Diferencia entre revisiones de «Marcelino Menéndez Pelayo»

<!-- Agregar las citas en orden alfabético con su fuentes y referencias con los requisitos que piden las políticas oficiales. Sin ellas cualquier editor puede borrarlas, por lo que se perderá tu aportación. El uso de bases de datos de citas de Internet está prohibido por la política oficial de referencias aprobada por la comunidad. -->
 
* «[[Pueblo]] que no sabe su [[historia]] es pueblo condenado a irrevocable [[muerte]]. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de [[pasión]], de [[ingenio]] y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de la [[noche]].» .<ref>Santoveña Setién, Antonio. Marcelino Menéndez Pelayo: revisión crítico-biográfica de un pensador católico. Editorial Ed. Universidad de Cantabria, 1994. ISBN 9788481020465. p. 84.</ref>
 
* «[[España]], evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de [[Hereje|herejes]], luz de Trento, espada de [[Roma]], cuna de [[Ignacio de Loyola|San Ignacio]]...; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vetones o de los [[Monarquía|reyes]] de taifas. A este término vamos caminando más o menos apresuradamente, y [[Ceguera|ciego]] será quien no lo vea.» .<ref>Menéndez Pelayo, Marcelino. ''Historia de los heterodoxos españoles, volumen 2''. Editores José María Pérez-Roldán y Suanzes-Carpegna y Carlos María Pérez-Roldán y Suanzes-Carpeg‎na. ISBN 9788493555696. p. 907.</ref>
** Epílogo de ''[[Historia]] de los heterodoxos españoles'', 1880-1882.
 
* «No queráis llamar '[[Idioma español|lengua española]]' a la lengua castellana, frase malsonante y rara vez usada por nuestros clásicos, que siempre se preciaron de escribir en castellano. Tan lengua española es la castellana como la catalana y la portuguesa.» .<ref>Mori, Arturo. Crónica de las Cortes Constituyentes de la segunda república española ... Colaborador Spain. Cortes Constituyentes (1931-1933). Editorial A. Aguilar, 1932. p. 145.</ref>
 
* «Nunca, en el largo curso de la historia, despertó [[nación]] alguna tan gloriosamente después de tan torpe y pesado [[sueño]] como España en 1808.» .<ref>Menéndez y Pelayo, Marcelino. Historia de los heterodoxos españoles. Libro VII. Linkgua digital, 2011. ISBN 9788498166385. p. 11.</ref>
 
* «Y a dar testimonio de que no se pueden conocer los [[Libro|libros]] de Milá sin conocer la tierra [[Cataluña|catalana]], he venido yo, el último de sus discípulos, aunque el primero de su [[confianza]], castellano de la más vieja [[Castilla]], de la montaña de [[Santander (ciudad)|Santander]] como ahora decimos, de la montaña de [[Burgos]] como decían nuestros antepasados, hijo de la espesa sierra que guarda en sus humildes peñascales la cuna del histórico [[río]] que a toda la península da [[nombre]], y que después de saludar las férreas lindes de la [[País Vasco|Vasconia]] y besar el muro triunfal y sagrado de [[Zaragoza]], viene a rendir tributo a vuestro mar en la ribera tortosina, simbolizando en su majestuoso curso la unidad suprema y la diversidad fecunda de la historia [[patria]].» .<ref>Sáinz Rodríguez, Pedro. Estudios sobre Menéndez Pelayo. Editorial Espasa-Calpe, 1984. ISBN 9788423916474. p. 67.</ref>
 
== [[Últimas palabras famosas|Últimas palabras]] ==
8822

ediciones