Diferencia entre revisiones de «Francisco de Quevedo»

1242 bytes añadidos ,  hace 1 año
Amplío con enlaces y ref.; ortografía; mantenimiento
m (eliminar Red espuria)
(Amplío con enlaces y ref.; ortografía; mantenimiento)
|año fallecimiento = 1645
|imagen = Don francisco de quevedo-villegas.jpg
|pie de imagen = «Poderoso caballero es [[Dinero|Dondon Dinero]]»<ref name=cvc/>
|tamaño de imagen = 180px
|Wikipedia = Francisco de Quevedo
|EbooksG =
}}
[[w:Francisco de Quevedo|'''Francisco de Quevedo y Villegas''']] ([[Madrid]]; 14 de septiembre de 1580-Villanueva de los Infantes; 8 de septiembre de 1645) fue un [[escritor]] [[España|español]].
 
== Citas ==
* «Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y pierde la honra».<ref name=que330/>
** Fuente: ''De la vida de Marco Bruto''.
 
* «Ayer se fué, mañana no ha llegado,/hoy se está yendo sin parar un punto;/soy un fué, y un seré y un es cansado».<ref name=kassier>Kassier, Theodore L. (en inglés). [https://books.google.es/books?hl=es&id=bsvkun_p3SgC&q=conceptismo#v=snippet&q=conceptismo&f=false «Conceptismo», pp. 424-426.] EN: 'Bleiberg, Germán; Maureen Ihrie, Janet Pérez (eds.). ''Dictionary of the Literature of the Iberian Peninsula (A-K)''. Greenwood Publishing Group, 1993. ISBN 0313287317, 9780313287312. En Google Libros. Consultado el 8 de febrero de 2020.</ref>
** Fuente: ''¡Ah de la vida!''
** Nota: Este primer [[w:Terceto|terceto]] del [[soneto]] ejemplifica el cúspide lacónico y filosófico del [[conceptismo]] en la [[poesía]].<ref name=kassier/>
 
=== B ===
=== C ===
 
* «Cánsate ya, mortal, de fatigarte<br/>En adquirir riquezas y tesoros,<br/>Que últimamente el tiempo ha de heredarte,<br/> Y al fin te han de dejar la plata y el oro<br/>Vive para ti solo si pudieres, <br/>Pues solo para ti, si mueres, mueres».<ref>{{Versalita|Eusebio}}, Sebastián Arribas. ''Enciclopedia básica de la vida'', p. 420. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 420.</ref>
 
* «Cerrar mis ojos podrá la postrera<br/> Sombra, que me llevare el blanco día; <br/>Y podrá desatar esta alma mía<br/>Hora a su afán ansiosa lisonjera; <br/>Mas no de esa otra parte en la ribera<br/>Dejará la memoria en donde ardía: <br/>Nadar sabe mi llama el agua fría, <br/>Y perder el respeto a ley severa. <br/>Alma al que todo un Dios prisión ha sido, <br/>Venas que humor a tanto fuego han dado, <br/>Médulas que han gloriosamente ardido, <br/>Su cuerpo dejarán, no su cuidado: <br/>Serán ceniza, mas tendrán sentido: <br/>Polvo serán, mas polvo enamorado».<ref>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco; {{Versalita|Ochoa}}, Eugenio de. ''Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez'', p. 360. Editor Baudry, 1842, p. 360.</ref>
 
* «Creyendo lo peor, casi siempre se acierta».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de. ''Migajas sentenciosas. Obras completas en prosa'', p. 1133. Madrid. Editorial Aguilar. 1981, p. 1133.</ref><ref>{{Versalita|García Gibert}}, Javier. ''La «humanitas» Hispana: Sobre el humanismo literario en los siglos de oro'', p. 120. Ediciones Universidad de Salamanca, 2010 ISBN 978-84-78002-02-3, p. 120.</ref>
** Nota: Aunque esta nota es atribuida a Quevedo, sin embargo aparece recogida en una obra de época anterior, ''Las memorias... de los hechos y empressas de Louis undecimo Carlos octavo, reyes de Francia'' de Philippe de Commynes, (1447-1511).<ref>{{Versalita|Commynes}}, Philippe de. ''Las memorias... de los hechos y empressas de Louis undecimo Carlos octavo, reyes de Francia, publicado después de su muerte en 1643'', p. 130.</ref>
 
* «El [[amistad|amigo]] ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar que le llamen».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 34.</ref>
 
* «El amigo interesado mira a su [[amor propio]]; el verdadero, sólo al bien del amigo».<ref>{{Versalita|Garcia Serrano}}, Jaime. ''Sea Usted una computadora humana'', p. 116. Editor LibrosEnRed, 2004. ISBN 978-98-75610-86-6, p. 116.</ref>
 
* «El [[amor]] es fe y no ciencia».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 38.</ref>
* «El amor es la última filosofía de la tierra y del cielo».<ref name=herran117/>
 
* «El árbol de la vida es la comunicación con los amigos; el fruto, el descanso y la confianza en ellos».<ref>{{Versalita|Herrán}}, Andrea; {{Versalita|Santos}}, Modesto. ''Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros): del tacitismo al neoestoicismo'', p. 124. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8, p. 124.</ref>
 
* «El ciego lleva a cuestas al tullido... ande el pie con el ojo remendado».<ref name= parnaso>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}} (1764), p. 41.</ref>
* «El exceso es el [[Veneno|veneno]] de la [[razón]]».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 123.</ref>
 
* «El mayor despeñadero, la confianza».<ref name=herran117>{{Versalita|Herrán}}, Andrea; {{Versalita|Santos}}, Modesto. ''Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros): del tacitismo al neoestoicismo'', p. 117. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8, p. 117.</ref>
 
* «El ocio es la pérdida del salario».<ref>{{Versalita|Gomez de Quevedo y Villegas}}, Francisco. ''Obras'': Tomo VI, p. 323. Madrid, 1791. Imprenta de Don Antonio de Sancha, p. 323.</ref>
 
* «El que quiere de esta [[vida]] todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 145.</ref>
* «El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 282.</ref>
 
* «Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja».<ref>VV. AA. ''Curiosidades históricas de España'', p. 38. Editorial Litres, 2017. ISBN 978-5-17-085099-0, p. 38.</ref>
** ''Nota:'' La reina era coja, y nadie en la corte se atrevía a nombrar siquiera el tema. Sin embargo, Quevedo apostó con sus amigos a que se lo diría en público y en la corte. Entonces cogió un ramo de claveles blancos y otro de rosas rojas y se dirigió a la reina con la mencionada frase. Por supuesto ganó la apuesta.{{fuentes}}
 
* «... En besos, no en razones».<ref>{{Versalita|Sefchovich}}, Sara. ''El cielo completo: Mujeres escribiendo, leyendo''. Editorial Oceano, 2015. ISBN 978-6-07-735742-1.</ref><ref>{{Versalita|Velasco}}, Teresa. ''Cartografía de un poema'', p. 81. Editorial Seleer. ISBN 978-8-49-455339-4, p. 81.</ref>
 
=== H ===
=== L===
 
* «La [[guerra]] es de por vida en los hombres, porque es guerra la vida, y vivir y militar es una misma cosa».<ref> {{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco; {{Versalita|Ochoa}}, Eugenio de. ''Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez'', p. 7. Editor Baudry, 1842, p. 7.</ref>
 
* «La [[paciencia]] es [[virtud]] vencedora, y hace a los reyes poderosos y justos. La impaciencia es [[vicio]] del demonio, seminario de los más horribles y artífice de los tiranos».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 220.</ref>
* «Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 361.</ref>
 
* «Mejor me sabe en un platón la sopa<br/>y el vino con la mosca y la zurrapa<br/>que al rico que se engulle todo el mapa<br/> muchos años de vino en ancha copa».<ref>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco; {{Versalita|Ochoa}}, Eugenio de. ''Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez'', p. 403. Editor Baudry, 1842, p. 403.</ref>
 
* «Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 174.</ref>
 
* «Muchos son buenos si se da crédito a los testigos; pocos si se toma declaración a su conciencia».<ref>{{Versalita|Ramírez Mota}}, Victor. ''El amor es libertad'', p. 83. Publicaciones Paulinas, S.A. de CV, México, ISBN 968-437-155-1, p. 83.</ref>
 
=== N ===
* «Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 84.</ref>
* «No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada».<ref>{{Versalita|Caballero Méndez}}, Rubén. POET@NET, Poetas en la Red, p. 114. Editor Lulu.com. ISBN 978-132-685-518-511-4, p. 114.</ref>
 
* «No hace la codicia que suceda lo que queremos, ni el temor que no suceda lo que recelamos».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1859), p. 138.</ref>
 
* «No hay contento en esta vida<br/>que se pueda comparar<br/>al contento que es cagar».<ref>{{Versalita|Quevedo y Villegas}}, Francisco. ''Gracias y desgracias del ojo del culo (1580-1645)'', p. 11. Ediciones Mister Clip. ISBN 978-151-192-797-0, p. 11.</ref>
 
* «No hay cosa que más avive el amor que el temor de perder al ser amado».<ref>{{Versalita|Bol}}, Cecilio, ''Ollirum Leugimmis. Conversaciones con ellos'', p. 139. Editorial Bubok, 2010. ISBN 978-84-9981-217-5, p. 139.</ref>
 
* «No hay necio que no me hable,<br/> ni vieja que no me quiera,<br/> ni pobre que no me pida,<br/> ni rico que no me ofenda.<br/>No hay camino que no yerre,<br/>ni juego donde no pierda,<br/>ni amigo que no me engañe,<br/>ni enemigo que no tenga.<br/>Agua me falta en el mar,<br/>y la hallo en las tabernas;<br/>que mis contentos y el vino<br/>son aguados dondequiera».<ref>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}} (1764), p. 416.</ref>
** Romance "Refiere su nacimiento y las propiedades que le comunicó".
 
* «No hay verdadero [[amor]] donde hay alguna sospecha».<ref>{{Versalita|Bosch}}, María José. ''La danza de las emociones: Vives como sientes'', p. 76. Editorial EDAF, 2009. ISBN 978-8-44-142117-2, p. 76.</ref>
 
* «No he de callar, por más que con el dedo<br/> ya tocando la boca, ya la frente,<br/> silencio avises o amenaces miedo.<br/> ¿No ha de haber un espíritu valiente?<br/> ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?<br/> ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?».<ref>{{Versalita|Gómez Pérez}}, Rafael. ''Decadencia y esperanza: claves para entender este tiempo'', p. 38. Ediciones Rialp, 2007. ISBN 978-8-43-213652-8, p. 38.</ref>
** Fuente: ''Epístola satírica y censoria sobre las costumbres presentes de los castellanos escrita a don Gaspar de Guzmán, conde de Olivares, en su valimiento''.
 
* «No es menos ofensiva arma la caricia en las mujeres, que la espada en los hombres».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1852), p. 102.</ref>
 
* «No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca».<ref>{{Versalita|Villamarín Pulido}}, Luis Alberto. ''Superación Personal: Tesoro de la sabiduría'', Tomo I, p. 91. Volumen 2 de Elementos de autosuperación. Editor Luis Villamarin, 2015. ISBN 978-1-49-930144-1, p. 91.</ref>
 
* «No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa».<ref>{{Versalita|Cardona Andújar}}, José. ''Saber docente desde la pedagogía poética''. Editorial UNED. 2016. ISBN 978-8-43-627107-2.</ref>
* «Poderoso caballero<br/> es Don Dinero. <br/>Madre, yo al oro me humillo<br/>él es mi amante y mi amado,<br/>pues de puro enamorado, <br/>de contino anda amarillo:<br/>que pues doblón, o sencillo<br/>hace todo cuanto quiero<br/>Poderoso Caballero<br/>es Don Dinero».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo IV, p. 265.</ref>
** Fuente: Musa V; Letra satírica XIX.
** Nota: Esta [[paremia]] aparece cerrando cada [[estrofa]] a modo de [[estribillo]], como se lee en la última estrofa: «Más valen en cualquier tierra,/(Mirad si es harto sagaz)/Sus escudos en la paz/Que rodelas en la guerra./Y pues al pobre le entierra/Y hace propio al forastero,/Poderoso Caballero/Es don Dinero».<ref name=cvc>[https://cvc.cervantes.es/lengua/refranero/ficha.aspx?Par=59302&Lng=0 «Refranero multilingüe: Ficha.»] Centro Virtual Cervantes. Consultado el 8 de febrero de 2020.</ref>
 
* «Por nuestra [[codicia]] lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 158.</ref>