Diferencia entre revisiones de «Silvano Santander»

5 bytes eliminados ,  hace 4 años
m
→‎Citas: Correcciones de edición.
(→‎Citas: Correcciones de edición.)
m (→‎Citas: Correcciones de edición.)
== Citas ==
<!-- Agregar citas en orden alfabético -->
 
 
* «[...] apresurémonos, el hábito de la oscuridad puede dejarnos ciegos. La aurora debe despuntar. Hoy mismo.» <ref>Santander, Silvano. Técnica de una traición . Editorial Antygua, Buenos Aires, 1955. pp.82.</ref>
 
 
* «Los hombres que se discuten son los que valen.» <ref>Santander, Silvano. Yrigoyen . Editorial La Fragua, Buenos Aires, 1965. pp..</ref>
 
* «[...] al que se le teme o al que se le cuida, se lo coloca, acaso sin pensarlo ni quererlo, en un plano de superioridad. Se le cuida a los que constituyen o concretan una realidad social. Se le teme a los reformadores que viven la anticipación de un devenir venturosos.» <ref name=teme>Santander, Silvano. Yrigoyen . Editorial La Fragua, Buenos Aires, 1965. p.25.</ref>
 
 
* "En un instante puede desmoronarse un [[ídolo]] creado por nuestro afecto o por nuestra fe. La realidad puede ser más fuerte que la intención y la intensidad de nuestros sentimientos". <ref name=teme/>
 
 
* «Un gobierno de tipo aparentemente revolucionario y transformador es el autor de las leyes más reaccionarias y bárbaras que ha sancionado el Congreso argentino. La mayoría no advierte lo que pasa fuera de este recinto y en el ámbito de toda la República.» <ref>Santander, Silvano."Debate de la Ley de Represión del Espionaje, Sabotaje y Traición", 6 de septiembre de 1950. Diario de sesiones de la Cámara de Diputados, Volumen 3,Impr. del Congreso de la Nación, 1950. pp. 2.222 .</ref>
 
* «[...] el Radicalismo fue la fuerza creadora y avasallante de las grandes esperanzas argentinas.» <ref>Santander, Silvano. Yrigoyen . Editorial La Fragua, Buenos Aires, 1965. pp.139.</ref>
 
 
* «Yrigoyen intentó crear dentro del ámbito de libertad a un grupo del pueblo argentino que se comprometiera a mantener muy en alto la antorcha inmortal de la libertad, formando un plafón de educación cívica cuyo norte fue el de respetar las ideas ajenas. En mérito a la realidad histórica, no podemos decir que Yrigoyen se "...estrellara contra el clero y el ejército". Fue un gobernante respetuoso de la ley y del orden constitucional, y por encima de todo, tenía fe en su pueblo y en el destino del país. Respetó todos los credos, todas las razas, todos los pueblos".» <ref>Santander, Silvano. Yrigoyen . Editorial La Fragua, Buenos Aires, 1965. pp.123.</ref>
 
 
* «Si en el cambio de estructura y de tónica [[Yrigoyen]] al democratizar la Nación en el gobierno, en la escuela, en la universidad, en la justicia y en las fuerzas armadas, echó mano de los hijos de los inmigrantes que habían afluido al país bajo el embrujo de los llamados de nuestra Constitución, ello no quiere decir que tendrían preponderancia en el gobierno, por la sencilla razón de que el elegido cumpliría sus promesas bajo los dictados de la Constitución. Y ésta, en su definición, no es clasista. El ser nacional, el hombre argentino, tal la inquietud afiebrada de Yrigoyen.» <ref>Santander, Silvano. Yrigoyen . Editorial La Fragua, Buenos Aires, 1965. pp.47.</ref>