Diferencia entre revisiones de «Francisco de Quevedo»

9 bytes eliminados ,  hace 3 años
(Aviso a editores.)
 
== Citas ==
<!-- Agregar las citas en orden alfabético con su fuentes y referencias con los requisitos que piden las políticas oficiales. Sin ellas cualquier editor puede borrarlas, por lo que se perderá tu aportación. El uso de bases de datos de citas de internetInternet está prohibido por la política oficial de referencias aprobada por la comunidad. -->
 
* «Apocarse es [[virtud]], poder y [[humildad]]; dejarse apocar es vileza y delito.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. P. 158</ref>
 
* «Bien acierta quien sospecha que siempre [[error|yerra]].» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 114</ref>
 
* «Bien sé a cuántos contradigo, y reconozco los que se han de armar contra mí; mas no fuera yo español si no buscara peligros, despreciándolos antes para vencerlos después.» .<ref> Roncero López, Victoriano;,Duarte, J. Enrique Quevedo y la crítica a finales del siglo XX, Ediciones Universidad de Navarra, 2002 p. 58</ref>
 
* «Creyendo lo peor, casi siempre se acierta.» .<ref>Quevedo, Francisco de, Migajas sentenciosas. Obras completas en prosa. Madrid. Editorial Aguilar. 1981. p. 1.133</ref> <ref>García Gibert , Javier. La «humanitas» Hispana: Sobre el humanismo literario en los siglos de oro. Ediciones Universidad de Salamanca, 5 may. 2010 ISBN 978-84-78002-02-3. p 120.</ref>
** Nota: Aunque esta nota es atribuida a Quevedo, sin embargo aparece recogida en una obra de época anterior, ''Las memorias ... de los hechos y empressas de Louis undecimo Carlos octavo, reyes de Francia '' de Philippe de Commynes, (1447 - 1511). <ref>Commynes , Philippe de. Las memorias ... de los hechos y empressas de Louis undecimo Carlos octavo, reyes de Francia. publicado después de su muerte en 1643. p. 130</ref>
 
* «Cuando el avaro dice: tengo un tesoro, el preso dice: tenga una cárcel.».
** Variante: «Y sería lo propio decir el avaro que él tiene el tesoro, que si el preso dijese que él tiene la cárcel» <ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. Tomo II. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 393</ref>
 
* «Dijo la rana al mosquito desde una tinaja: más quiero [[muerte|morir]] en el [[vino]] que vivir en el agua»...» <ref>Quevedo, Francisco de. El parnaso español; o Las nueve musas de don Francisco de Quevedo Villegas ... Editorial Zaragoza, Carranque, Delgado y c.a, 1886.Página 359 </ref>
 
* «En tanto en [[Cataluña]] quedase un solo [[catalán]], y piedras en los campos desiertos, hemos de tener enemigos y [[guerra]].».<ref>Cervera, César. ¿Cuál fue el origen de la hostilidad de Francisco de Quevedo hacia los catalanes? ABC.es 23 de octubre de 2014 [http://www.abc.es/espana/20141023/abci-quevedo-poeta-hostilidad-cataluna-201410221807.html]</ref>
 
* «Donde hay poca justicia es un peligro tener razón.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. P. 175</ref>
 
* «El [[agradecimiento]] es la parte principal de un hombre de bien.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. P. 26</ref>
 
* «El [[amistad|amigo]] ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar que le llamen.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. P. 34</ref>
 
* «El amigo interesado mira a su [[amor propio]]; el verdadero, sólo al bien del amigo.» .<ref>Garcia Serrano, Jaime. Sea Usted Una Computadora Humana. Editor LibrosEnRed, 2004. ISBN 978-98-75610-86-6. p. 116</ref>
 
* «El [[amor]] es fe y no ciencia.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. P. 38</ref>
 
* «El amor es la última filosofía de la tierra y del cielo.» .<ref>Herrán, Andrea; Santos, Modesto. Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8. p.117</ref>
 
* «El árbol de la vida es la comunicación con los amigos; el fruto, el descanso y la confianza en ellos.» .<ref>Herrán, Andrea; Santos, Modesto. Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8. p. 124</ref>
 
* «El ciego lleva a cuestas al tullido... ande el pie con el ojo remendado.» .<ref name= parnaso>Gomez de Quevedo y Villegas, Francisco. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo VIII de sus Obras. Madrid, 1764. Imprenta de Sancha. p. 41</ref>
** Fuente: Extracto del soneto "Representa esta moralidad con la fábula del cojo y del ciego, que recíprocamente se ayudaban"
** Versión completa:<br/>El ciego lleva a cuestas al tullido: <br/>Dígola maña, y caridad le niego; <br/>Pues en ojos los pies le paga al ciego<br/>El cojo solo para sí impedido. <br/>El mundo en estos dos está entendido, <br/>Si a discurrir con sus astucias llego: <br/>Pues yo a ti te asisto por tu talego; <br/>Tú, en lo que sé, cobrar de mí has querido. <br/>Si tú me das los pies, yo te doy los ojos: <br/>Todo este mundo es trueco interesado; <br/>Y despojos se cambian por despojos. <br/>Ciegos, con todos hablo escarmentado: <br/>Pues unos somos ciegos y otros cojos, <br/>Ande al pie con el ojo remendado.<ref name= parnaso/>
 
* «El exceso es el [[Veneno|veneno]] de la [[razón]].» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. P. 123</ref>
 
* «El mayor despeñadero, la confianza.» .<ref>Herrán, Andrea; Santos, Modesto. Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8. p. 117</ref>
 
* «El ocio es la pérdida del salario.» .<ref> Gomez de Quevedo y Villegas, Francisco. Obras: Tomo VI Madrid 1791. Imprenta de Don Antonio de Sancha. p. 323</ref>
 
* «El que quiere de esta [[vida]] todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos.» <ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 145.</ref>
 
* «El [[rico]] come, el pobre se alimenta.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 67.</ref>
 
* «El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 282.</ref>
 
* «Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja.» .<ref>Varios. Curiosidades históricas de España. Editorial Litres, 2017. ISBN 978-5-17-085099-0. p. 38-</ref>
** ''Nota:'' La Reina era coja, y nadie en la corte se atrevía a nombrar siquiera el tema. Sin embargo, Quevedo apostó con sus amigos a que se lo diría en público y en la corte. Entonces cogió un ramo de claveles blancos y otro de rosas rojas y se dirigió a la Reina con la mencionada frase. Por supuesto ganó la apuesta.
 
* «...En besos, no en razones.» .<ref>Sefchovich, Sara. El cielo completo: Mujeres escribiendo, leyendo. Editorial Oceano, 2 sept. 2015. ISBN 978-6-07-735742-1.</ref><ref>Velasco, Teresa. Cartografía de un poema. Editorial Seleer. ISBN 978-8-49-455339-4. p. 81</ref>
 
* «Haces lo que padeces y te imitas.» .<ref name= Quevedo> Gomez de Quevedo y Villegas, Francisco. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV de sus Obras. Madrid, 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p.355</ref>
** Versión completa: Título: ''Marido paciente, que imagina satisfacerse de su deshonra con hacer a otros casados ofensas.''
** Solo en ti se mintió justo el pecado,<br/>Siendo injusto en trabajos y placeres; <br/>Pues que quitando a muchos sus mujeres <br/>Con tu mujer a, muchos has pagado. <br/>Si los cuernos que pones te has quitado, <br/>De tus sienes los huesos ¿qué prefieres? <br/>No pones cuernos, si entenderlo quieres: <br/>Cuernos truecas con premio de contado. <br/>Cobras, no haces, Filemón, cornudos; <br/>Adulterado adúltero desquitas<br/>Duras afrentas de los ganchos mudos. <br/>Ni es desquitarlos, pues que no te quitas<br/>Ni uno de cuantos peinas puntiagudos. <br/>Haces lo que padeces y te imitas.<ref name= Quevedo/>
 
* «Hay cosas que solo son un nombre y una figura.».
** Fuente: ''Epistolario'', edición de Luis Astrana Marín, pocos días antes de morir.
 
* «Hay [[libro]]s cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 51.</ref>
 
* «La [[guerra]] es de por vida en los hombres, porque es guerra la vida, y vivir y militar es una misma cosa.» .<ref> Gómez de Quevedo y Villegas, Francisco; de Ochoa, Eugenio. Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas ; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez. Editor Baudry, 1842. p.7</ref>
 
* «La [[paciencia]] es [[virtud]] vencedora, y hace a los reyes poderosos y justos. La impaciencia es [[vicio]] del demonio, seminario de los más horribles y artífice de los tiranos.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Por D. Joachin Ibarra, Impresor de Cámara de S.M., 1772. Obras de d. Francisco de Quevedo Villegas ...p. 220</ref>
 
* «La posesión de la [[salud]] es como la de la hacienda, que se goza gastándola, y si no se gasta no se goza.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. Tomo II. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 458</ref>
 
* «La [[soberbia]] nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 266.</ref>
 
* «Lo más seguro es no ponerse en peligro.» .{{sin fuentes}}
 
* «Lo mucho se vuelve poco con [[deseo|desear]] otro poco más.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Por D. Joachin Ibarra, Impresor de Cámara de S.M., 1772. Obras de d. Francisco de Quevedo Villegas. Tomo II p. 432</ref>
 
* «Los que de [[corazón]] se [[amor|quieren]] sólo con el corazón se hablan.» .<ref name="Triguero">Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 76.</ref>
 
* «Los verdaderos grandes son los de ánimo grande.» .<ref name= Triguero/>
 
* «Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Por D. Joachin Ibarra, Impresor de Cámara de S.M., 1772. Obras de d. Francisco de Quevedo Villegas. Tomo II p. 361</ref>
 
* «Mejor me sabe en un platón la sopa<br/>y el vino con la mosca y la zurrapa<br/>que al rico que se engulle todo el mapa<br/> muchos años de vino en ancha copa.» .<ref> Gómez de Quevedo y Villegas, Francisco; de Ochoa, Eugenio. Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas ; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez. Editor Baudry, 1842. p.403</ref>
 
* «Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 174.</ref>
 
* «Muchos son buenos si se da crédito a los testigos; pocos si se toma declaración a su conciencia.» .<ref>Ramírez Mota, Victor. el amor es libertad. Publicaciones Paulinas, S.A. de CV, México, ISBN 968-437-155-1. p. 83</ref>
 
* «Cerrar mis ojos podrá la postrera<br/> Sombra, que me llevare el blanco día; <br/>Y podrá desatar esta alma mía<br/>Hora a su afán ansiosa lisonjera; <br/>Mas no de esa otra parte en la ribera<br/>Dejará la memoria en donde ardía: <br/>Nadar sabe mi llama el agua fría, <br/>Y perder el respeto a ley severa. <br/>Alma al que todo un Dios prisión ha sido, <br/>Venas que humor a tanto fuego han dado, <br/>Médulas que han gloriosamente ardido, <br/>Su cuerpo dejarán, no su cuidado: <br/>Serán ceniza, mas tendrán sentido: <br/>Polvo serán, mas polvo enamorado.» .<ref>Gómez de Quevedo y Villegas, Francisco; de Ochoa, Eugenio. Obras escogidas (de D. Francisco de Quevedo y Villegas): obras serias: obras jocosas ; obras poeticas. Carta a don Diego de Villagomez. Editor Baudry, 1842. p.360.</ref>
 
* «Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 84.</ref>
* «No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada.» .<ref>Caballero Méndez, Rubén POET@NET, POETAS EN LA RED. Editor Lulu.com. ISBN 978-132-685-518-511-4. P. 114</ref>
 
* «No hace la codicia que suceda lo que queremos, ni el temor que no suceda lo que recelamos.» .<ref>Biblioteca de autores españoles, Volumen 48. Editor M. Rivadeneyra 1876. p. 138</ref>
 
* «No hay contento en esta vida<br/>que se pueda comparar<br/>al contento que es cagar.» .<ref>Quevedo y Villegas, Francisco. Gracias y desgracias del ojo del culo (1580-1645) Ediciones Mister Clip. ISBN 978-151-192-797-0. p.11.</ref>
 
* «No hay cosa que más avive el amor que el temor de perder al ser amado.» .<ref>Bol, Cecilio, OLLIRUM LEUGIMMIS. CONVERSACIONES CON ELLOS. Editorial Bubok, 2010. ISBN 978-84-9981-217-5. p .139</ref>
* «No hay necio que no me hable,<br/> ni vieja que no me quiera,<br/> ni pobre que no me pida,<br/> ni rico que no me ofenda.<br/>No hay camino que no yerre,<br/>ni juego donde no pierda,<br/>ni amigo que no me engañe,<br/>ni enemigo que no tenga.<br/>Agua me falta en el mar,<br/>y la hallo en las tabernas;<br/>que mis contentos y el vino<br/>son aguados dondequiera.» <ref> Gómez de Quevedo y Villegas, Francisco. El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo VIII de sus Obras. Madrid, 1764. Imprenta de Don Antonio de Sancha. p. 416</ref>
** Romance "Refiere su nacimiento y las propiedades que le comunicó".
 
* «No hay verdadero [[amor]] donde hay alguna sospecha.» .<ref>Bosch, María José. La danza de las emociones: Vives como sientes. Editorial EDAF, 2009. ISBN 978-8-44-142117-2. p.76</ref>
 
* «No he de callar, por más que con el dedo<br/> ya tocando la boca, ya la frente,<br/> silencio avises o amenaces miedo.<br/> ¿No ha de haber un espíritu valiente?<br/> ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?<br/> ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?» .<ref>Gómez Pérez, Rafael. Decadencia y esperanza: claves para entender este tiempo. Ediciones Rialp, 2007. ISBN 978-8-43-213652-8. p.38</ref>
** Fuente: ''Epístola satírica y censoria sobre las costumbres presentes de los castellanos escrita a don Gaspar de Guzmán, Conde de Olivares, en su valimiento.''
 
* «No es menos ofensiva arma la caricia en las mujeres, que la espada en los hombres.» .<ref>Quevedo, Francisco de. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, Volumen 1. Corregida, ordenada e ilustrada por don Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Imprenta M. Rivadeneyra, 1852. p. 102</ref>
 
* «No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca.» .<ref>Villamarín Pulido, Luis Alberto. Superación Personal: Tesoro de la sabiduría, Tomo I, Volumen 2 de Elementos de autosuperación. Editor Luis Villamarin, 2015. ISBN 978-1-49-930144-1. p. 91</ref>
 
* «No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa.» .<ref>Cardona Andújar, José. Saber docente desde la pedagogía poética. Editorial UNED. 2016. ISBN 978-8-43-627107-2.</ref>
 
* «Hombre mal persuadido de la elocuencia de tus vicios, no eches la culpa de tu error a tu muerte, sino a tu vida. No quieres [[inmortalidad]] porque lo dudas, sino porque la temes. Vives como bestia porque no rehúsas de merecer los castigos eternos; y por no padecerlos no admites la eternidad, como si esto excluyera la inmortalidad de tu alma. Engañaste como los necios que dicen que todo es vida hasta la muerte, y lo que llamas muerte su último y menor instante.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo II. Fragmentos de la providencia de Dios. Tratado I, inmortalidad del alma Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 256.</ref>
** Fuente: ''Fragmentos de la providencia de Dios. Tratado I, inmortalidad del alma''
 
* «Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y de costumbres.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 291</ref>
* «¡Oh Roma en tu grandeza, en tu hermosura,<br/> huyó lo que era firme y solamente<br/> lo fugitivo permanece y dura!» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 2.</ref>
** Fuente: Soneto a Roma sepultada en sus ruinas.
** Nota: Inscripción de la estatua augusta del César Carlos Quinto en Aranjuez.
 
* «Pocos oyen murmurar de otro, que no les parezca poco lo que oyen y verdad lo que creen.».<ref>Quevedo, Francisco. Obras de don Francisco Quevedo Villegas, Caballero del Hábito de Santiago y Señor de la Villa de la Torre de Juan Abad. Tomo II. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. Madrid, 1772. p.672</ref>
 
* «Poderoso caballero<br/> es Don Dinero. <br/>Madre, yo al oro me humillo<br/>él es mi amante y mi amado,<br/>pues de puro enamorado, <br/>de contino anda amarillo:<br/>que pues doblón, o sencillo<br/>hace todo cuanto quiero<br/>Poderoso Caballero<br/>es Don Dinero.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 265.</ref>
** Fuente: Musa V; Letra satírica XIX.
 
* "«Por nuestra [[codicia]] lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho»." <ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 158.</ref>
 
* "«Pues amarga la verdad<br/> quiero echarla de la boca<br/>pues si a el alma su hiel toca<br/>esconderla es necedad.<br/>Sépase, pues, libertad<br/>ha engendrado en mi pereza<br/>la Pobreza»." <ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo II. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 256.</ref>
** Nota: Letrilla satírica VIII.
 
* «Quien no ama con todos sus cinco sentidos a una [[mujer]] hermosa, no estima a la naturaleza su mayor cuidado y su mayor obra.» .<ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Impr. y Estereot. de M. Rivadeneyra, 1852. p.330</ref>
 
* «Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y pierde la honra.» .<ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Impr. y Estereot. de M. Rivadeneyra, 1852. p.330</ref>
** Fuente: De la vida de Marco Bruto.
 
* «Señor excelentísimo, mi llanto<br/>ya no consiente márgenes ni orillas<br/>inundación será la de mi canto<br/>sobre las aras de las dos Castillas».» <ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 107.</ref>
** Fuente: ''Musa II: Epístola satírica y censoria contra las costumbres presentes de los castellanos: Escrita a Don Gaspar de Guzmán, Conde de Olivares, en su Valimiento.''
 
* "«Ser tirano no es ser, es dejar de ser y hacer que dejen de ser todos»." <ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Corregida, ordenada e ilustrada por don Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Imprenta M. Rivadeneyra, 1852. p.76</ref>
 
* «Si cuentas por mujer lo que compone<br/>a la mujer, no acuestes a tu lado<br/>la mujer, sino el fardo que se pone.» .<ref>Pozuelo Yvancos, José María. La invención literaria: Garcilaso, Góngora, Cervantes, Quevedo y Gracián. Volumen 339 de Estudios filológicos. Ediciones Universidad de Salamanca, 2014. ISBN 978-84-90123-85-0. p. 103</ref>
** Fuente: Soneto "Desnuda a la mujer de la mayor parte ajena que la compone".
 
* «Si haces bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor; codicioso, no caritativo.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 52</ref>
 
* «Si quieres que te sigan las mujeres, ponte delante de ellas.» .<ref>Red, Samuel. Las mejores citas de provocación / Best Provocation Sayings: Contra Todo Y Contra Todos. Editorial Grasindo, 2008. ISBN 978-84-79277-80-2. p. 64</ref>
 
* «Siempre se ha de conservar el [[temor]] mas jamás se deberá mostrar.» .<ref>Quevedo Villegas, Francisco. Obras de don Francisco de Quevedo Villegas, 1: colección completa. Corregida, ordenada e ilustrada por don Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Imprenta M. Rivadeneyra, 1852. p.125.</ref>
 
* «Solamente un dar me agrada,<br/>que es el dar en no dar nada.<br/>Si la prosa que gasté<br/>contigo, Niña, lloré, <br/>y aun hasta ahora la lloro, <br/>¿Qué haré la plata y el oro? <br/>Ya no he de dar, sino fuere al diablo a quien me pidiere; <br/>que tras la burla pasada, <br/> Solamente un dar me agrada, <br/>que es el dar en no dar nada.» .<ref>Quevedo, Francisco de; Tarsia, Pablo Antonio de. Obras de don Francisco de Quevedo y Villegas. . El parnaso español, monte en dos cumbres dividida con las nueve musas castellanas. Tomo IV. Madrid 1772. Por don Joachín Ybarra, Impresor de cámara de S.M. p. 264.</ref>
** Fuente: Terpsicore: Letra satírica XVII.
 
* «Sólo el que manda con amor es servido con fidelidad.» .<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 52.</ref>
 
* "«Todos anhelamos llegar a [[vejez|viejos]] y todos negamos que ya hemos llegado»." <ref>Martínez Vera Ester. Segunda parte. Ediciones Noufront. 2010. ISBN 978-84-92726-37-0. p.1.</ref>
 
* «Todos los que parecen [[estupidez|estúpidos]], lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.» .<ref>Sarmiento, J. M. Mil y un frases célebres. Planet House Editorials, 2016. </ref>
 
* «Una sola piedra puede desmoronar un edificio.» .<ref>Herrán, Andrea; Santos, Modesto. Sentencias político-filosófico-teológicas: (en el legado de Antonio Pérez, Francisco de Quevedo y otros) : del tacitismo al neoestoicismo. Edición, estudio introductorio y notas de Andrea Herrán y Modesto Santos. Anthropos Editorial, 1999. ISBN 84-7658-557-8. p. 50.</ref>
** Nota: Esta sentencia es atribuida a [[Vicente Mut]] <ref>Mut, Vicente. El principe en la guerra, y en la paz : copiado de la vida del Emperador Iustiniano por Don Vicente Mut, sargento mayor de Mallorca. Publicacado en Madrid : por Iuan Sanchez : acosta de Pedro Garcia de Sodruz mercader de libros en la calle Mayor, véndese en su casa, 1640.</ref> por los mismos autores de la referencia,[[Andrea Herrán Santiago]] y [[Modesto Santos López]]. <ref>Herrán Santiago, Andrea; Santos López, Modesto. Migajas sentenciosas: Sentencias erróneamente atribuidas a Quevedo, sus autores y su contextualización. Editorial Agilice digital s. l. ISBN 978-84-16178-09-4. </ref>
 
* «Un nuevo corazón, un hombre nuevo<br/>ha menester, señor, la ánima mía.<br/>¡Desnúdame de mí, que ser podría<br/>que a tu piedad pagase lo que debo!» .<ref>Quevedo, Francisco de. Antología poética comentada. Edición de Fernando Gómez Redondo. Editorial EDAF, 2004. ISBN 978-84-41414-73-0 p.34</ref>
** Fuente: Soneto "Un nuevo corazón, un hombre nuevo."
 
* «Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos.» .<ref>Eusebio, Sebastián Arribas Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0. p. 420</ref>
** Nota: Frase atribuida a [[Lucio Apuleyo]], filósofo latino (125-180) por Palomo Triguero.<ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 168.</ref>
 
* «Cánsate ya, mortal, de fatigarte<br/>En adquirir riquezas y tesoros,<br/>Que últimamente el tiempo ha de heredarte,<br/> Y al fin te han de dejar la plata y el oro<br/>Vive para ti solo si pudieres, <br/>Pues solo para ti, si mueres, mueres.» .<ref>Eusebio, Sebastián Arribas Enciclopedia básica de la vida. Cultivalibros. 2010. ISBN 978-84-99233-42-0. p. 420</ref>
 
== Citas sobre Quevedo ==
* «Don Francisco de Quevedo (Sonriendo):<br/>Ha cuatro años que en San Marcos fui encerrado<br/>y a la postre el escaparme he conseguido,<br/>de un privado que de todos se ha valido<br/>y un valido que de nada se ha privado.» .<ref>Enrique, Jardiel Poncelal. Obras completas, Volumen 3 Obras completas, Enrique Jardiel Poncelal Editorial Ahrmex, 1960. p60</ref>
 
* «Don Francisco de Quevedo (Sonriendo):<br/>Ha cuatro años que en San Marcos fui encerrado<br/>y a la postre el escaparme he conseguido,<br/>de un privado que de todos se ha valido<br/>y un valido que de nada se ha privado.» <ref>Enrique, Jardiel Poncelal. Obras completas, Volumen 3 Obras completas, Enrique Jardiel Poncelal Editorial Ahrmex, 1960. p60</ref>
** Nota: No son auténticas palabras de Francisco de Quevedo, sino el diálogo que [[Enrique Jardiel Poncela]] dio al personaje en una comedieta.
 
* «Hoy hacen amistad nueva<br/>más por Baco que por Febo<br/>don Francisco de Que-Bebo<br/> y Félix Lope de Beba» .<ref>Luis, Blanco Vila. El Camino de Santiago. Editorial Complutense, 1995. ISBN 978-84-89365-17-9 p. 53</ref>
** [[Luis de Góngora y Argote]], poeta coetáneo, acusando a sus rivales de bebedores.
 
* «Don Francisco en ygual peso<br />veras y burlas tratays,<br />acertado aconsejays,<br />y a Don Pablo hazeys trauiesso:<br />Con la Tenaza confiesso,<br />que sera Buscon de traça<br />el llevarla no encabeça<br />para su conseruación,<br />que fuera espurio Buscon<br />si anduuiera sin Tenaza».<ref>Quevedo, Francisco de: ''El Buscón,'' Madrid: Cátedra, 93</ref>
** Luciano, amigo de Quevedo. [[w:Décima|Décima]] ("A don Francisco de Queuedo") en el prólogo de ''[[w:La_vida_del_Buscón|El Buscón]].''
 
{{DEFAULTSORT:Quevedo, Francisco De}}
 
[[Categoría:Siglo XVI]]
[[Categoría:Siglo XVII]]
[[Categoría:Escritores de España]]
[[Categoría:Poetas de España]]
8822

ediciones