Diferencia entre revisiones de «José Ortega y Gasset»

137 bytes añadidos ,  hace 1 año
 
== Q ==
* «Que cada uno en su [[ley]] busque en [[paz]] su [[luz]]. Pascal tiene la certidumbre de que va a ser recompensado».{{Cita requerida}}
 
* «Que no sabemos lo que nos pasa: eso es lo que nos pasa».{{Cita requerida}}
 
* «¿Qué perfección es ésta que complace y no subyuga, que admira y no arrastra?"».{{Cita requerida}}
 
* «¿Qué es el [[nacionalismo|nacionalismo particularista]]? Es un sentimiento de dintorno vago, de intensidad variable, pero de tendencia sumamente clara, que se apodera de un [[pueblo]] o colectividad y le hace desear ardientemente vivir aparte de los demás pueblos o colectividades. Mientras éstos anhelan lo contrario, a saber: adscribirse, integrarse, fundirse en una gran unidad histórica, en esa radical comunidad de destino que es una gran nación, esos otros pueblos sienten, por una misteriosa y fatal predisposición, el afán de quedar fuera, exentos, señeros, intactos de toda fusión, reclusos y absortos dentro de sí mismos.<br/><br/> Y no se diga que es, en pequeño, un sentimiento igual al que inspira los grandes nacionalismos, los de las grandes naciones, no; es un sentimiento de signo contrario. Sería completamente falso afirmar que los españoles hemos vivido animados por el afán positivo de no querer ser franceses, de no querer ser ingleses. No; no existía en nosotros ese sentimiento negativo, precisamente porque estábamos poseídos por el formidable afán de ser españoles, de formar una gran nación y disolvernos en ella. Por eso, de la pluralidad de pueblos dispersos que había en la Península, se ha formado esta España compacta.<br/><br/> En cambio, el pueblo particularista parte, desde luego, de un sentimiento defensivo, de una extraña y terrible hiperestesia frente a todo contacto y toda fusión; es un anhelo de vivir aparte. Por eso el nacionalismo particularista podría llamarse, más expresivamente, apartismo o, en buen castellano, señerismo». <ref>Ortega y Gasset, José. "Discurso en las Cortes Constituyentes. Estatuto de Cataluña»., 13 de mayo de 1932. Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, p. 57-58</ref>
: Y no se diga que es, en pequeño, un sentimiento igual al que inspira los grandes nacionalismos, los de las grandes naciones, no; es un sentimiento de signo contrario. Sería completamente falso afirmar que los españoles hemos vivido animados por el afán positivo de no querer ser franceses, de no querer ser ingleses. No; no existía en nosotros ese sentimiento negativo, precisamente porque estábamos poseídos por el formidable afán de ser españoles, de formar una gran nación y disolvernos en ella. Por eso, de la pluralidad de pueblos dispersos que había en la Península, se ha formado esta España compacta.
: En cambio, el pueblo particularista parte, desde luego, de un sentimiento defensivo, de una extraña y terrible hiperestesia frente a todo contacto y toda fusión; es un anhelo de vivir aparte. Por eso el nacionalismo particularista podría llamarse, más expresivamente, apartismo o, en buen castellano, señerismo».<ref>Ortega y Gasset, José. "Discurso en las Cortes Constituyentes. Estatuto de Cataluña»., 13 de mayo de 1932. Obras completas, Vol. V. ISBN 84-306-0569-X (obra completa) ISBN 84-306-0592-4 (tomo V) Ed. Taurus/Fundación José Ortega y Gasset, Madrid, 2004, p. 57-58</ref>
 
* «Quien en nombre de la libertad renuncia a ser el que tiene que ser, ya se ha matado en vida: es un suicida en pie. Su existencia consistirá una perpetua fuga de la única realidad que podía ser».{{Cita requerida}}
 
* «Quien no sea como todo el mundo, quien no piense como todo el mundo, corre el riesgo de ser eliminado».{{Cita requerida}}
 
* «Quien quiera enseñarnos una verdad que no nos lo diga; simplemente que aluda a ella con leve gesto, gesto que inicie en el aire una ideal trayectoria, deslizándonos por la cual llegaremos nosotros mismos a los pies de la nueva verdad».{{Cita requerida}}
* «Quien quiera ver correctamente la [[época]] en que vive debe contemplarla desde lejos. ¿A qué distancia? Es muy sencillo: a la distancia que no permite ya distinguir la nariz de Cleopatra».{{Cita requerida}}
** Fuente: Prefacio de ''Dioses, tumbas y sabios'' de C. W. Ceram. Ediciones Orbis. 1985.
 
* «Quien trabaja lo hace con la esperanza de ganar con ello un día la liberación de su vida, de poder en su hora dejar de trabajar y… comenzar de verdad a vivir».{{Cita requerida}}
 
== S ==
8804

ediciones