Diferencia entre revisiones de «Francisco de Quevedo»

203 bytes añadidos ,  hace 2 años
Ortografía; mantenimiento
(Ortografía; mantenimiento)
(Ortografía; mantenimiento)
 
* «Apocarse es [[virtud]], poder y [[humildad]]; dejarse apocar es vileza y delito».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 158.</ref>
 
* «Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y pierde la honra».<ref name=que330/>
** Fuente: ''De la vida de Marco Bruto''.
 
=== B ===
 
=== C ===
 
* «Cánsate ya, mortal, de fatigarte<br/>En adquirir riquezas y tesoros,<br/>Que últimamente el tiempo ha de heredarte,<br/> Y al fin te han de dejar la plata y el oro<br/>Vive para ti solo si pudieres, <br/>Pues solo para ti, si mueres, mueres».<ref>{{Versalita|Eusebio}}, Sebastián Arribas. ''Enciclopedia básica de la vida''. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 420.</ref>
 
* «Cerrar mis ojos podrá la postrera<br/> Sombra, que me llevare el blanco día; <br/>Y podrá desatar esta alma mía<br/>Hora a su afán ansiosa lisonjera; <br/>Mas no de esa otra parte en la ribera<br/>Dejará la memoria en donde ardía: <br/>Nadar sabe mi llama el agua fría, <br/>Y perder el respeto a ley severa. <br/>Alma al que todo un Dios prisión ha sido, <br/>Venas que humor a tanto fuego han dado, <br/>Médulas que han gloriosamente ardido, <br/>Su cuerpo dejarán, no su cuidado: <br/>Serán ceniza, mas tendrán sentido: <br/>Polvo serán, mas polvo enamorado».<ref>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco; {{Versalita|Ochoa}}, Eugenio de. ''Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez''. Editor Baudry, 1842, p. 360.</ref>
 
* «Creyendo lo peor, casi siempre se acierta».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de. ''Migajas sentenciosas. Obras completas en prosa''. Madrid. Editorial Aguilar. 1981, p. 1133.</ref><ref>{{Versalita|García Gibert}}, Javier. ''La «humanitas» Hispana: Sobre el humanismo literario en los siglos de oro''. Ediciones Universidad de Salamanca, 2010 ISBN 978-84-78002-02-3, p. 120.</ref>
** Nota: Aunque esta nota es atribuida a Quevedo, sin embargo aparece recogida en una obra de época anterior, ''Las memorias... de los hechos y empressas de Louis undecimo Carlos octavo, reyes de Francia'' de Philippe de Commynes, (1447-1511).<ref>{{Versalita|Commynes}}, Philippe de. ''Las memorias... de los hechos y empressas de Louis undecimo Carlos octavo, reyes de Francia, publicado después de su muerte en 1643'', p. 130.</ref>
 
* «Cuando el [[avaro]] dice: tengo un [[tesoro]], el [[preso]] dice: tenga una [[cárcel]]».
** Variante: «Y sería lo propio decir el avaro que él tiene el tesoro, que si el preso dijese que él tiene la cárcel».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 393.</ref>
 
=== D ===
 
* «Dijo la [[rana]] al [[mosquito]] desde una [[tinaja]]: más quiero [[muerte|morir]] en el [[vino]] que vivir en el [[agua]]».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de. El parnaso español; o Las nueve musas de don Francisco de Quevedo Villegas...'' Editorial Zaragoza, Carranque, Delgado y c.acia, 1886. Página 359. </ref>
 
* «Donde hay poca justicia es un peligro tener razón».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 175.</ref>
=== E ===
 
* «En tanto en [[Cataluña]] quedase un solo [[catalán]], y piedras en los campos desiertos, hemos de tener enemigos y [[guerra]]».<ref>{{Versalita|Cervera}}, César. [http://www.abc.es/espana/20141023/abci-quevedo-poeta-hostilidad-cataluna-201410221807.html «¿Cuál fue el origen de la hostilidad de Francisco de Quevedo hacia los catalanes?» 23 de octubre de 2014.] ''ABC''. </ref>
 
* «El [[agradecimiento]] es la parte principal de un hombre de bien».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 26.</ref>
* «El amor es la última filosofía de la tierra y del cielo».<ref name=herran117/>
 
* «El árbol de la vida es la comunicación con los amigos; el fruto, el descanso y la confianza en ellos».<ref>{{Versalita|Herrán}}, Andrea; {{Versalita|Santos}}, Modesto. ''Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos''. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8, p. 124.</ref>
 
* «El ciego lleva a cuestas al tullido... ande el pie con el ojo remendado».<ref name= parnaso>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}} (1764), p. 41.</ref>
 
* «Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja».<ref>VV. AA. ''Curiosidades históricas de España''. Editorial Litres, 2017. ISBN 978-5-17-085099-0, p. 38.</ref>
** ''Nota:'' La Reinareina era coja, y nadie en la corte se atrevía a nombrar siquiera el tema. Sin embargo, Quevedo apostó con sus amigos a que se lo diría en público y en la corte. Entonces cogió un ramo de claveles blancos y otro de rosas rojas y se dirigió a la Reinareina con la mencionada frase. Por supuesto ganó la apuesta.{{fuentes}}
 
* «... En besos, no en razones».<ref>{{Versalita|Sefchovich}}, Sara. ''El cielo completo: Mujeres escribiendo, leyendo''. Editorial Oceano, 2015. ISBN 978-6-07-735742-1.</ref><ref>{{Versalita|Velasco}}, Teresa. ''Cartografía de un poema''. Editorial Seleer. ISBN 978-8-49-455339-4, p. 81.</ref>
 
=== H ===
 
* «Haces lo que padeces y te imitas».<ref name= Quevedo>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo IV, p. 355.</ref>
* «Hay [[libro]]s cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 51.</ref>
 
* «Hombre mal persuadido de la elocuencia de tus vicios, no eches la culpa de tu error a tu muerte, sino a tu vida. No quieres [[inmortalidad]] porque lo dudas, sino porque la temes. Vives como bestia porque no rehúsas de merecer los castigos eternos; y por no padecerlos no admites la eternidad, como si esto excluyera la inmortalidad de tu alma. Engañaste como los necios que dicen que todo es vida hasta la muerte, y lo que llamas muerte su último y menor instante».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 256.</ref>
* «La [[guerra]] es de por vida en los hombres, porque es guerra la vida, y vivir y militar es una misma cosa».<ref> Gómez de Quevedo y Villegas, Francisco; de Ochoa, Eugenio. Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas ; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez. Editor Baudry, 1842, p. 7.</ref>
** Fuente: ''Fragmentos de la providencia de Dios. Tratado I, inmortalidad del alma''
 
=== L===
 
* «La [[guerra]] es de por vida en los hombres, porque es guerra la vida, y vivir y militar es una misma cosa».<ref> {{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco; de {{Versalita|Ochoa}}, Eugenio de. ''Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas ; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez''. Editor Baudry, 1842, p. 7.</ref>
 
* «La [[paciencia]] es [[virtud]] vencedora, y hace a los reyes poderosos y justos. La impaciencia es [[vicio]] del demonio, seminario de los más horribles y artífice de los tiranos».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 220.</ref>
 
* «Los que de [[corazón]] se [[amor|quieren]] sólo con el corazón se hablan».<ref name="Triguero">{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 76.</ref>
 
* «Los verdaderos grandes son los de ánimo grande».<ref name= Triguero/>
 
=== M ===
 
* «Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 361.</ref>
* «Muchos son buenos si se da crédito a los testigos; pocos si se toma declaración a su conciencia».<ref>{{Versalita|Ramírez Mota}}, Victor. ''El amor es libertad''. Publicaciones Paulinas, S.A. de CV, México, ISBN 968-437-155-1, p. 83.</ref>
 
=== N ===
* «Cerrar mis ojos podrá la postrera<br/> Sombra, que me llevare el blanco día; <br/>Y podrá desatar esta alma mía<br/>Hora a su afán ansiosa lisonjera; <br/>Mas no de esa otra parte en la ribera<br/>Dejará la memoria en donde ardía: <br/>Nadar sabe mi llama el agua fría, <br/>Y perder el respeto a ley severa. <br/>Alma al que todo un Dios prisión ha sido, <br/>Venas que humor a tanto fuego han dado, <br/>Médulas que han gloriosamente ardido, <br/>Su cuerpo dejarán, no su cuidado: <br/>Serán ceniza, mas tendrán sentido: <br/>Polvo serán, mas polvo enamorado».<ref>{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco; {{Versalita|Ochoa}}, Eugenio de. ''Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez''. Editor Baudry, 1842, p. 360.</ref>
 
* «Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 84.</ref>
 
* «No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa».<ref>{{Versalita|Cardona Andújar}}, José. ''Saber docente desde la pedagogía poética''. Editorial UNED. 2016. ISBN 978-8-43-627107-2.</ref>
 
* «Hombre mal persuadido de la elocuencia de tus vicios, no eches la culpa de tu error a tu muerte, sino a tu vida. No quieres [[inmortalidad]] porque lo dudas, sino porque la temes. Vives como bestia porque no rehúsas de merecer los castigos eternos; y por no padecerlos no admites la eternidad, como si esto excluyera la inmortalidad de tu alma. Engañaste como los necios que dicen que todo es vida hasta la muerte, y lo que llamas muerte su último y menor instante».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 256.</ref>
** Fuente: ''Fragmentos de la providencia de Dios. Tratado I, inmortalidad del alma''
 
* «Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y de costumbres».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 291.</ref>
 
=== O ===
 
* «¡Oh Roma en tu grandeza, en tu hermosura,<br/> huyó lo que era firme y solamente<br/> lo fugitivo permanece y dura!».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo IV, p. 2.</ref>
** Fuente: Soneto a Roma sepultada en sus ruinas.
** Nota: Inscripción de la estatua augusta del César Carlos Quinto en Aranjuez.
 
=== P ===
 
* «... pero no es buena ocasión,/que cuando hay tantos [[desastre]]s, hagas brotar [[fuente]]s de agua, cuando corren [[río]]s de [[sangre]]./No es [[razón]] que cuando el [[cielo]],/desenvainando el alfanje,/se mira contra nosotros por nuestros [[pecado]]s graves, andes haciendo retiros/y no haciendo [[soledad]]es».<ref name=rioyo>{{Versalita|Rioyo}}, Javier. [https://elpais.com/diario/1994/03/22/madrid/764339095_850215.html «El Retiro.» 22 de marzo de 1994.] ''El País''. Consultado el 28 de septiembre de 2019.</ref>
* «Pues amarga la verdad<br/> quiero echarla de la boca<br/>pues si a el alma su hiel toca<br/>esconderla es necedad.<br/>Sépase, pues, libertad<br/>ha engendrado en mi pereza<br/>la Pobreza».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo II, p. 256.</ref>
** Nota: Letrilla satírica VIII.
 
=== Q ===
 
* «Quien no ama con todos sus cinco sentidos a una [[mujer]] hermosa, no estima a la naturaleza su mayor cuidado y su mayor obra».<ref name=que330>{{Versalita|Quevedo}} (1852), p. 330.</ref>
 
=== S ===
* «Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y pierde la honra».<ref name=que330/>
** Fuente: De la vida de Marco Bruto.
 
* «Señor excelentísimo, mi llanto<br/>ya no consiente márgenes ni orillas<br/>inundación será la de mi canto<br/>sobre las aras de las dos Castillas».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo IV, p. 107.</ref>
* «Ser tirano no es ser, es dejar de ser y hacer que dejen de ser todos».<ref name=que330/>
 
* «Si cuentas por mujer lo que compone<br/>a la mujer, no acuestes a tu lado<br/>la mujer, sino el fardo que se pone».<ref>{{Versalita|Pozuelo Yvancos}}, José María. ''La invención literaria: Garcilaso, Góngora, Cervantes, Quevedo y Gracián''. Volumen 339 de Estudios filológicos. Ediciones Universidad de Salamanca, 2014. ISBN 978-84-90123-85-0, p. 103.</ref>
** Fuente: Soneto "Desnuda a la mujer de la mayor parte ajena que la compone".
 
* «Siempre se ha de conservar el [[temor]] mas jamás se deberá mostrar».<ref name=que330/>
 
* «Si haces bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor; codicioso, no caritativo».<ref name=paltri52>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 52.</ref>
 
* «Si quieres que te sigan las mujeres, ponte delante de ellas».<ref>{{Versalita|Red}}, Samuel. ''Las mejores citas de provocación / Best Provocation Sayings: Contra Todo Y Contra Todos''. Editorial Grasindo, 2008. ISBN 978-84-79277-80-2., p. 64.</ref>
 
* «Siempre se ha de conservar el [[temor]] mas jamás se deberá mostrar».<ref name=que330/>
 
* «Solamente un dar me agrada,<br/>que es el dar en no dar nada.<br/>Si la prosa que gasté<br/>contigo, Niña, lloré, <br/>y aun hasta ahora la lloro, <br/>¿Qué haré la plata y el oro? <br/>Ya no he de dar, sino fuere al diablo a quien me pidiere; <br/>que tras la burla pasada, <br/> Solamente un dar me agrada, <br/>que es el dar en no dar nada».<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1772), Tomo IV, p. 264.</ref>
 
** Fuente: Terpsicore: Letra satírica XVII.
 
* «Sólo el que manda con amor es servido con fidelidad».<ref name=paltri52/>
 
=== T ===
 
* «Todos anhelamos llegar a [[vejez|viejos]] y todos negamos que ya hemos llegado».<ref>{{Versalita|Martínez Vera}}, Ester. Segunda parte. Ediciones Noufront. 2010. ISBN 978-84-92726-37-0, p. 1.</ref>
 
* «Todos los que parecen [[estupidez|estúpidos]], lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen».<ref>{{Versalita|Sarmiento}}, J. M. ''Mil y un frases célebres''. Planet House Editorials, 2016. </ref>
 
=== U ===
 
* «Una sola piedra puede desmoronar un edificio».<ref>{{Versalita|Herrán}}, Andrea; {{Versalita|Santos}}, Modesto. ''Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros): del tacitismo al neoestoicismo''. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8, p. 50.</ref>
** Fuente: Soneto «Un nuevo corazón, un hombre nuevo»
 
* «Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos».<ref>{{Versalita|Eusebio}}, Sebastián Arribas. ''Enciclopedia básica de la vida''. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 420.</ref>
** Nota: Frase atribuida a [[Lucio Apuleyo]], filósofo latino (125-180) por Palomo Triguero.<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 168.</ref>
 
* «Cánsate ya, mortal, de fatigarte<br/>En adquirir riquezas y tesoros,<br/>Que últimamente el tiempo ha de heredarte,<br/> Y al fin te han de dejar la plata y el oro<br/>Vive para ti solo si pudieres, <br/>Pues solo para ti, si mueres, mueres».<ref>{{Versalita|Eusebio}}, Sebastián Arribas. ''Enciclopedia básica de la vida''. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 420.</ref>
 
== Citas sobre Quevedo ==