Diferencia entre revisiones de «Platón»

1713 bytes añadidos ,  hace 2 años
Añadir diálogo.
(Añadir referencias.)
(Añadir diálogo.)
== Diálogos ==
 
Sócrates: - ¿Y es acaso propio del hombre justo - dije yo - el hacer mal a quienquiera que sea?
[[Polemarco]]: - Bien de cierto - dijo -; a los perversos y malvados hay que hacerles mal.
 
S.: - ¿Y cuando se hace daño a los caballos ¿se hacen éstos mejores o peores?
 
P.: - Peores.
[...]
S.: - ¿Y no diremos también, amigo, que los hombres al ser dañados se hacen peores en lo que toca a la virtud humana?
P:: - Ni más ni menos.
S.: - ¿Y la justicia no es virtud humana?
P.: También esto es forzoso.
S.: - Necesario es, por tanto, querido amigo, que los hombres que reciben daño se hagan más injustos.
No se debe hacer daño a los enemigos.
P.: - Eso parece.
[...]
S.: - ¿Ni tampoco los justos pueden hacer a nadie injusto con la justicia, ni - en suma - los buenos a nadie malo con su virtud?
P.: - No, imposible.
[...]
S.: - ¿Ni del bueno [es obra] el hacer daño, sino de su contrario [el malo]?
P.: - Eso parece.
S.: - ¿Y el justo es bueno?
P.: - Bien seguro.
S.: - No es, por tanto, oh Polemarco, obra propia del justo el hacer daño ni a su amigo ni a otro alguno, sino de su contrario, el injusto.
P.: - Me parece que todo lo que dices es verdad, ¡oh Sócrates! - repuso él.
S.: - Por tanto, si alguien afirma que es justo el dar a cada uno lo debido y entiende con ello que por el hombre justo se debe daño a los enemigos y beneficio a los amigos, no fue sabio el que tal dijo, pues no decía verdad; porque el hacer mal no se nos muestra justo en ningún modo.
[...]
S.: - ¿Y sabes - dije yo - de quien creo que es ese dicho de que es justo favorecer a los amigos y hacer daño a los enemigos?
P.: - ¿De quién? - preguntó.
S.: Pues pienso que de Periandro, o de [[Perdicas]], o de [[Jerjes]] o de [[Isimenias]] el tebano, o de algún otro hombre muy opulento convencido de su gran poder.
 
[[Sócrates]]: - Y ellos [los niños] - dije - descubrirán también aquellas reglas que sus predecesores dejaron totalmente perdidas.
[[Adamanto]]: - ¿Cuáles son?
S.: De este género: el silencio que los jóvenes han de guardar ante personas de más edad; cómo han de hacer que se sienten y levantarse ellos en su presencia; el respeto de los propiosprlo que opios padres; y también el modo de cortarse el pelo, de vestir y calzar,el pergeño general del cuerpo y, en fin, todo cuanto hay de semejante a esto. ¿No te parece?
A.: - Desde luego.
S.: Creo que sería tonto disponer por ley todas esas cosas: no se hace en ninguna parte, y aunque se hicieran, no se mantendrían ni por la palabra ni por la escritura.