Diferencia entre revisiones de «Zaida Muxí»

864 bytes añadidos ,  hace 4 años
Añadir cita
(Página creada con «{{Ficha de autor |título = Zaida Muxí |día nacimiento = |año nacimiento = 1964 |día fallecimiento = |año fallecimiento = |imagen = Zaid...»)
 
(Añadir cita)
 
* «Las viviendas hay que repensarlas. Las viviendas como las conocemos hoy son una evolución que comenzó en el siglo XIX. Esta vivienda fue ideada para una familia modelo, creada según la imagen idealizada de la familia burguesa, que excluye a la mujer en el interior, confundiendo intimidad, interior y familia. Este desarrollo llega a su momento de máximo cuestionamiento y creación entre los años 20 y 50 en Europa.<br/>Con el tiempo, los modelos de las viviendas se fueron repitiendo y lo que es más grave, simplificando, perdiendo variedad y capacidad de responder a realidades concretas.<br/>Sin cuestionarse qué necesidades tiene la casa hoy en día. Las familias no son únicas, ni hay un modelo de familia.» <ref name= zmx/>
 
* «Las profesoras en la ETSAB en 2005, como media, llegaban al 17%, que corresponde con el porcentaje de profesoras de proyectos. En ese momento no había catedráticas mujeres, (…) en 2012 hay dos mujeres catedráticas en la ETSAB. La escasa presencia femenina entre el profesorado se ve empeorada porque, en su mayoría, ostentan los cargos de menor categoría en el escalafón docente, profesoras asociadas o lectoras o colaboradoras. Esta falta de profesoras redunda en la falta de modelos femeninos que transmite la mayoría de las bibliografías ya sea como autoras o proyectistas.» <ref>Muxí, Zaida; “Primera generación de arquitectas catalanas ETSAB 1964-1975” en López González, C. (2013). Jornadas mujer y arquitectura: experiencia docente, investigadora y profesional. Organizadas por el grupo de investigación MAGA, ETSA A Coruña.</ref>
 
* « Primero, es importante definir qué significa el género. No significa sexo (mujer y hombre), sino los roles asignados por la sociedad a los sexos. Estos roles definen que las mujeres nos hemos de cuidar de la reproducción y la vida privada mientras que a los hombres se le asigna la parte productiva y pública. Esta situación lleva a valoraciones diferentes de lo reproductivo y lo productivo. Lo productivo es “lo principal”, lo que se paga y valora; lo reproductivo no es tan valorado.» <ref name= zmx/>