ni temer ni deber, y la mayor de la maldad es ni temer ni pagar».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 78.</ref>
 
* «Las mentiras del corazón comienzan desde la cara».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 369.</ref><ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), p. 2087.</ref>
 
* «La [[soberbia]] nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 413.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 226.</ref><ref>''Las cuatro pestes y las cuatro fantasmas''. {{Versalita|Quevedo}} (1859), [https://books.google.es/books?id=1ON70IgKPP0C&pg=PA101&dq=Las+cuatro+pestes+y+las+cuatro+fantasmas&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjj5bDq2YbfAhXNyIUKHQj-CIkQ6AEIKDAA#v=onepage&f=false p. 101.]</ref>
 
* «Lo más seguro es no ponerse en peligro».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 429.</ref>
 
* «Lo mucho se vuelve poco con [[deseo|desear]] otro poco más».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 432.</ref><ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 138.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 233.</ref>
 
* «Los [[ojo]]s pequeños tienen niñas y lo grandes, mozas».<ref>{{cita publicación |apellido={{Versalita|Gómez de la Serna}} |nombre=Ramón |título= Total de greguerías|editorial= [https://books.google.es/books?isbn=8422657279 Aguilar]|fecha= 1962|página=39|isbn= 9788422657279}}
* «Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 361.</ref>
 
* «MenosMás malfácilmente hacense losañade delincuenteslo que unfalta malque se quita lo que juezsobra».<ref>{{Versalita|PalomoSeñor}} (20131997), p. 174375.</ref>
 
* «Mejor vida es morir que vivir muerto».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 387.</ref>
 
* «Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 130.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 174.</ref>
 
* «Muchas veces se suelen perder los hombres por el camino mismo que pensaban remediarse».<ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), pp. 652-60.</ref>
 
* «Muchos son buenos si se da crédito a los testigos; pocos si se toma declaración a su conciencia».<ref>{{fuentesVersalita|Señor}} (1997), p. 78.</ref>
 
* «Muchos son limpios de manos porque se lavan, no porque no roban».<ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), p. 1107.</ref>
* «Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 450.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 84.</ref><ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), [https://books.google.es/books?id=QJIAVIKP1dgC&pg=PT1670&dq=Lessing+Quinto#v=onepage&q=G%C3%B3mez%20de%20Quevedo%20y%20Villegas+Nicol%C3%A1s p´g. ] ISBN 978-60-7311-631-2. .</ref>
* «Ningún vencido tiene justicia si lo ha de juzgar su vencedor».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 238.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 284.</ref>
 
* «Ninguno se fíe en una profesión sola, que ratón que no sabe más agujero presto es perdido».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 525.</ref>
* «No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada».{{fuentes}}
 
* «No conviene mostrar la verdad desnuda, sino en camisa».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 552.</ref>
 
* «No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada».<ref>{{fuentesVersalita|Señor}} (1997), p. 231.</ref>
 
* «No es el filósofo el que sabe donde esta el tesoro, sino el que trabaja y lo saca».<ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), p. 1826.</ref><ref>''Obras escogidas'' de Francisco de Quevedo''.Ed. Baudry, 1842; [https://books.google.es/books?id=yLFHAQAAMAAJ&pg=PA208&dq=No+es+el+fil%C3%B3sofo+el+que+sabe+donde+esta+el+tesoro+sino+el+que+trabaja+y+lo+saca.&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwi3_9i3_ubmAhVl7eAKHVu_DG8Q6AEIPzAD#v=onepage&f=false p. 208]</ref>
 
=== P ===
* «Pocas veces quien recibe lo que no merece, agradece lo que recibe».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 298.</ref>
 
* «Pocos oyen murmurar de otro, que no les parezca poco lo que oyen y verdad lo que creen».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco. ''Obras de don Francisco Quevedo Villegas, Caballero del Hábito de Santiago y Señor de la Villa de la Torre de Juan Abad''. Tomo II. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. Madrid, 1772, p. 672.</ref>
* «Por astuto que sea, al que es enemigo se le ve el corazón en los labios».<ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), p. 1460.</ref>
 
* «Por nuestra [[codicia]] lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 65.</ref><ref>{{Versalita|Palomo}} (2013), p. 158.</ref>
 
=== Q ===
=== S ===
 
* «Ser tirano no es ser, es dejar de ser y hacer que dejen de ser todos».<ref>{{Versalita|Señor}} name=que330(1997), p. 409.</ref>
 
* «Siempre se ha de conservar el [[temor]] mas jamás se deberá mostrar».<ref>En ''El Rómulo''. ''Obras de don Francisco de Quevedo Villegas''; Volumen 1, página 125; edit. ‎Aureliano Fernández-Guerra y Orbe, ‎Florencio Janer; M. Rivadeneyra, 1852.</ref><ref>{{Versalita|Ortega}} (2013), p. 3955.</ref>
 
* «Todos los que [[parecer|parecen]] estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen».
 
===V===
* «Vive para ti solo, si pudieres; pues sólo para ti mueres, si mueres».<ref>{{Versalita|Señor}} (1997), p. 575.</ref>
 
===Y===