Diferencia entre revisiones de «Francisco de Quevedo»

1898 bytes eliminados ,  hace 2 años
Ortografía; mantenimiento
(Amplío con ref. y enlaces; ortografía; mantenimiento)
(Ortografía; mantenimiento)
* «El árbol de la vida es la comunicación con los amigos; el fruto, el descanso y la confianza en ellos».<ref>Herrán, Andrea; Santos, Modesto. Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8, p. 124.</ref>
 
* «El ciego lleva a cuestas al tullido... ande el pie con el ojo remendado».<ref name= parnaso>Gomez{{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas, Francisco. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo VIII de sus Obras. Madrid,}} (1764. Imprenta de Sancha), p. 41.</ref>
** Fuente: Extracto del soneto "Representa esta moralidad con la fábula del cojo y del ciego, que recíprocamente se ayudaban"
** Versión completa:<br/>El ciego lleva a cuestas al tullido: <br/>Dígola maña, y caridad le niego; <br/>Pues en ojos los pies le paga al ciego<br/>El cojo solo para sí impedido. <br/>El mundo en estos dos está entendido, <br/>Si a discurrir con sus astucias llego: <br/>Pues yo a ti te asisto por tu talego; <br/>Tú, en lo que sé, cobrar de mí has querido. <br/>Si tú me das los pies, yo te doy los ojos: <br/>Todo este mundo es trueco interesado; <br/>Y despojos se cambian por despojos. <br/>Ciegos, con todos hablo escarmentado: <br/>Pues unos somos ciegos y otros cojos, <br/>Ande al pie con el ojo remendado.<ref name= parnaso/>
* «...En besos, no en razones».<ref>Sefchovich, Sara. El cielo completo: Mujeres escribiendo, leyendo. Editorial Oceano, 2 sept. 2015. ISBN 978-6-07-735742-1.</ref><ref>Velasco, Teresa. Cartografía de un poema. Editorial Seleer. ISBN 978-8-49-455339-4. p. 81</ref>
 
* «Haces lo que padeces y te imitas».<ref name= Quevedo> Gomez de {{Versalita|Quevedo}} y Villegas(1772), Francisco. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV de sus Obras. Madrid, 1772p. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S335.M. p.355</ref>
** Versión completa: Título: ''Marido paciente, que imagina satisfacerse de su deshonra con hacer a otros casados ofensas.''
** Solo en ti se mintió justo el pecado,<br/>Siendo injusto en trabajos y placeres; <br/>Pues que quitando a muchos sus mujeres <br/>Con tu mujer a, muchos has pagado. <br/>Si los cuernos que pones te has quitado, <br/>De tus sienes los huesos ¿qué prefieres? <br/>No pones cuernos, si entenderlo quieres: <br/>Cuernos truecas con premio de contado. <br/>Cobras, no haces, Filemón, cornudos; <br/>Adulterado adúltero desquitas<br/>Duras afrentas de los ganchos mudos. <br/>Ni es desquitarlos, pues que no te quitas<br/>Ni uno de cuantos peinas puntiagudos. <br/>Haces lo que padeces y te imitas.<ref name= Quevedo/>
 
* «La [[soberbia]] nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 226.</ref>
** Fuente: ''Las cuatro pestes y las cuatro fantasmas''.<ref>{{Versalita|Quevedo}} (1859), [https://books.google.es/books?id=1ON70IgKPP0C&pg=PA101&dq=Las+cuatro+pestes+y+las+cuatro+fantasmas&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjj5bDq2YbfAhXNyIUKHQj-CIkQ6AEIKDAA#v=onepage&q=La%20soberbia%20nunca%20baja%20de%20donde%20sube%2C%20porque%20siempre%20cae%20de%20donde%20subi%C3%B3&f=false ''Las cuatro pestes y las cuatro fantasmas''p. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas: coleccion completa, corregida, ordenada e ilustrada, Volumen 48. Francisco de Quevedo. Editores Aureliano Fernández-Guerra y Orbe, Florencio Janer. 2ª Edición. Editorial M. Rivadeneyra, 1859. Página 101.]</ref>
 
* «Lo más seguro es no ponerse en peligro».{{sin fuentes}}
* «No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada».<ref>Caballero Méndez, Rubén POET@NET, POETAS EN LA RED. Editor Lulu.com. ISBN 978-132-685-518-511-4. P. 114</ref>
 
* «No hace la codicia que suceda lo que queremos, ni el temor que no suceda lo que recelamos».<ref>Biblioteca{{Versalita|Quevedo}} de autores españoles, Volumen 48. Editor M. Rivadeneyra 1876(1859), p. 138.</ref>
 
* «No hay contento en esta vida<br/>que se pueda comparar<br/>al contento que es cagar».<ref>{{Versalita|Quevedo y Villegas}}, Francisco. ''Gracias y desgracias del ojo del culo (1580-1645)''. Ediciones Mister Clip. ISBN 978-151-192-797-0, p. 11.</ref>
* «No hay cosa que más avive el amor que el temor de perder al ser amado».<ref>{{Versalita|Bol}}, Cecilio, ''Ollirum Leugimmis. Conversaciones con ellos''. Editorial Bubok, 2010. ISBN 978-84-9981-217-5, p. 139.</ref>
 
* «No hay necio que no me hable,<br/> ni vieja que no me quiera,<br/> ni pobre que no me pida,<br/> ni rico que no me ofenda.<br/>No hay camino que no yerre,<br/>ni juego donde no pierda,<br/>ni amigo que no me engañe,<br/>ni enemigo que no tenga.<br/>Agua me falta en el mar,<br/>y la hallo en las tabernas;<br/>que mis contentos y el vino<br/>son aguados dondequiera».<ref> {{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco. ''El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas''. Tomo VIII de sus Obras. Madrid, (1764. Imprenta de Don Antonio de Sancha), p. 416.</ref>
** Romance "Refiere su nacimiento y las propiedades que le comunicó".
 
** Fuente: ''Epístola satírica y censoria sobre las costumbres presentes de los castellanos escrita a don Gaspar de Guzmán, conde de Olivares, en su valimiento''.
 
* «No es menos ofensiva arma la caricia en las mujeres, que la espada en los hombres».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de. ''Obras de don Francisco de Quevedo Villegas'', Volumen 1. Corregida, ordenada e ilustrada por don Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Imprenta M. Rivadeneyra, (1852), p. 102.</ref>
 
* «No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca».<ref>{{Versalita|Villamarín Pulido}}, Luis Alberto. ''Superación Personal: Tesoro de la sabiduría'', Tomo I, Volumen 2 de Elementos de autosuperación. Editor Luis Villamarin, 2015. ISBN 978-1-49-930144-1, p. 91.</ref>
* «No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa».<ref>{{Versalita|Cardona Andújar}}, José. ''Saber docente desde la pedagogía poética''. Editorial UNED. 2016. ISBN 978-8-43-627107-2.</ref>
 
* «Hombre mal persuadido de la elocuencia de tus vicios, no eches la culpa de tu error a tu muerte, sino a tu vida. No quieres [[inmortalidad]] porque lo dudas, sino porque la temes. Vives como bestia porque no rehúsas de merecer los castigos eternos; y por no padecerlos no admites la eternidad, como si esto excluyera la inmortalidad de tu alma. Engañaste como los necios que dicen que todo es vida hasta la muerte, y lo que llamas muerte su último y menor instante».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de; {{Versalita|Tarsia}}(1772), Pablo Antonio de. ''Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas''. Tomo II. Fragmentos de la providencia de Dios. Tratado I, inmortalidad del alma Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M., p. 256.</ref>
** Fuente: ''Fragmentos de la providencia de Dios. Tratado I, inmortalidad del alma''
 
* «Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y de costumbres».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 291.</ref>
 
* «¡Oh Roma en tu grandeza, en tu hermosura,<br/> huyó lo que era firme y solamente<br/> lo fugitivo permanece y dura!».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de; {{Versalita|Tarsia}}(1772), Pablo Antonio de. ''Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas''. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M., p. 2.</ref>
** Fuente: Soneto a Roma sepultada en sus ruinas.
** Nota: Inscripción de la estatua augusta del César Carlos Quinto en Aranjuez.
* «Pocos oyen murmurar de otro, que no les parezca poco lo que oyen y verdad lo que creen».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco. ''Obras de don Francisco Quevedo Villegas, Caballero del Hábito de Santiago y Señor de la Villa de la Torre de Juan Abad''. Tomo II. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. Madrid, 1772, p. 672.</ref>
 
* «Poderoso caballero<br/> es Don Dinero. <br/>Madre, yo al oro me humillo<br/>él es mi amante y mi amado,<br/>pues de puro enamorado, <br/>de contino anda amarillo:<br/>que pues doblón, o sencillo<br/>hace todo cuanto quiero<br/>Poderoso Caballero<br/>es Don Dinero».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de; {{Versalita|Tarsia}}(1772), Pablo Antonio de. ''Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas''. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M., p. 265.</ref>
** Fuente: Musa V; Letra satírica XIX.
 
* «Por nuestra [[codicia]] lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho».<ref>{{Versalita|Palomo Triguero}} (2013), p. 158.</ref>
 
* «Pues amarga la verdad<br/> quiero echarla de la boca<br/>pues si a el alma su hiel toca<br/>esconderla es necedad.<br/>Sépase, pues, libertad<br/>ha engendrado en mi pereza<br/>la Pobreza».<ref>{{Versalita|Quevedo,}} Francisco de; Tarsia(1772), Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo II. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 256.</ref>
** Nota: Letrilla satírica VIII.
 
* «Quien no ama con todos sus cinco sentidos a una [[mujer]] hermosa, no estima a la naturaleza su mayor cuidado y su mayor obra».<ref name=que330>{{Versalita|Quevedo}} Villegas(1852), Franciscop. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa330. Impr. y Estereot. de M. Rivadeneyra, 1852. p.330</ref>
 
* «Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y pierde la honra».<ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Impr. y Estereot. de M. Rivadeneyra, 1852. p.330<name=que330/ref>
** Fuente: De la vida de Marco Bruto.
 
* «Señor excelentísimo, mi llanto<br/>ya no consiente márgenes ni orillas<br/>inundación será la de mi canto<br/>sobre las aras de las dos Castillas».<ref>{{Versalita|Quevedo,}} Francisco de; Tarsia(1772), Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 107.</ref>
** Fuente: ''Musa II: Epístola satírica y censoria contra las costumbres presentes de los castellanos: Escrita a Don Gaspar de Guzmán, Condeconde de Olivares, en su Valimiento.''
 
* «Ser tirano no es ser, es dejar de ser y hacer que dejen de ser todos».<ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Corregida, ordenada e ilustrada por don Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Imprenta M. Rivadeneyra, 1852. p.76<name=que330/ref>
 
* «Si cuentas por mujer lo que compone<br/>a la mujer, no acuestes a tu lado<br/>la mujer, sino el fardo que se pone».<ref>Pozuelo Yvancos, José María. La invención literaria: Garcilaso, Góngora, Cervantes, Quevedo y Gracián. Volumen 339 de Estudios filológicos. Ediciones Universidad de Salamanca, 2014. ISBN 978-84-90123-85-0., p. 103.</ref>
** Fuente: Soneto "Desnuda a la mujer de la mayor parte ajena que la compone".
 
* «Si quieres que te sigan las mujeres, ponte delante de ellas».<ref>Red, Samuel. Las mejores citas de provocación / Best Provocation Sayings: Contra Todo Y Contra Todos. Editorial Grasindo, 2008. ISBN 978-84-79277-80-2. p. 64</ref>
 
* «Siempre se ha de conservar el [[temor]] mas jamás se deberá mostrar».<ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Corregida, ordenada e ilustrada por don Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Imprenta M. Rivadeneyra, 1852. p.125.<name=que330/ref>
 
* «Solamente un dar me agrada,<br/>que es el dar en no dar nada.<br/>Si la prosa que gasté<br/>contigo, Niña, lloré, <br/>y aun hasta ahora la lloro, <br/>¿Qué haré la plata y el oro? <br/>Ya no he de dar, sino fuere al diablo a quien me pidiere; <br/>que tras la burla pasada, <br/> Solamente un dar me agrada, <br/>que es el dar en no dar nada».<ref>{{Versalita|Quevedo,}} Francisco de; Tarsia(1772), Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 264.</ref>
 
* «Solamente un dar me agrada,<br/>que es el dar en no dar nada.<br/>Si la prosa que gasté<br/>contigo, Niña, lloré, <br/>y aun hasta ahora la lloro, <br/>¿Qué haré la plata y el oro? <br/>Ya no he de dar, sino fuere al diablo a quien me pidiere; <br/>que tras la burla pasada, <br/> Solamente un dar me agrada, <br/>que es el dar en no dar nada».<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 264.</ref>
** Fuente: Terpsicore: Letra satírica XVII.
 
* «Sólo el que manda con amor es servido con fidelidad».<ref name=paltri52/>
 
* «Todos anhelamos llegar a [[vejez|viejos]] y todos negamos que ya hemos llegado».<ref>{{Versalita|Martínez Vera}}, Ester. Segunda parte. Ediciones Noufront. 2010. ISBN 978-84-92726-37-0., p. 1.</ref>
 
* «Todos los que parecen [[estupidez|estúpidos]], lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen».<ref>{{Versalita|Sarmiento}}, J. M. ''Mil y un frases célebres''. Planet House Editorials, 2016. </ref>
 
* «Una sola piedra puede desmoronar un edificio».<ref>Herrán, Andrea; Santos, Modesto. Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8, p. 50.</ref>
** Nota: Esta sentencia es atribuida a [[Vicente Mut]]<ref>Mut, Vicente. El principe en la guerra, y en la paz : copiado de la vida del Emperador Iustiniano por Don Vicente Mut, sargento mayor de Mallorca. Publicacado en Madrid : por Iuan Sanchez : acosta de Pedro Garcia de Sodruz mercader de libros en la calle Mayor, véndese en su casa, 1640.</ref> por los mismos autores de la referencia,[[Andrea Herrán Santiago]] y [[Modesto Santos López]]. <ref>Herrán Santiago, Andrea; Santos López, Modesto. Migajas sentenciosas: Sentencias erróneamente atribuidas a Quevedo, sus autores y su contextualización. Editorial Agilice digital, S. L. ISBN 978-84-16178-09-4. </ref>
 
* «Un nuevo corazón, un hombre nuevo<br/>ha menester, señor, la ánima mía.<br/>¡Desnúdame de mí, que ser podría<br/>que a tu piedad pagase lo que debo!».<ref>{{Versalita|Quevedo}}, Francisco de. ''Antología poética comentada''. Edición de Fernando Gómez Redondo. Editorial EDAF, 2004. ISBN 978-84-41414-73-0, p. 34.</ref>
** Fuente: Soneto "«Un nuevo corazón, un hombre nuevo."»
 
* «Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos».<ref>Eusebio, Sebastián Arribas Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0, p. 420.</ref>
 
== Bibliografía ==
 
* {{Versalita|Gómez de Quevedo y Villegas}}, Francisco. ''El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas''. Tomo VIII de sus Obras. Madrid, 1764. Imprenta de Don Antonio de Sancha.</ref>
 
* {{Versalita|Palomo Triguero}}, Eduardo. ''Cita-logía''. Editorial Punto Rojo Libros, S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. [https://books.google.es/books?id=He9BAwAAQBAJ&dq En Google Books.]
 
* {{Versalita|Quevedo}}, Francisco; {{Versalita|Fernández-Guerra y Orbe}}, Aureliano. ''Obras de don Francisco de Quevedo Villegas: coleccion completa, corregida, ordenada e ilustrada'', Volumen I. Editorial M. Rivadeneyra, 1852.
 
* {{Versalita|Quevedo}}, Francisco; {{Versalita|Fernández-Guerra y Orbe}}, Aureliano. ''Obras de don Francisco de Quevedo Villegas: coleccion completa, corregida, ordenada e ilustrada'', Volumen 48, 2.ª Edición. Editorial M. Rivadeneyra, 1859. [https://books.google.es/books?id=1ON70IgKPP0C&pg En Google Books.]
 
* {{Versalita|Quevedo}}, Francisco de; {{Versalita|Tarsia}}, Pablo Antonio de. ''Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas''. Madrid, 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M.
 
{{DEFAULTSORT:Quevedo, Francisco De}}