Diferencia entre revisiones de «Rosalía de Castro»

2321 bytes eliminados ,  hace 3 años
wikificar conjunto, añadiendo plantillas y sacar material propio de Wikisource, sin valor como cita o repitiendo conceptos con distinta composición
(wikificar conjunto, añadiendo plantillas y sacar material propio de Wikisource, sin valor como cita o repitiendo conceptos con distinta composición)
{{Ficha de autor
|título = María Rosalía Rita de Castro
|día nacimiento = 24 de febrero
|año nacimiento = 1837
|EbooksG =
}}
'''[[w:Rosalía de Castro|María Rosalía Rita de Castro]]''' (n. [[w:Santiago de Compostela|Santiago de Compostela]], [[w:La Coruña|La Coruña]];, 24 de febrero de 1837 - m. Padrón, La Coruña; 15 de julio de 1885) fue una [[Poeta|poetisa]] y [[Novela|novelistaescritora]] [[España|española]] que escribióprodujo tantoobras en lenguagallego gallegay comoespañol. enPublicó lengua''Cantares españolagallegos'', su primer libro de poemas notable, en 1863.
 
== Citas ==
<!-- Agregar las citas en orden alfabético con su fuentes y referencias con los requisitos que piden las políticas oficiales. Sin ellas cualquier editor puede borrarlas, por lo que se perderá tu aportación. El uso de bases de datos de citas de Internet está prohibido por la política oficial de referencias aprobada por la comunidad. -->
 
* «Es feliz el que</br>soñando, muere.</br>Desgraciado el que muera</br>sin soñar».<ref>Citado en Rubio Díaz, Susana. ''Morir o nacer al otro lado''. Editorial Corona Borealis, 2014 ISBN 978-84-1530-668-9. p. 13.</ref>
* «Frío y calor, otoño o primavera,
: ¿dónde... dónde se encuentra la alegría?».<ref> De Castro, Rosalia. Antología poética. Editorial EDAF, 2007. ISBN 9788441415072. p. 252.</ref>
 
* «Es feliz el que
: soñando, muere.
: Desgraciado el que muera
: sin soñar».<ref>Citado en Rubio Díaz, Susana. Morir o nacer al otro lado. Editorial Corona Borealis, 2014 ISBN 978-84-1530-668-9. p. 13.</ref>
 
* «Era niño y ya perdiera
: la costumbre de llorar;
: la miseria seca el alma
: y los ojos además;
: era niño y parecía
: por sus hechos viejo ya».<ref>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p. XCI.</ref>
:* Fuente: Poema ''Cuando sopla el Norte duro''.
 
* «¡Oh tierra, antes y ahora, siempre fecunda y bella!».<ref>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p. VI.</ref>
** Fuente: ''En las orillas del Sar'', VI.
 
* «Puro el aire, la luz sonrosada,</br>¡qué despertar tan dichoso!».<ref>De Castro, Rosalia. ''En las orillas del Sar''. NoBooks Editorial, 2011. p III.</ref>
* «Inexplicable angustia, hondo dolor del alma,
: recuerdo que no muere, deseo que no acaba».<ref>Citado en Da Rocha Cavadas, José Manuel. La Primera partida del mundo. Editorial Obrapropia Editorial, 2014. ISBN 978-84-1536-276-0. 160.</ref>
 
* «Hierve la sangre juvenil, se exalta</br>lleno de aliento el corazón, y audaz</br>el loco pensamiento sueña y cree</br>que el hombre es, cual los dioses, inmortal».<ref name=adivina>De Castro, Rosalia. ''En las orillas del Sar''. NoBooks Editorial, 2011. p XIII.</ref>
* «Otra vez, Tras la lucha que rinde
:* Fuente: ''En las orillas del Sar''.
: y la incertidumbre amarga
: del viajero que errante no sabe
: dónde dormirá mañana,
: en sus lares primitivos
: halla un breve descanso mi alma».<ref name=lucha>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p II.</ref>
 
* «La que ayer fue capullo, es rosa ya,</br>y pronto agostará rosas y plantas</br>el calor estival».<ref name=adivina/>
* «Puro el aire, la luz sonrosada,
:* ¡qué despertar tan dichoso!».<ref>De Castro, Rosalia.Fuente: ''En las orillas del Sar.'' NoBooks("Adivínase Editorial,el 2011.dulce py IIIperfumado").</ref>
 
* «Hermosas son las estaciones todas</br>para el mortal que en sí guarda la dicha».<ref name=mortal>De Castro, Rosalia. ''En las orillas del Sar''. NoBooks Editorial, 2011. p XVI.</ref>
* «Hierve la sangre juvenil, se exalta
:* Fuente: ''En las orillas del Sar''.
: lleno de aliento el corazón, y audaz
: el loco pensamiento sueña y cree
: que el hombre es, cual los dioses, inmortal».<ref name=adivina>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XIII.</ref>
:* Fuente: ''Adivínase el dulce y perfumado''.
 
* «No importa que los sueños sean mentira,
: ya que al cabo es verdad
: que es venturoso el que soñando muere,
: infeliz el que vive sin soñar».<ref name=adivina/>
:* Fuente: ''Adivínase el dulce y perfumado''.
 
* «La que ayer fue capullo, es rosa ya,
: y pronto agostará rosas y plantas
: el calor estival».<ref name=adivina/>
:* Fuente: ''Adivínase el dulce y perfumado''.
 
* «Hermosas son las estaciones todas
: para el mortal que en sí guarda la dicha».<ref name=mortal>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XVI.</ref>
:* Fuente: ''Candente está la atmósfera''.
 
* «No son nube ni flor los que enamoran,
: eres tú, corazón, triste o dichoso,
: ya del dolor y del placer el árbitro,
: quien seca el mar y hace habitar el polo».<ref name=mortal/>
:* Fuente: ''Un manso río, una vereda estrecha''.
 
* «¡Cuán bella y caprichosa es la alegría!».<ref>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XVIII.</ref>
:* Fuente: ''En las orillas del Sar'' ("Moría el sol y las marchitas hojas''").
 
* «Alma que vas huyendo de ti misma,</br>¿qué buscas, insensata, en las demás?».<ref>De Castro, Rosalia. ''En las orillas del Sar''. NoBooks Editorial, 2011. p XLI.</ref>
* «Bajo el hacha implacable, ¡cuán presto
:* Fuente: ''En las orillas del Sar''.
: en tierra cayeron
: encinas y robles!».<ref name=robles>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XXXVII.</ref>
:* Fuente: ''Los robles''.
 
* «No subas tan alto, pensamiento loco,</br>que el que más alto sube más hondo cae».<ref>De Castro, Rosalia. ''En las orillas del Sar''. NoBooks Editorial, 2011. p XLVII.</ref>
* «Alma que vas huyendo de ti misma,
:* Fuente:''En las orillas del Sar''.
: ¿qué buscas, insensata, en las demás?».<ref>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XLI.</ref>
:* Fuente: ''Alma que vas huyendo de ti misma''.
 
* «¿Por qué tan terca,
: tan fiel memoria me ha dado el cielo?».<ref>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XLII.</ref>
:* Fuente: ''Cuando recuerdo del ancho bosque''.
 
* «No subas tan alto, pensamiento loco,
: que el que más alto sube más hondo cae».<ref>De Castro, Rosalia. En las orillas del Sar. NoBooks Editorial, 2011. p XLVII.</ref>
:* Fuente:''No subas tan alto, pensamiento loco''.
 
* «Cual si en suelo extranjero me hallase,
: tímida y hosca, contemplo
: desde lejos los bosques y alturas
: y los floridos senderos
: donde en cada rincón me aguardaba
: la esperanza sonriendo».<ref name=lucha/>
:* Fuente: ''En las orillas del Sar'', II.
 
* «Los que ayer fueron bosques y selvas
: de agreste espesura,
: donde envueltas en dulce misterio
: al rayar el día
: flotaban las brumas,
: y brotaba la fuente serena
: entre flores y musgos oculta,
: hoy son áridas lomas que ostentan
: deformes y negras
: sus hondas cisuras».<ref name=robles/>
:* Fuente: ''Los robles''.
 
== Referencias ==
{{Listaref}}
 
== Enlaces externos ==
{{Wikisource}}
{{W}}
{{commonscat}}
{{ORDENAR:Castro, Rosalia}}
 
[[Categoría:Coruñeses]]
[[Categoría:Siglo XIX]]
[[Categoría:Escritoras]]