Diferencia entre revisiones de «Apuleyo»

89 bytes añadidos ,  hace 3 años
Crear enlaces.
(Añadir cita; referencias y secc. ref.)
(Crear enlaces.)
|EbooksG =
}}
[[w:Apuleyo|'''Lucio Apuleyo''']] (Madaura, 123/5 - entorno a 180), si bien el ''praenomen'' Lucio no es seguro pues se toma del protagonista una de sus obras, ''El asno de oro'', fue el [[escritor]] romano más importante del siglo II, muy admirado tanto en [[vida]] como por la posteridad.
 
== Citas ==
<!-- Agregar las citas en orden alfabético con su fuentes y referencias con los requisitos que piden las políticas oficiales. Sin ellas cualquier editor puede borrarlas, por lo que se perderá tu aportación. El uso de bases de datos de citas de internet está prohibido por la política oficial de referencias aprobada por la comunidad. -->
 
* «¿Y cómo se ha de calificar aquella sentencia que dictaron los atenienses, aquellos sabios legisladores, aquellos maestros en toda [[ciencia]]? ¿El anciano cuya [[sabiduría]] divina fue proclamada, por el oráculo de Delfos, superior a la de todos los mortales, no sucumbió a la sagacidad y a los [[celos]] de una detestable facción? ¿No fue acusado de corruptor de la [[juventud]], siendo así que la instruía y refrenaba, y condenado a beber el jugo mortal de una hierba [[Veneno|venenosa]]? Por lo demás, esta infamia arrojó una mancha de eterna ignominia sobre sus conciudadanos, puesto que aún hoy día, los más excelsos [[Filosofía|filósofos]] siguen sus [[Doctrina|doctrinas]] como las más santas entre todas, y, cuando desean fervientemente alcanzar algún beneficio, invocan su nombre.» {{WS|Metamorfosis o El Asno de Oro (Vega y Marco)/Libro X}}
** ''El asno de oro'', Libro X.
 
* «El primer vaso corresponde a la [[sed]]; el segundo a la [[alegría]]; el tercero al [[placer]]; el cuarto a la [[Estupidez|insensatez]].» <ref>Palomo Triguero, Eduardo. Cita-logía. Editorial Punto Rojo Libros,S.L. ISBN 978-84-16068-10-4. p. 169.</ref>
 
* «Te prometemos que en la alegría y la risa del festival nadie osará dar una interpretación siniestra a tu repentina vuelta a la forma humana.» {{fuentes}}